Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2018/06/15 05:30

    Iván Duque: ¡rompa el molde!

    Su campaña, defendiendo las tesis propias sin necesidad de desacreditar las ajenas, se convirtió en un interesante anticipo de lo que puede ser un verdadero gobierno de unidad

COMPARTIR

Si las encuestas aciertan y el resultado de las urnas le favorece, usted, doctor Iván Duque, está a horas de convertirse en el nuevo Presidente de la República. Debe tener claro, a estas alturas, que el suyo no será un gobierno que transcurra bajo tranquilidad. Navegará entre las aguas de una oposición radical que estará en campaña todos los días para tratar de ganarse una elección que en esta oportunidad le fue esquiva y, por el otro lado, tendrá que ser capaz de mantener a raya a sus propios radicales, que hoy se jactan de hablarle al oído y que se creerán sus dueños desde el primer día.

En ambos casos tengo fe de que encontrará el antídoto para lidiarlos. Su campaña, sin agravios, sin odios, defendiendo las tesis propias sin necesidad de desacreditar las ajenas, se convirtió en un interesante anticipo de lo que puede ser un verdadero gobierno de unidad.

No pierda la alegría para enfrentar esos problemas, como dice el Papa Francisco y, por el contrario, manténgase usted también en campaña todos los días de su mandato, acercándose a la gente, inspirando con el ejemplo, pinchando la burbuja en la que intentarán meterlo y gobernando, ojalá, desde las regiones que reclaman más contacto con sus líderes nacionales.

Nombre gente de buen corazón en su gobierno. Expertos encontrará por montones, pero seres humanos químicamente buenos son los que nos hacen falta en las posiciones de poder. Mande para el carajo a los que trabajaron a su lado a cambio de una chanfa y nombre sin miedo a ese puñado de líderes con menos de 50 años que ha prometido posesionar como ministros y que seguro se esforzarán más en producir buenos resultados que los que ya se sienten con el puesto asegurado.

Muéstrele al país la cantidad de mujeres talentosas de las que se puede rodear y apóyese siempre en esa excelente persona que aceptó con generosidad entrar en su tiquete a la presidencia, como es Marta Lucía Ramírez, quien se lucirá en las tareas que le encomiende.

Sea usted el presidente del cambio generacional. No sólo por la edad de la gente que lo acompañará sino sobre todo por las actitudes que tengan esas personas para transformar el alma nacional que está arrastrando demasiados rencores y que, aunque tiene ganas de sanar sus heridas y pasar la página, no ha encontrado en sus líderes actuales uno solo que lo ponga a caminar en esa dirección.

Construya sobre lo construido sin adanismos y recogiendo rápidamente las buenas ideas que quedaron de esta campaña, que las hubo en cada candidatura y que no pueden desaprovecharse solo porque quienes las planteaban competían en orillas distintas a la suya.

Como dijo en su memorable discurso Antonio Celia: “Hace ya tiempo que los colombianos estamos llenos de rabia, de desconfianza y de sin razones. Y quizás por eso no apreciamos los logros de los últimos años, a partir de los cuales debemos seguir avanzando”.

Apreciado doctor Duque: estas elecciones demostraron que el país cambió; que los jóvenes que se expresaban sólo en las redes sociales dieron el paso de ir a las urnas y redujeron la abstención en la primera vuelta.

Demuéstreles, a los que votarán por usted - ¡y a los que no! - que salir de esa modorra valió la pena y que se puede construir ciudadanía en una Colombia que aprenda a encauzar positivamente sus diferencias. Conduzca con firmeza esa transición que hemos comenzado ya y oiga siempre a sus contrarios para que edifique puentes en vez de dinamitarlos. ¡Está en su talante, así que no le quedará difícil intentarlo!

Sea genuinamente usted que con eso desbaratará los prejuicios que existen frente a su figura y permítanos pasar la página de la ‘fracasomanía’ para entrar en una época de optimismo, innovación y profundización de la democracia. En resumen, doctor Iván Duque: ¡Rompa el molde!... que éste en el que estamos metidos talla mucho y no nos permite a los colombianos expandirnos y ser mejores.        

Twitter @JoseMacevedo     

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1906

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.