Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/01/20 22:29

    Un chat con el Nene Pupo

    Pupo parece tener bastante desprecio por sus dos interlocutores. De Rugeles dice que “el tipo con el alcohol es un depravado”.

COMPARTIR

Horas después de la publicación de la columna ‘Quinientas barras’ fui contactado por Luis José Pupo Imbett a través de WhatsApp. El llamado Nene Pupo me contó su versión sobre sus relaciones con los blogueros Gustavo Rugeles y Sixto Alfredo Pinto y los regalos o pagos en efectivo que, según asegura, han recibido por sus publicaciones. La conversación puede ser útil para la investigación que ha iniciado la Fiscalía sobre las actividades de estas personas, que salieron a flote a raíz de la interceptación legal del celular de Pupo.

El Nene Pupo afirma que quien lo presentó con Gustavo Rugeles fue un político de Valledupar llamado Arturo Calderón.



Evidentemente, existen publicaciones firmadas por Rugeles en las que ataca a los contendores políticos de Calderón, quien fuera candidato del uribismo y el Partido Liberal a la Gobernación del Cesar. Actualmente, Calderón aspira a la Cámara por el liberalismo.



Según la versión del Nene Pupo, a Gustavo Rugeles lo financiaba una fundación cuyo nombre no reveló. También dice que recibía plata de gente a la que le gustaba lo que él escribía. A manera de ejemplo, sostiene: “Una vez me contó que una persona de Lafrancol le había regalado 500.000 pesos por algo que les gustó y que le dijo lo hago para que siga haciendo buen periodismo”.



En una de las interceptaciones grabadas por la Fiscalía, Nene Pupo le dice a un interlocutor cuyo número está identificado: “Que él no se alcanza a imaginar lo que cuesta eso, que lo que pasa es que Gustavo con él no quiere fiesta y que María Elvira es la que manda con esa vaina (…) que él a ella le hace unos cruces bacanos, que él a esa gente, a ‘La Otra Cara’ y a ‘El Espectador’, él le hace unas cosas bacanas, que ellos lo protegen a él en las vainas y que el que se meta con él, él lo clava, que él sabe que en esas esferas eso vale un billete”.



María Elvira Bonilla, la directora del portal Las 2 Orillas desde el cual Rugeles hizo varios de sus trabajos, le pidió a la Fiscalía investigar el alcance de estas afirmaciones en las conversaciones intervenidas.

Cuando le pregunté a Pupo por las menciones a “María Elvira” y la “jefa de Gustavo”, me dijo que nada le consta “Sino que Gustavo borracho decía que ella estaba enterada de todo lo que él hacía que la verdad no creo”.



Era otro el tono que usaba Nene Pupo en las llamadas interceptadas: “Que a él, la jefa de Gustavo le hizo un favor con la gente de Lafrancol, de los laboratorios, porque los estaban cuestionando con un medicamento del POS y que ella armó un escándalo ni el hijueputa y que se ganaron quinientas barras, que prefieren quinientas barras a que los metan en un problema (…) y que desde hace diez días están hablando bellezas”.



Sobre Sixto Alfredo Pinto, del portal La Otra Cara, el Nene Pupo afirma que sus publicaciones sobre Caprecom fueron para ayudar a unas amigas monterianas que estaban entre las afectadas: “Entonces llamé a Sixto y le dije que las escuchara, que lo hiciera de forma humanitaria”.



La interceptación de una de sus llamadas con Sixto Alfredo Pinto indica que la ayuda humanitaria no fue desinteresada. Cuando Nene Pupo le cuenta que está en Montería, Sixto “le dice que tiene una (no se entiende) que no le han pagado y que confiando en él espera que le vaya bien para que le ayude”.



El Nene Pupo reconoce que, en ese caso, quiso hacerle un regalo al bloguero Sixto Alfredo Pinto: “Me dijo que se le había dañado el computador y que no podía trabajar. Le dije: compadre si me pagan, yo le regalo uno”.



El Nene Pupo parece tener bastante desprecio por sus dos interlocutores. De Sixto Alfredo Pinto dice “Ese indio es jodido con eso”, “A Rugeles le dejé de hablar hace más de 8 meses por hp y perdone la expresión” y también dice que “el tipo con el alcohol es un depravado”.



Nene Pupo asegura que no es familiar del extraditado paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y que es una persona pacífica.

Sin embargo, Marcela González, la joven golpeada salvajemente por Gustavo Rugeles, lo ve de otra manera en una conversación con su verdugo: “Entonces inventarte pruebitas. Entonces mandar a Danielito Peña si es que me van a mandar unos matones así como te he escuchado confabular más de una vez, que van a mandarle un matón a yo no sé quién más, y a yo no sé quién más, a Nene Pupo, a tu gran amigo Nene Pupo. Entonces sí, evítate esas cosas Gustavo porque yo no soy de esa calaña”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.