Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2019/06/24 12:42

    El Grupo Aval, metido en la grande

    La denuncia que refiero es de mucha gravedad y es tal vez la más importante de la legislatura que concluyó el pasado 20 de junio (2018-2019); la hizo el senador Gustavo Petro en compañía de otros partidos políticos y hoy, más que nunca, cobra vigencia por las premoniciones que hizo en su momento por la crisis que desataría en el Grupo Aval su amistosa relación con Odebrecht.

COMPARTIR

Petro, como siempre serio en sus exposiciones, dejó una constancia, a finales de 2018, en la que advierte de oscuros nubarrones económicos que se avecinan para el país por el hecho de que la justicia de los Estados Unidos llamara a los estrados judiciales al hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Ángulo, para que dé una explicación sobre los sobornos que repartieron a diestra y siniestra con Odebrecht, para quedarse con multimillonarios contratos de obras públicas en Colombia, entre esas, seguramente, la vía al Llano. 

“A un alto costo personal junto con otros colegas -dijo Petro- realicé un debate Odebrecht-Sarmiento y (en ese debate) traté de demostrar cómo la asociación entre estas dos empresas había capturado a buena parte del Estado colombiano, y sobornado a las más altas instancias de agrupaciones políticas, en función de asegurar un contrato y una rentabilidad en miles de millones de pesos en una cuantía superior a los 50 millones de dólares”.

En aquella constancia ante el Senado, aseguró Petro que el Grupo Aval -“que controla uno de cada cuatro pesos de la economía nacional”- debe responder como ya lo hizo Odebrecht ante la justicia norteamericana por cada una de sus actuaciones y aclarar con verdad plena cómo fueron los hechos, a quiénes directamente sobornaron y en qué condiciones se repartieron esos dineros del cohecho.  

“Los propietarios del Grupo Aval, toda su gerencia, los testigos que dijeron medias verdades en Colombia hoy presos y la mayoría de no presos serán llamados a declarar para contar la verdad integral y completa”, sentenció entonces Petro. 

Pero lo más grave de la intervención del senador Petro es que en su momento alertó sobre las consecuencias negativas que tendría para la economía colombiana y los efectos perversos contra los pequeños accionistas del Grupo Aval y las trabajadoras y trabajadores que aspiran a una pensión en el inmediato futuro. Y es aquí, en este punto, donde le aparece otra pata a la mesa que obliga a preguntarse si tendrá que ver la crisis de la vía al Llano y la incompetencia de la firma Coviandes, propiedad del Grupo Aval, con esos sobornos que la justicia de Estados Unidos le investigó a la firma Odebrecht, y que seguramente también hará parte del cuestionario que le tiene preparado a la Organización Sarmiento Angulo.   

Pero además, es bueno recordar que en esa oportunidad el congresista advirtió sobre las secuelas que implica negociar con la justicia de los Estados Unidos, y que hoy debe estar mirando con lupa qué sucedió en la vía al llano. En ese momento, Petro vaticinó que “seguramente habrá una transacción económica cuantiosísima como le toco (pagar) a Odebrecht, y (ello traerá) unas consecuencias en el próximo año que es importante que el Congreso de la República conozca de antemano; este hecho sin precedentes en la historia de Colombia (es) el hecho de corrupción más grande y al mismo tiempo el proceso judicial, no en territorio colombiano desgraciadamente, más grande, contra la agrupación económica más poderosa de Colombia (el Grupo Aval) dueña de medios de comunicación, dueña de la política, de buena parte de la banca y de la economía, (que va a ) ser procesada y (obligada a) decir la verdad que esperamos la diga. (Este caso) producirá una serie de hechos económicos (graves) en Colombia”.

Y Petro, a manera de recomendación, sugirió que “los pequeños accionistas del Grupo Aval deben organizarse ya; los trabajadores y trabajadoras del Grupo Aval deben organizarse ya; habrá un impacto sobre el sistema pensional de Colombia; el Congreso de Colombia debe alistar el blindaje para que la crisis no pegue sobre los más débiles: los trabajadores y trabajadoras aspirantes a pensión”. Y es aquí, en este otro punto, donde nos asaltan otras dudas: ¿Lo que ocurre hoy en la vía al Llano, responsabilidad de la Organización Sarmiento Angulo, ya es parte de esa crisis que vaticinó Petro? ¿Estará pasando el Grupo Aval por una situación crítica y no nos hemos dado cuenta? O el Grupo Aval ¿no nos ha dicho toda la verdad? Y, entre otras, ¿qué sabe el Gobierno del asunto? ¿Y la Superintendencia Bancaria?

Sin duda, el taponamiento de la vía al Llano es un monumento a la corrupción. Todo se hizo mal y los dineros producto del cobro de peajes por más de 20 años terminaron en otra bolsa (¿la de Nueva York?) y la tragedia de los llaneros sin solución. ¿Tendrá que ver todo esto con los sobornos por más de 50 millones de dólares que investiga la Justicia de Estados Unidos?   

@jairotevi



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1942

PORTADA

“De lo ilegal se encargan ellos”: las denuncias que tumbaron al general Parra

SEMANA revela los testimonios y las investigaciones por irregularidades en manejos de dinero que desembocaron en la salida del brigadier general César Parra, en medio del reciente remezón en el Ejército.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1942

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.