infraestructura

Cuál es el papel de las vías 5G en la reactivación económica

Generación de empleo, desarrollo social y reducción de costos en el transporte a futuro son las principales características que resaltó el managing partner de Baker McKenzie, Alejandro Mesa, sobre la importancia de agilizar las concesiones de infraestructura de quinta generación.


En Colombia ya se comenzó a hablar de las concesiones de infraestructura de quinta generación (5G), que incluyen seis proyectos viales, tres aeroportuarios, dos fluviales y uno ferroviario.

Estas primeras iniciativas tendrían un valor total de $10 billones, según ha detallado la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Los retos son muchos, desde la estructuración de los proyectos, pasando por la financiación de los mismos y las discusiones en materia social, a lo largo y ancho de cada concesión.

Lea también: El nuevo puente Chirajara ya no será atirantado

En conversación con Dinero, el managing partner de Baker McKenzie, Alejandro Mesa, aseguró que estos proyectos tendrán impactos positivos en la economía colombiana, no solo haciendo crecer el Producto Interno Bruto (PIB) en puntos porcentuales, sino en la generación de empleo en su fase de construcción y en la reducción de costos en el transporte y la logística.

Mesa ve el programa de 5G como un aspecto clave para reforzar y completar algunos corredores, con proyectos que ya estaban listos. El programa de las 5G, según él, busca "un cambio importante en la forma de pensar la infraestructura, en la medida en que se volvió mucho más un esquema donde los financiadores son una pieza central".

Desde la posición del experto, las concesiones de cuarta y quinta generación deben ser tranversales. Un punto clave será el tema de las consultas previas, que puede llegar al Congreso de la República para su reglamentación a inicios de 2021 y cuyo proyecto base estará listo en diciembre de 2020, según el Gobierno.

Recomendado: Nos volvimos el país de los túneles, ¿los estamos construyendo bien?

"Son importantes para mejorar el panorama y la certidumbre de cómo se manejan los procesos en el país. También, para dar una orientación e instrumentos legales, que permitan un mejor manejo a las acciones de tutela. Esa normatividad es una pieza clave", añadió.

Sobre los proyectos de cuarta generación (4G), el experto señaló que el balance es positivo, pues hay algunas iniciativas terminadas y otras que tienen porcentajes de ejecución altos que despliegan un buen panorama sobre su futuro. "El impacto económico y para el desarrollo de la infraestructura carretera en Colombia ha sido evidente", apuntó.

A esto, añadió que hay aprendizajes que deben trasladarse de las experiencias con las 4G hacia las 5G, por ejemplo cómo opera la financiación y la seriedad que se le ha otorgado desde el Gobierno al desarrollo de los proyectos.

Le puede interesar: Canal del Dique, una obra digna de los romanos

"Para efectos de lograr los cierres financieros de las 4G, se han logrado cosas importantes que deberían permitir que esta serie de procesos sean más sencillos en la 5G. Es un proceso que ya lleva ocho años y hay lecciones aprendidas muy profundas para todos los agentes: gobierno, financiadores, constructores y prestadores de servicios", destacó el experto de Baker McKenzie.

En cuanto al impacto de la pandemia del coronavirus al sector de la infraestructura, Mesa explicó que "la infraestructura aeroportuaria y de puertos estuvo detenida por mucho tiempo, lo que tendrá afectaciones de largo plazo infortunadas que esperamos que, con la normalización de la economía, se puedan revertir cuanto antes", finalizó.