Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2009 12:00:00 AM

Aplausos y chiflidos para la propuesta de seguridad de Fajardo

El candidato presidencial independiente presenta a debate su propuesta de cómo hacer una Colombia más segura. Tiene aciertos notables, pero también carencias sobre salientes.

Aplausos y chiflidos para la propuesta de seguridad de Fajardo Sergio Fajardo, durante su campaña por la Presidencia de la República. (Foto: Archivo SEMANA)
El ex alcalde de Medellín que lleva un año haciendo campaña para la Presidencia y que es uno de los punteros en las encuestas de opinión se había quedado hasta ahora bastante callado sobre los temas álgidos del país. Ahora hizo público su proyecto de gobierno en materia de seguridad y paz.

Los aplausos:
1. Lo más novedoso de su propuesta es que, paradójicamente, que reconoce muchas de las mejores iniciativas que hasta ahora se han desarrollado en Colombia para recuperar la tranquilidad y ponerle freno a los violentos. La innovación consiste en que al contrario de lo que suelen hacer los candidatos (empezar siempre de cero, echando por la borda años de experiencias y de esfuerzos exitosos en la construcción de paz) Fajardo retoma lo más inspirado de la Política de Seguridad Democrática del actual gobierno.
 
El liderazgo civil, la legitimidad en el uso de la fuerza, la necesidad de consolidar los logros militares con una acción del conjunto de instituciones del Estado, son algunas de las ideas plasmadas en la Politica de Seguridad Democrática que retoma el equipo de Fajardo.

Además recoge otras experiencias existosas de paz y seguridad, como por ejemplo, el programa “Valle en Paz” que se dio en ese departamento;  los Programas de Desarrollo y Paz, el más conocido de todos fue el del Magdalena Medio que creció de la mano del padre Francisco de Roux, hoy principal de los jesuitas en Colombia.
 
Obviamente también recoge los fundamentos de lo que ha sido el programa de convivencia y seguridad que han desarrollado él y el alcalde Alonso Salazar que lo sucedió. La idea central de que una vez se logran controlar los factores de violencia extrema que impiden cualquier desarrollo hay que actuar rápidamente con toda la fuerza del Estado y el trabajo con la comunidad para abrir oportunidades de crecimiento económico, político y social. Así se evita que se sigan alimentando el ciclo perverso del crimen y la ilegalidad.

2. Un aporte original de esta propuesta es que ve en la lucha contra la corrupción y el clientelismo y la recuparción de la decencia en la política una manera de contribuir con la seguridad. Según Fajardo una política de principios y respeto, donde los medios justifican el fin y no al revés, crea un ambiente propicio para la cultura de la legalidad y la tolerancia. 

 
Los chiflidos:
1.
No habla con claridad de uno de los problemas centrales del conflicto colombiano, según ha sido diagnosticado por los expertos en el tema: la mala distribución de la tierra. Es cierto que contempla la necesidad de garantizar la devolución de tierras usurpadas a los campesinos, así como la titulación de propiedades como parte de la consolidación de una seguridad democrática. Pero no menciona políticas para redistribuir tierras y créditos destinados a los campesinos pequeños y medianos. Como bien dice esta semana el columnista de Semana.com Juan Fernando Jaramillo, en zonas donde se han expulsado los actores violentos y el Estado ha retomado el control, "en vez de asignar tierras a los campesinos pobres se propuso entregarlas a grandes empresas agroindustriales".

2. El programa del candidato tampoco contempla el problema del rearme paramilitar entre los problemas y retos a enfrentar. Incluye al narcotráfico, la inseguridad ciudadana, las violaciones a los derechos humanos y hasta de conflictos internacionales, pero en ninguna de las 16 páginas de su propuesta habla de que el problema de los grupos que se están rearmando que según cálculos oficiales llegan a sumar más de 4 mil hombres y según las sumas independientes, más de 8 mil, y que va mucho más allá de un simple problema de delincuencia común.   Como lo acaba de documentar recientemente el Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, Cerac, en el libro “Guerra y violencias en Colombia” el fenómeno es bastante complejo y requiere políticas específicas para combatir cada tipo de grupo. Ver columna de Alonso Tobón en Semana.com

Vea la Política de Seguridad de Sergio Fajardo en su presentación gráfica aquí.

VIDEOS MÁS VISTOS

  •  Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    Bogotá tiene su red de ciudadanos en el exterior

    close
  • Tejedora de la memoria

    Tejedora de la memoria

    close
  • Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    Aumento del salario mínimo: tire y afloje entre el 4 y el 12%

    close
  • El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    El joven de Buenaventura que cena con la reina Isabel II

    close
  •  Las lecciones de mis 50 años

    Las lecciones de mis 50 años

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.