Tendencias

Home

Política

Artículo

 El senador Mario Castaño fue capturado a la salida del Congreso de la República. Las pruebas en su contra son contundentes. En la mira de las autoridades estarían políticos, alcaldes y gobernadores que habrían sostenido estrechos vínculos con el otrora poderoso congresista liberal, quien se ha declarado inocente.
El senador Mario Castaño fue capturado a la salida del Congreso de la República. Las pruebas en su contra son contundentes. En la mira de las autoridades estarían políticos, alcaldes y gobernadores que habrían sostenido estrechos vínculos con el otrora poderoso congresista liberal, quien se ha declarado inocente. - Foto: fiscalia

política

Pacto Histórico pide decretar silla vacía para el senador Mario Castaño

Aunque el congresista del Partido Liberal está en la cárcel, aún no se define qué pasará con esa curul.

El senador Mario Castaño fue capturado y no pudo disfrutar la curul en la que fue reelegido, por ser la máxima cabeza de una organización que tenía tentáculos en los departamentos de Caldas, Cauca, Chocó, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca, en donde saqueaba el erario con apoyo de alcaldes y dirigentes en estas regiones.

Castaño estaba pendiente de los contratos y los presupuestos que se movían para direccionarlos en favor de personas cercanas y ahora tendrá que responder por los delitos de peculado, interés indebido en la contratación y concusión.

En ese momento, la Fiscalía dijo que no hay duda de que se trata de una banda criminal conformada en torno al dirigente, que fue reelegido a su tercer período, y quien, “en virtud de los cupos indicativos, viabilizó la financiación de proyectos al interior de entidades del orden nacional y se interesó de manera indebida, junto con su grupo delincuencial, en varios proyectos y contratos”.

Tres meses después, el senador liberal reconoció su plena responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir agravado, interés indebido en celebración de contratos, peculado por apropiación, estafa agravada y concusión. Con esta acción, el congresista liberal recibirá una rebaja en su sentencia, que podría fijarse en 15 años de prisión.

Por esa razón, desde el Pacto Histórico están haciendo un llamado para que se decrete la silla vacía y se sancione de esta manera a la colectividad y al congresista que fue reelegido, pero que no se pudo posesionar debido a su captura.

El representante a la Cámara Santiago Osorio lanzó la petición al presidente del Senado, Roy Barreras. “Hemos pedido a la mesa directiva del Senado que, acatando el artículo 134 de la Constitución, decrete silla vacía para el senador Mario Castaño. Lo hacemos fundamentados en que el senador atentó contra la administración pública cometiendo más de 19 delitos, como se ha manifestado en la Corte Suprema de Justicia”.

Según el congresista, desde antes de las elecciones al Congreso se lanzaron advertencias sobre las actuaciones del congresista liberal, pero no fueron atendidas las peticiones que se hicieron para que no le dieran el aval. “Además, estamos preparando una demanda ante el Consejo de Estado por si de pronto posesionan al siguiente en la lista del Partido Liberal”.

Aunque la petición ya está sobre la mesa, el Senado no ha tomado ninguna decisión sobre este tema porque no ha llegado una notificación oficial sobre el proceso que afronta Mario Castaño. Sin embargo, la mesa directiva de la corporación podría tomar una postura en los próximos días.

Si se decreta la silla vacía, el Partido Liberal perderá esa curul y no podrá reemplazar a Castaño.

Por la confesión de Castaño, la Sala Especial de Instrucción remitió el expediente a la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia, con el fin de que emita el fallo correspondiente. En la diligencia judicial, que no duró más de dos horas, al senador Castaño se le pusieron de presente los beneficios que implica la aceptación de cargos contemplados en el artículo 40 de la Ley 600 del 2000.

Castaño reconoció su participación en la estructura criminal que, con la complicidad de un grupo de alcaldes, funcionarios y particulares, se apropió de multimillonarios recursos de la administración pública provenientes del patrimonio del Estado.

El papel de Mario Castaño

En palabras de la propia Nova Lorena Cañón, Mario Castaño tuvo una activa participación en todos los actos de corrupción. En su hoja de colaboración, revelada por SEMANA, la relacionista pública oriunda de Villavicencio aseguró: “[El senador] ofreció porcentajes del valor total de los contratos que se lograran adjudicar o los recursos que se logren gestionar para proyectos como Sacúdete al Parque del Ministerio del Interior, proyectos de ambulancias, y proyectos y/o convenios con el Ministerio de Cultura, para la Escuela Taller de Caldas”.

El congresista coordinó, además, de manera directa la entrega de dinero como “contraprestación” de las gestiones “ante las entidades del orden nacional y local”. En varios encuentros ―cuyos registros fueron entregados por la misma Nova Lorena― se cuadró la manera en que se debían pagar los sobornos. “Recibió pagos autorizados por el senador por su gestión”, añadió.