Tendencias

Home

Política

Artículo

Nicolás Maduro y Gustavo Petro ya hablaron esta semana sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.
A pesar de que Nicolás Maduro y Gustavo Petro ya hablaron sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, el mandatario venezolano no pudo asistir a la posesión presidencial. - Foto: SEMANA

política

El presidente Iván Duque le aguó la fiesta de la posesión a Nicolás Maduro. Esta es la historia de una invitación fallida

Una de las promesas de campaña del nuevo presidente fue restaurar las relaciones bilaterales con Venezuela y, desde que ganó las elecciones, ha tenido acercamientos con el vecino país. A pesar de ello, Maduro no pudo venir. Estas son las razones.

Desde el primer momento en el que Gustavo Petro ganó la segunda vuelta presidencial en Colombia y se convirtió en el mandatario electo, se empezaron a tender puentes de comunicación entre el nuevo jefe de Estado y el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El mismo domingo 19 junio, cuando se conocieron los resultados, Maduro, desde su cuenta oficial de Twitter, felicitó a Petro y a la vicepresidente electa, Francia Márquez, y aseguró que nuevos tiempos se empezaban a avizorar para Colombia y su relación con Venezuela.

No habían pasado 24 horas después de celebradas las elecciones presidenciales, cuando Maduro le envió una carta a Petro, pidiéndole restablecer la relaciones entre los dos países.

“Este es un triunfo que recoge la voluntad de la mayoría del pueblo que busca la paz democrática, igualdad y justicia, esa que anhelan tanto en su país”, indicó inicialmente Maduro en el documento.

Luego, precisó: “El Gobierno de Venezuela expresa la más firme voluntad de trabajar en la construcción de una renovada etapa de relaciones integrales por el bien común de la dos Repúblicas soberanas, cuyos destinos no podrán ser jamás la indiferencia. ¡Viva Colombia!”.

Cabe recordar que una de las propuestas de Petro durante la contienda electoral fue precisamente la de restablecer las relaciones bilaterales con la vecina nación, las cuales están bloqueadas desde hace más de tres años.

Posterior a esa carta que le envió Maduro, el presidente electo habló con él por teléfono para dialogar sobre la importancia de la reapertura y normalización de las fronteras y pasos fronterizos entre las dos naciones, con el objeto de comenzar a recomponer las relaciones binacionales.

En su momento, Petro aseguró que hay tres puntos claves entre Colombia y Venezuela, como son abrir el comercio entre ambos países, combatir el crimen en ambos lados de la frontera y que Monómeros vuelva a producir fertilizantes para la agricultura en Colombia.

Ante estas conversaciones formales que se dieron entre ambos mandatarios, se empezó a especular sobre la posibilidad de que Nicolás Maduro asistiera este 7 de agosto a la posesión presidencial de Gustavo Petro. Sin embargo, esa idea se descartó con el pasar de los días, pues el que organiza el acto de posesión es el actual gobierno del presidente Iván Duque, quien de forma tajante afirmó que, mientras él fuera mandatario, Nicolás Maduro no podía ingresar al país.

“Las posesiones de los presidentes se organizan con Cancillería y Casa Militar. Iván Duque, presidente de Colombia, no reconoce a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela. Eso quiere decir que, mientras yo sea el presidente de la república, Nicolás Maduro no entrará a territorio colombiano”, aseguró Duque en entrevista con la directora de SEMANA, Vicky Dávila.

Agregó que “si el próximo presidente lo quiere tener aquí en Colombia, lo podrá hacer una vez haya jurado como presidente. Si él quiere hacerle ese reconocimiento y si le quiere hacer esa invitación mientras yo sea el presidente de Colombia, Nicolás Maduro no es reconocido como jefe de Estado de Venezuela”.

Ante este panorama, desde días pasados Gustavo Petro respetó la postura del presidente Duque y aceptó que Maduro no podría venir a su posesión presidencial.

“La posesión la organiza el gobierno vigente. A mí me parece que es prudente porque lo que viene es un proceso de reconstrucción de muchas cosas: comercio, cultura y sociedad en la frontera. Yo respeto la posición del actual gobierno, nosotros tenemos otra manera de entender eso”, fueron las palabras de Petro en su momento en una entrevista radial.

En los últimos días, el hoy saliente presidente Duque, también en otra entrevista con la directora de SEMANA, Vicky Dávila, reiteró que Nicolás Maduro no podía entrar mientras él fuera jefe de Estado e incluso le lanzó una advertencia.

“Después de las 3:00 p. m., cuando esté juramentado el nuevo presidente, él podrá tomar sus decisiones. Pero, además, no sé si Maduro esté dispuesto a asumir el riesgo de darse una pasadita por acá, cuando sabe que tiene una orden de extradición de Estados Unidos”, comentó Duque.

En este sentido, el presidente Duque abrió la puerta a la posibilidad de que Maduro pueda ser capturado en Colombia, teniendo una orden de extradición a Estados Unidos que podría hacerse efectiva de pisar suelo colombiano.

Los cargos que tiene, no solo Maduro, sino su cúpula más cercana, se califican como graves. “Él, Tareck El Aissami, Delcy, Diosdado, todos tienen procesos con la justicia de Estados Unidos. Acuérdese de que todos los que ejercemos funciones tenemos fecha de expiración, pero la justicia no”, dijo Duque.

Así las cosas, por estos motivos, Nicolás Maduro no pudo venir a Colombia para la posesión de Gustavo Petro a pesar de que la reunión que sostuvieron en días pasados el designado ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva, y el canciller venezolano, Carlos Faría, en la que hablaron sobre la reanudación de las relaciones bilaterales.

Noticias relacionadas