sostenible

Inicia periodo de contingencia ambiental en área metropolitana del Valle de Aburrá

Con el objetivo de mejorar la calidad del aire, la autoridad ambiental urbana y de transporte público metropolitano no descarta en implementar nuevas medidas para el sector.


La situación ambiental en el aire del centro metropolitano del Valle de Aburrá está en decadencia, la contaminación ha aumentado y por ello acciones como respirar es algo complicado para varios habitantes del sector.

En consecuencia, el eje urbano del Valle de Aburrá debe ajustarse al inicio del periodo de contingencia ambiental, que desde este lunes empieza y va hasta el próximo viernes primero de abril, con el objetivo de analizar la calidad del aire.

Como primera acción, durante una semana se evaluará el funcionamiento del factor ambiental que rodea a toda el área metropolitana y, a partir de los resultados arrojados, se implementarán acciones que tienen que ver con la movilidad y transporte.

Así las cosas, una de las medidas que se podrían llegar a efectuar es el pico y placa para servicios de transporte tipo carga, a partir del 21 de febrero. Precisamente, en esta zona del país se está vivenciando varios incendios y un incremento de vehículos de carga, los cuales no están ayudando o cooperando de forma significativa al medioambiente y son los que más contaminan, explica el director del Área Metropolitana, Juan David Palacio.

Cabe señalar que esta situación ya había sido presenciada por los ciudadanos y habitantes de este conjunto zonal, por lo que algunas personas que sufren de varias afecciones respiratorias o enfermedades que comprometen su estado de salud pueden resultar siendo las más delicadas, si la calidad del aire no presenta alivios.

Con el comienzo del periodo de contingencia ambiental en el área metropolitana, del Valle de Aburrá, el aire que se respirara tendrá una que otra complicación si no es tratado: “Puede atravesar la vía respiratoria y llegar, incluso, hasta los alvéolos. De manera que se va a depositar, se va a concentrar, y va a impedir la adecuada función pulmonar, esto va a terminar afectando la salud de las personas”, dijo la epidemióloga Yessica Giraldo en Noticias Caracol.

El calendario de gestión de episodios de calidad del aire contempla que entre el 7 y el 21 de marzo se presentarán los días más críticos, donde podría haber hasta cinco estaciones en rojo, en otras palabras, el aire dañino para la población se multiplicaría.

El propósito es que en 12 años el Valle de Aburrá esté en una situación viable, posible y deseada, para beneficio de la calidad de vida de sus habitantes, tras un proceso de cambio progresivo en su territorio.
El propósito es que en 12 años el Valle de Aburrá esté en una situación viable, posible y deseada, para beneficio de la calidad de vida de sus habitantes, tras un proceso de cambio progresivo en su territorio. - Foto: David Estrada.

El director del Área Metropolitana, Juan David Palacio, anunció el inicio del plan de contingencia y espera que las lluvias contribuyan a disminuir los índices de incendios y contaminantes por causa del material particulado que se esparce en el Valle de Aburrá.

De igual forma, la administración de esta zona hace un llamado a la ciudadanía para evitar botar colillas de cigarrillo y realizar fogatas en espacios donde la vegetación es predominante.

Así mismo, comenzó la socialización del inicio de la Encuesta longitudinal de Movilidad 2022, la cual busca analizar los patrones de movilidad en el Valle de Aburrá.

Por otro lado, hace unas horas, se llevó a cabo el Curso de Bombero Forestal (CBF) con el fin de fortalecer la capacidad de atención de incendios de cobertura vegetal e interfaz para hacer más segura y sostenible a la región.

De acuerdo con el perfil oficial de Twitter de la autoridad ambiental urbana y de transporte público metropolitano en Medellín y el Valle de Aburrá, diez cuerpos de bomberos desarrollaron conocimientos teóricos y prácticos en la atención de incendios forestales e interfaz, riesgos y peligros potenciales, orientaciones en campo, quemas controladas, seguridad personal, líneas de defensa, movilización y control. Todo esto con el fin de aportar al periodo de contingencia y evitar futuros altercados que comprometan de forma negativa al medio ambiente.

Uno de los últimos periodos de contingencia ambiental había sucedido entre el 29 de septiembre y el 16 de octubre. En ese último episodio, el Área Metropolitana no estipuló un pico y placa ambiental, tal como se presentó en la contingencia de febrero y abril de 2020.