vida moderna

12 trucos para mejorar y proteger la memoria

La pérdida de la memoria puede ser un signo de demencia.


Todos los días, las personas viven diferentes experiencias y aprenden cosas nuevas, pero toda la información que se recibe el cerebro no la almacena en su totalidad. Por esta razón, la memoria es el proceso de almacenamiento para recordar dicha información.

De acuerdo con el portal de medicina Medline Plus, existen dos tipos de memoria, uno a corto plazo, el cual almacena información por unos pocos segundos o minutos; y la memoria a largo plazo que guarda la información por un periodo más largo de tiempo. Como tal, la memoria no funciona siempre a la perfección, porque a medida que los años pasan, es mucho más difícil de recordar situaciones específicas.

En ese sentido, tanto el cerebro como la memoria juegan un papel crucial en la vida de las personas y es por ello que el Instituto Superior de Estudios Sociales y Sociosanitarios da a conocer algunos consejos para ejercitar la memoria:

  • Ser una persona activa: Para mejorar los niveles de concentración y hacer que los recuerdos almacenados en la memoria duren un buen tiempo, es importante evitar la pasividad y, por el contrario, realizar actividades que den vitalidad.
  • Cuidar la alimentación: Es importante llevar una dieta balanceada rica en frutas y verduras que contenga vitamina C. Adicional a ello, se debe dormir entre 6 y 8 horas diarias, por el adecuado reposo hace que las células del cerebro se restauren y la memoria funcione óptimamente.
  • Relacionarse socialmente: Hacer vínculos sociales es crucial, porque esto obliga a que el cerebro esté activo y permite que se generen mayores recuerdos para ser almacenados tanto en el cerebro como en la memoria.
  • Oxigenación: El cuerpo necesita oxigenarse de forma correcta para procesar bien la información que ingresa al cerebro y también porque permite que el organismo se relaje a través de la respiración consciente.
  • Ser independiente: Cuando esto sucede, no se requiere de la ayuda de los demás, por lo cual, muchas veces se crean hábitos saludables que generan recuerdos que son más fáciles de recordar.
  • Juego de palabras: Este tipo de juegos ayuda a la práctica del lenguaje, de manera que ayudan a que las palabras no se olviden con facilidad. Además de esto, los juegos de palabras o los juegos de mesa ayudan a estimular el aprendizaje.
  • Sonreír: Con frecuencia, cuando el cuerpo se siente estresado o con mucha ansiedad, los recuerdos se hacen difusos y la memoria no es tan óptima. Por ello, la sonrisa es una herramienta para alejar toda situación de estrés.
  • Contar los recuerdos: Al relatar los recuerdos a los hijos, amigos, padres y otras personas, se estimula la memoria y se traen al presente momentos que quizás no se había recordado en determinado momento. Así mismo, esto ayuda a estimular la memoria y hacerla más óptima y saludable.
  • Estimular los sentidos: Lo ideal es activar todos los sentidos por medio de actividades como escuchar música, hacer manualidades, oler las flores o practicar algún deporte.
  • Dejar volar la imaginación: Es importante mantener activa la memoria en los momentos adecuados y con pensamientos positivos, por ello se aconseja imaginar el final de una película o de un libro o crear nuevos sueños por medio de la imaginación.
  • Mantener en orden el entorno: Esto es fundamental para mejorar la memoria, ya que tener un espacio organizado da claridad a los pensamientos y por ende, se recuerda con mayor facilidad.
  • Escribir: Estos hábitos ayuda a mantener plasmados los recuerdos por si en algún momento desaparecen, pero también estimula las neuronas cerebrales y esto optimiza varios procesos cognitivos.