Salud, Cáncer de Colon, Tecnoquímicas
De acuerdo con la OMS, el cáncer de colon es el tercer tipo de cáncer con más diagnósticos nuevos cada año en el mundo, después del de seno y de pulmón. - Foto: Getty Images

vida moderna

Cáncer de colon: ¿cómo detectarlo a tiempo?

Es importante consultar regularmente al médico para hacer pruebas.

El cáncer es la principal causa de fallecimientos en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

Las pruebas de detección son importantes para detectar un cáncer de colon a tiempo, como es el caso del cáncer colorrectal. Esta enfermedad se origina en el intestino grueso, también conocido como colon o en el recto.

En algunos casos las personas no suelen presentar síntomas, sino hasta cuando está en una etapa avanzada. Esto puede disminuir la efectividad de un posible tratamiento. Los expertos recomiendan realizar pruebas periódicamente.

“Cuando se descubre en etapa inicial, antes de que se propague, la tasa relativa de supervivencia a 5 años para el cáncer colorrectal es aproximadamente 90%. Sin embargo, solamente alrededor de 4 de cada 10 casos de cáncer colorrectal se encuentran en esa etapa inicial. Cuando el cáncer se ha propagado fuera del colon o del recto, las tasas de supervivencia son más bajas”, explican la Asociación Americana de Cáncer.

Cuando el cáncer es pequeño y no se ha propagado, el tratamiento tiene menor dificultad. Hacer chequeos médicos regulares es clave para evitar esto. Un pólipo puede durar de 10 a 15 años en convertirse en cáncer colorrectal. Si se detectan a tiempo, se pueden extirpar antes de que se conviertan en cáncer.

Existen dos tipos de exámenes que ayudan a realizar el diagnóstico de este tipo de cáncer. Las pruebas de heces fecales y las visuales. Las primeras consisten en el análisis de las heces. Con las segundas se observa la estructura del colon y el recto para observar si hay zonas anormales.

Factores de riesgo

Los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC) explican que con el envejecimiento se incrementa el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Adicionalmente, existen dos tipos de factores de riesgo, unos relacionados con afecciones de salud y otros con el estilo de vida que se tenga.

Salud:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal como la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de pólipos colorrectales.
  • Síndromes de origen genético como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o cáncer colorrectal hereditario no poliposo (síndrome de Lynch).

Estilo de vida:

Los expertos de Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos confirma que una dieta poco saludable puede incrementar el riesgo de padecer esta enfermedad. “Lo que usted come puede jugar un papel en el riesgo de padecer este tipo de cáncer. El cáncer de colon puede estar asociado con una dieta rica en grasas, baja en fibra y un consumo alto de carnes rojas. Algunos estudios han encontrado que el riesgo no se reduce si usted pasa a una dieta rica en fibra, así que este vínculo aún no está claro”, apunta.

Síntomas

En la etapa temprana el cáncer puede no causar sintomatología en las personas. Sin embargo, es importante prestar atención si se sospecha de cualquier cambio o malestar. Algunos de los síntomas que pueden manifestarse son:

  • Cambio persistente en tus hábitos intestinales, incluidos diarrea o estreñimiento.
  • Cambio en la consistencia de las heces.
  • Sangrado rectal o sangre en las heces
  • Molestia abdominal persistente, como calambres, gases o dolor.
  • Una sensación de que el intestino no se vacía por completo.
  • Debilidad o fatiga.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.

Otros tipos de cáncer

Aún no se conoce la causa de muchos tipos de cáncer. Sin embargo, Medline Plus señala que existen algunos factores de riesgo para padecer esta enfermedad como:

  • Exposición al benceno y otros químicos.
  • Beber demasiado alcohol.
  • Toxinas ambientales, como ciertos hongos venenosos y un tipo de moho que puede formarse en las plantas de cacahuete llamada aflatoxinas.
  • Problemas genéticos.
  • Obesidad.
  • Exposición a la radiación.
  • Demasiada exposición al sol.
  • Virus.