El jugo de mango, banano y espinaca puede ser un energético para comenzar el día. Foto: Getty images.
El cansancio es una de las principales señales que puede indicar el exceso de toxinas en el cuerpo. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

salud

¿Cómo saber si el cuerpo necesita eliminar toxinas?

Las toxinas provienen de microorganismos como las bacterias.

Las toxinas son sustancias potencialmente perjudiciales para las células y los tejidos del cuerpo humano. Pueden ser moléculas pequeñas, proteínas u otros elementos que proceden tanto del exterior como del interior del organismo.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la mayoría de las toxinas que causan problemas a los humanos provienen de microorganismos como bacterias. Otras que pueden causar problemas incluyen metales como el plomo, y ciertos químicos orgánicos que están en el medio ambiente.

En el organismo también se generan toxinas todo el tiempo, debido a los procesos metabólicos que requieren las personas para sobrevivir. Por ejemplo, el mecanismo por el que las células obtienen energía genera radicales libres, explica el portal Mejor con Salud.

“Los radicales libres son moléculas inestables que se consideran toxinas, puesto que pueden provocar daños en las células si se acumulan. También generamos numerosas toxinas cuando nos alimentamos, respiramos o consumimos alguna sustancia como el tabaco”, precisa este sitio web.

Cuando estas sustancias se acumulan en el cuerpo pueden generar afectaciones en la salud y por ello es importante prestar atención a hábitos como el tabaquismo, alcoholismo, drogas, café, comidas freídas, alimentos chatarra y los alimentos que son procesados de forma industrial, los cuales inciden en la generación de toxinas.

Si bien son diversas las formas en las que estas sustancias se acumulan en el organismo, éste también está diseñado para deshacerse de ellas, a través del hígado que es el órgano especialista en depurarlas. Sin embargo, la acumulación lleva a que muchas veces no se logren expulsar por completo. Cuando esto sucede se presentan algunas señales que no se deben pasar por alto.

Cansancio permanente

Cuando una persona se levanta cansada después de dormir bien y durante el día se siente fatigada, con ganas de dormir y no se puede concentrar, es posible que tenga acumulación de toxinas. De acuerdo con información de la Superintendencia Nacional de Salud, esta situación se puede presentar porque el organismo trabaja en exceso para eliminar esas sustancias que se acumulan en los tejidos.

Difícil bajar de peso

Si una persona sube de peso de manera inexplicable y por más que intenta bajar no lo logra, puede ser un indicador de las toxinas en el organismo. Según la Supersalud, es posible que algunos alimentos y productos de cuidado diario estén afectando la función hormonal produciendo un aumento de peso. Esto podría solucionarse con cambios en la dieta, en la cual se deben incluir verduras, frutas y carnes magras.

Estreñimiento

Cuando los intestinos presentan problemas para expulsar los desechos, es una señal de sobrecarga de toxinas. El estreñimiento además de causar malestar estomacal, puede ocasionar dolores de cabeza y cansancio.

Problemas en la piel

La piel es uno de los órganos que más refleja la sobrecarga tóxica. Problemas de acné, brotes, ojos hinchados, ojeras y hasta psoriasis pueden ser señales de que el cuerpo ha llegado a su límite tóxico, según la Supersalud.

Sobrecalentamiento del cuerpo

Este es un síntoma muy común de la acumulación de sustancias tóxicas que obligan al hígado a trabajar en exceso, asegura Mejor con Salud. Esto provoca un incremento en la segregación de sudor, dado que el cuerpo busca aumentar la liberación de las toxinas a través de la piel.

Dolor de cabeza

Las toxinas acumuladas en la sangre afectan de forma directa al sistema nervioso y por ello pueden desencadenar reacciones negativas como dolores de cabeza continuos. Esto se debe a que el tejido nervioso es hipersensible a los desechos.

Halitosis

Cuando se presenta mal aliento que no se puede controlar a pesar de los buenos hábitos de higiene puede estar relacionado con problemas digestivos y acumulación de toxinas. En efecto, estas alteran el ambiente del tracto digestivo y facilitan la proliferación de bacterias en la boca, los dientes y las encías. Así mismo, la lengua se puede cubrir con un revestimiento amarillo que origina mal olor e infecciones.

Recomendaciones

Para evitar la acumulación de toxinas en el organismo se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Evitar el cigarrillo.

- Beber más agua.

- Consumir alimentos ricos en fibra.

- Hacer ejercicio de forma habitual.

- Reducir el consumo de sal.

- Evitar las bebidas procesadas.