Plantas medicinales
Es importante tener en cuenta que las hierbas no son reguladas ni probadas como medicamentos. - Foto: Getty Images/Image Source

vida moderna

¿Cuál es la mejor hierba para curar el hígado?

El hígado se ubica en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma y encima del estómago.

El hígado es el órgano de mayor tamaño dentro del cuerpo y ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacena energía y elimina toxinas, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, el sistema de atención médica del Área de la Bahía de San Francisco, Stanford Medicine Children’s Health, reveló que otras funciones del hígado son:

  • “Producción de bilis (ayuda a transportar los desechos y a descomponer las grasas en el intestino delgado durante la digestión).
  • Producción de ciertas proteínas para el plasma sanguíneo.
  • Producción de colesterol y proteínas especiales para ayudar a transportar las grasas por todo el cuerpo.
  • Conversión del exceso de glucosa en glucógeno de almacenamiento (este glucógeno más tarde se puede convertir nuevamente en glucosa para la obtención de energía).
  • Equilibrio y producción de glucosa según fuera necesario.
  • Regulación de los niveles de aminoácidos en la sangre (son las unidades formadoras de proteínas).
  • Procesamiento de la hemoglobina para la distribución de su contenido de hierro (el hígado almacena hierro).
  • Conversión del amoníaco tóxico en urea (la urea es uno de los productos finales del metabolismo de las proteínas y se excreta en la orina).
  • Depuración de fármacos y otras sustancias tóxicas de la sangre.
  • Regulación de la coagulación sanguínea.
  • Resistencia a las infecciones mediante la producción de factores de inmunidad y eliminación de ciertas bacterias del torrente sanguíneo.
  • Depuración de bilirrubina (una acumulación de bilirrubina haría que la piel y los ojos se tornasen amarillentos)”.

Por ello, cuidar este órgano es de vital importancia y el diario español Mundo Deportivo reveló, en su sección de salud, que hay algunas hierbas que ayudan como, por ejemplo:

  • Alcachofa: Aporta agua, fibras y flavonoides, además de contener buenas cantidades de vitamina C y minerales, como el potasio y el fósforo, según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde.
  • Diente de león: el portal CuerpoMente reveló que “la revista Food and Chemical Toxicology publicó un estudio que mostró que el extracto de raíz de diente de león (en ratones) es capaz de proteger el hígado del daño relacionado con el alcohol”. Además, el portal portugués explicó que “esta planta ayuda en la regeneración del hígado y a disminuir los niveles acumulados de grasa”.
  • Boldo: posee propiedades diuréticas, antiinflamatorias y antioxidantes. Adicional, Tua Saúde señaló que “la boldina, un alcaloide presente especialmente en el boldo de Chile y la forskolina presente en el boldo brasileño, estimulan la producción de bilis por el hígado, ayudando a que trabaje mejor. Estas especies de boldo son muy útiles en casos de problemas de hígado que producen síntomas como dolor de cabeza, sudoración fría y malestar”.

De todos modos, antes de consumir algún alimento lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, existen otras recomendaciones para cuidar el hígado, como, por ejemplo:

  • Mantener un esquema de vacunación al día, incluyendo las vacunas contra los diferentes tipos de hepatitis.
  • Utilizar condón en las relaciones sexuales y evitar conductas de riesgo para protegerse frente a la hepatitis y otras enfermedades de transmisión sexual.
  • Lavarse las manos con frecuencia y evitar compartir productos de higiene personal, como rasuradoras, cepillos de dientes, entre otros.
  • Bajo ninguna razón automedicarse y evitar la exposición al uso de químicos y sustancias tóxicas.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Hacer actividad física, ya que moverse y sudar contribuye con la eliminación de toxinas.
  • Mantener un peso saludable, esto ayudará a contrarrestar el hígado graso.
  • Realizarse chequeos anuales. Se debe acudir a un internista, gastroenterólogo o a un hepatólogo para que puedan revisar cómo está el hígado.