Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2001 12:00:00 AM

El tratamiento de la depresión

El tratamiento de la depresión El tratamiento de la depresión
¿Qué es la depresión?



La depresión es un padecimiento biológico que se cree que surge debido a un desequilibrio de sustancias químicas en el cerebro, particularmente esas áreas responsables del control del estado de ánimo y las emociones. Se cree que este desequilibrio impide que el cerebro procese de manera correcta la información. Los antidepresivos restablecen el equilibrio químico, de ahí que tengan que transcurrir entre 2 y 4 semanas antes de que hagan efecto.

La depresión es una enfermedad crónica de largo plazo. El tratamiento de la depresión se compone de dos etapas: La etapa aguda y la etapa de continuación. En la etapa aguda inicial, el objetivo del tratamiento consiste en la resolución de los síntomas. En la etapa de continuación, el propósito es impedir que vuelvan los síntomas (recaídas) o que se presente otro episodio (transcurrencia).

El papel de la serotonina

La serotonina es un mensajero químico que se encuentra en el área del cerebro que controla las emociones y la temperatura corporal, el apetito, los niveles hormonales y la depresión sanguínea. De hecho, la serotonina (un neurotransmisor) permite que las células del cerebro se comuniquen entre sí. La depresión se presenta cuando se reduce la cantidad serotonina en el cerebro, quizá después de algún evento que genere presión o estrés.

Los antidepresivos actúan incrementando la cantidad de serotonina disponible para las células del cerebro. Sin embargo, las distintas clases de antidepresivos logran este efecto en diferentes formas.

Primeros tratamientos

Los primeros antidepresivos efectivos pertenecían a una clase de fármacos conocidos como inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs), que se introdujeron en la década de 1950, que impiden el desdoblamiento de dos neurotransmisores, noradrenalina y serotonina. Los IMAOs tienen varios efectos colaterales desagradables y pueden interactuar con ciertos alimentos (como el queso y el vino tinto) y productos farmacéuticos que se venden sin prescripción médica, produciendo presión sanguínea elevada.

En 1959, los antidepresivos tricíclicos (ATCs) siguieron a los IMAOs. Los ATCs también actúan incrementando los niveles de noradrenalina y serotonina en el cerebro. Sin embargo, los ATCs también afectan otros sistemas neuratransmisores que no están implicados en la depresión por lo que están asociados con varios efectos colaterales (incluyendo hipotensión ortostática, cardiotoxicida, confusión y sedación) lo cual, combinado con su potencial de interacciones con otros medicamentos, limita su actividad.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRSs)

Los ISRSs, entre los que se encuentra Prozac, salieron al mercado en la década de 1980, e inhiben la recaptación de serotonina sin afectar la noradrenalina. Estos agentes revolucionaron el tratamiento de la depresión al combinar la eficacia de los ATCs con un perfil más aceptable de tolerabilidad y seguridad. La investigación realizada ha demostrado que el apego al tratameinto por parte del paciente es mayor con los ISRSs que con cualquier otro antidepresivo.

Las diferencias farmacológicas entre los ISRSs significan que son selectivos para el tratamiento de diferentes síntomas de la depresión. La evidencia sugiere que es factible optimizar el manejo de la depresión si el tratamiento elegido se adapta al perfil de síntomas de cada paciente. Por ejemplo, Prozac no es sedante y se ha encontrado que es efectivo para devolver la energía a más de 2.000 pacientes tratados con Prozac demostró la presencia de incrementos significativos en los niveles de energía y la capacidad para llevar a cabo el trabajo y otras actividades.

Al igual que todas las medicinas antidepresivas, los ISRSs están asociados con algunos efectos colaterales. Estos suelen ser leves y de duración breve, y pueden ocasionar cierto malestar a los pacientes, pero en general no son serios. Son pocos los pacientes que tiene que suspender tratamiento con un ISRS debido a efectos colaterales, los cuales con frecuencia son difíciles de distinguir de los síntomas de depresión. Pueden incluir cefalea, dificultad para dormir, inquietud, ansiedad y disfunción sexual. También se ha reportado náusea y vómito, diarrea y estreñimiento. Sin embargo, a diferencia de los ATCs, los ISRSs son mucho menos tóxicos y tiene un amplio margen de seguridad en el caso de sobredosis, y por ellos son mucho más seguros para pacientes que pudieran tener tendencias suicidas.

Nuevos adelantos en el tratamiento de la depresión

Muchas personas no buscan tratamiento para su depresión u quienes lo hacen con mucha frecuencia son tratados con atidepresivos a dosis sub-terapéuticas. Es frecuente que los pacientes deprimidos no logren alcanzar una duración óptima de tratamiento debido a una prescripción inadecuada por parte de los médicos generales y/o por problemas de apego al tratamiento por parte del paciente.

Tanto la recaída (regreso d los síntomas) como la recurrencia (un nuevo episodio) son muy frecuentes, y sin embargo alrededor del 70 por ciento de los pacientes va a responder al tratamiento con antidepresivos a las dosis apropiadas.

Alcanzar una duración adecuada del tratamiento es importante parta el éxito del mismo. Los pacientes que descontinúan su tratamiento en forma prematura tienen mayores probabilidades de sufrir una recaída en el transcurso de entre 7 y 24 meses de la iniciación del tratamiento.

Por lo tanto, la Organización Mundial de la Salud recomienda que los pacientes deprimidos deben continuar su tratamiento antidepresivo durante un mínimo de entre 4 y 6 meses después de la respuesta inicial al tratamiento.

Prozac DuraPac es la primera y única formulación para la administración semanal para el tratamiento a largo plazo de la depresión. Prozac DuraPac fue aprobado en estados Unidos en febrero de 2001 bajo el nombre de Prozac Weekly (Prozac semanal) y desde entonces ha sido aprobado en varios mercados en diferentes partes del mundo.

Prozac DuraPac contiene 90 mg de clorhidrato de fluoxetina (el mismo ingrediente de Prozac) en una formulación para liberación lento con capa entérica; está indicado para la etapa de continuación del tratamiento de la depresión en pacientes cuyos síntomas se han estabilizado con Prozac 20 mg para administración diaria.

La investigación tanto con pacientes como con médicos sugiere que la opción de pasar a la administración de Prozac DuraPac en la etapa de continuación de tratamiento ofrece a los pacientes flexibilidad y beneficios psicológicos, lo cual puede mejorar el apego al tratamiento, ayudando a los pacientes a alcanzar la duración recomendada de tratamiento y prevenir la recaída.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com