vida moderna

¿En qué consiste y qué beneficios tiene la terapia del agua en ayunas?

El cuerpo pierde agua a lo largo del día, con la orina, la transpiración, la respiración y las deposiciones.


El agua es un componente vital para el organismo, ya que el cuerpo humano está formado por un gran porcentaje de este líquido. Esta combinación de hidrógeno y oxígeno es esencial para el funcionamiento de las células y los órganos.

Según explica Medline Plus, el agua es la base de los líquidos corporales, está presente -por ejemplo- en la saliva, en los líquidos que rodean las articulaciones, la transpiración, entre otros.

Por estas razones, el agua es uno de los ingredientes indispensables para garantizar el bienestar del organismo en general. Es por ello que se aconseja no solo tomarla, sino consumir alimentos que la contengan como las frutas. El mencionado portal de salud también explica que el cuerpo también obtiene agua a partir del metabolismo.

Usualmente, una pregunta que se hacen las personas antes de adquirir el hábito de tomar agua es cuánta cantidad deben consumir y en qué momento hacerlo. La respuesta no es tan específica como se cree. De hecho, la ingesta de agua depende de las condiciones de salud particulares de cada individuo.

Según Mayo Clinic, la recomendación que realizan los expertos de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de los Estados Unidos es consumir cerca de 15,5 tazas (3,7 litros) de líquidos al día en el caso de los hombres y 11,5 tazas (2,7 litros) de líquidos al día para las mujeres. De esta forma, el organismo puede recuperar parte de la cantidad de agua que pierde durante el día por la sudoración, la orina, las deposiciones y la respiración.

La terapia del agua en ayunas

Los beneficios del agua para el cuerpo son innumerables, independientemente del momento del día en que se tome, puesto que es un líquido vital para el organismo. Sin embargo, algunos expertos han asegurado que la ingesta de agua en ayunas puede aportar ciertos beneficios para la salud.

De acuerdo con la Asociación Médica de Japón (Japan Medical Association), referenciada por el portal Salud Casera, los nacionales de esa región suelen tomar agua enseguida se levantan por las mañanas. Inclusive, se ha desarrollado una terapia alrededor de este hábito que ha sido aprobada por la mencionada entidad.

Se trata de una técnica que previene la aparición de afecciones graves, así como favorecer la hidratación del cuerpo. Entre algunos de los beneficios de esta terapia, la asociación indica que puede reducir el riesgo de presentar enfermedades o molestias como:

  • Dolores de cabeza y cuerpo
  • Favorecer la salud del sistema cardíaco
  • Artritis
  • Epilepsia
  • Obesidad
  • Enfermedades respiratorias, como la bronquitis o el asma
  • Tuberculosis, meningitis, enfermedades de los riñones y urinarias
  • Vómito, gastritis, diarrea y otros malestares digestivos.
  • Diabetes
  • Es buena para la salud ocular
  • Cáncer

¿Pero en qué consiste la terapia del agua? Es muy sencilla. Consiste en crear una rutina para obtener la cantidad de agua que requiere el ser humano cada día, de acuerdo con su actividad física diaria, su peso y otras condiciones de salud.

Lo primero es tomar 22 onzas (650 ml) de agua al despertar, antes de cualquier otra cosa en la mañana. No es necesario tomarla de un solo trago, por lo contrario, se aconseja beberla despacio. Después, se recomienda cepillar los dientes para limpiar la boca y esperar cerca de 45 minutos antes de comer algo.

Una vez pasado este tiempo, se consumen los alimentos como de costumbre. Se aconseja no comer ni beber nada hasta dos horas después del almuerzo, desayuno o cena.

Beber aproximadamente dos litros de agua diarios, contribuye a la eliminación de toxinas del organismo. Foto: Gettyimages.
Tenga en cuenta que la cantidad de agua que se debe tomar equivale a cerca de cuatro vasos, por lo que si es mucho líquido para tomarlo al principio, se puede empezar con un vaso e ir aumentando la cantidad conforme se adquiere el hábito. - Foto: Foto Gettyimages

Un tip: es importante que el agua esté a temperatura ambiente o tibia para que sea más fácil tomarla.

Tenga en cuenta que la cantidad de agua que se debe tomar equivale a cerca de cuatro vasos, por lo que si es mucho líquido para tomarlo al principio, se puede empezar con un vaso e ir aumentando la cantidad conforme se adquiere el hábito.

Inclusive, como señala el portal Heathline, algunos expertos recomiendan beber aproximadamente dos litros de agua al día, más o menos ocho vasos de ocho onzas a lo largo del día. Esta también puede ser una opción para quienes tienen dificultades con la terapia del agua japonesa.

¿Qué pasa si se deja de beber agua?

De acuerdo con Medline Plus, no tomar el agua o los líquidos necesarios para el cuerpo conlleva a que la persona desarrolle un cuadro de deshidratación, el cual puede ser leve, moderado o grave, en función de la cantidad del líquido perdido o que no se haya repuesto.

La deshidratación grave representa una emergencia delicada que, incluso, pone en riesgo la vida de la persona si no recibe tratamiento médico oportuno. En ese sentido, es importante comprender qué condiciones motivan la pérdida de líquido y, en efecto, la necesidad de reponerlo mediante la ingesta de agua.

Luego de analizar 33 estudios anteriores sobre el tema, la directora del Departamento de Fisiología del Ejercicio del Instituto Tecnológico de Georgia, Estados Unidos, Mindy Millard-Stafford, llegó a la conclusión de que no beber suficiente agua también tiene efectos a nivel cognitivo y de desempeño.