Tendencias
¿Cómo depurar el hígado y los riñones con alimentos saludables?
Hígado - Foto: Getty Images/iStockphoto

salud

Hígado inflamado: cómo detectar los síntomas

Un hígado agrandado puede ser señal de múltiples enfermedades. Conozca cómo indentificar su estado.

El agrandamiento del hígado o “hepatomegalia” se produce por una inflamación que hace al órgano más grande de lo normal y esto es síntoma de diversas enfermedades hepáticas. Por esta razón, tener el hígado agrandado es signo de enfermedad el cual puede ir acompañado de otros síntomas.

De hecho, el hígado es el órgano interno más grande del organismo. Está ubicado en la parte superior derecha del abdomen y suele pesar entre 1 kg a 1,5 Kg y medir unos 15 cm de ancho aproximadamente.

Sin embargo, un hígado agrandado puede ser señal de múltiples enfermedades, algunas de ellas muy graves como algunos tipos de cáncer, leucemia o problemas del corazón. Por eso, es importante acudir al especialista, cirujano o digestólogo en el momento que se presenten síntomas de enfermedad hepática o agrandamiento de hígado.

Hígado graso
Hígado - Foto: Getty Images/iStockphoto

Síntomas de hígado agrandado

El hígado agrandado no se afecta por sí solo, sino que suele ir acompañado de otros síntomas que envuelven la enfermedad. Por esta razón, en muchos casos el agrandamiento del hígado pasa desapercibido durante un tiempo, hasta que el paciente siente varias molestias y acude al especialista.

Síntomas que acompañan la inflamación del hígado

Cansancio o fatiga

Dolor en la parte superior derecha del abdomen

Pérdida del apetito

Nauseas

Dolores musculares

Ictericia: color amarillento en la piel y en el blanco de los ojos

Pruebas médicas para el hígado agrandado

El diagnóstico por el especialista digestólogo pasa en primer lugar por una exploración física, en la cual el médico tratará de identificar y palpar el hígado inflamado presionando en el lado derecho del vientre. Palpando el borde inferior del hígado pueden tener una idea inicial de su tamaño y su dureza: según la causa que lo produce, el hígado agrandado puede presentar una inflamación suave, firme, irregular o con nódulos definidos.

Para determinar el diagnóstico, usualmente realizan una ecografía abdominal que permita obtener las respectivas imágenes del estado del hígado. Incluso, si es necesario, el especialista puede optar por una resonancia magnética o una tomografía computada, comunmente llamada TAC para obtener las imágenes con más detalle.

Una vez determinado el diagnóstico y estudio del hígado inflamado, se pueden realizar pruebas adicionales más específicas para determinar la causa, como una serie de análisis clínicos para valorar los niveles de enzimas hepáticas y la presencia de virus como la hepatitis, una elastografía por resonancia magnética para valorar la rigidez del tejido hepático y en algunos casos recurren a una biopsia de tejido hepático.

¿Cuáles son las causas del hígado agrandado?

Las causas que pueden generar un agrandamiento del hígado son múltiples y de distinta gravedad, así como afectan a diversas estructuras internas.

Las principales enfermedades hepáticas que causan hígado agrandado

Hepatitis alcohólica

Cáncer de hígado

Colangitis esclerosante primaria

Hígado graso

Cirrosis

Amiloidosis

Hepatitis

Lesiones hepáticas por ciertos medicamentos

Hepatitis tóxica por la exposición a tóxicos

Las principales enfermedades que causan hígado agrandado con origen en otro órganos

Algunos tipos de leucemia

Insuficiencia cardíaca congestiva

Infecciones parasitarias y basterianas

Mieloma múltiple

Estenosis mitral y de la válvula tricúspide

Linfoma

Enfermedades genéticas

La bilirrubina es una sustancia de color amarillo que aparece como resultado de la degradación de los glóbulos rojos.
La coloración amarilla en ojos no es habitual. Esta situación es conocida como ictericia y es una clara señal de que existe algún problema en el funcionamiento del hígado. - Foto: Getty Images

¿Se puede prevenir?

La vía para prevenir el hígado agrandado es prevenir las enfermedades hepáticas y sus principales factores de riesgo.

Evitar el consumo excesivo de alcohol

Evitar la exposición a tóxicos y sustancias químicas

Evitar el consumo de ciertas hierbas medicinales como el muérdago, la consuelda o el Ma Huang

Llevar una dieta saludable rica en frutas, vegetales y cereales

Evitar grandes dosis de medicamentos y suplementos vitamínicos

Mantener un peso saludable

Tratamientos para el hígado agrandado

El tratamiento para el hígado agrandado será muy diferente en función de la enfermedad que lo cause, y en muchos casos, se encaminará a tener hábitos saludables y restricción del consumo de alcohol.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista en las enfermedades hepáticas es el digestólogo, quien determinará el diagnóstico del hígado agrandado o inflamado. Debido a la multiplicidad de causas, es probable que por la patología que lo origina, el paciente sea remitido a otro especialista.