Jugo de apio
Aunque su color no le agrada a muchos, los beneficios que tiene para la salud son múltiples. | Foto: Getty Images/iStockphoto

Vida Moderna

Jugo de apio para reducir el colesterol: así se prepara

Los alimentos ultraprocesados elevan el colesterol en la sangre.

13 de diciembre de 2022

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células del cuerpo que es necesaria para producir hormonas, vitamina D y sustancias que ayuden a digerir los alimentos, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

No obstante, tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, ya que es posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos que con el tiempo crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias.

Además, a veces, esos depósitos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Adicional, explicó que el colesterol alto puede heredarse, aunque suele ser el resultado de la elección de un estilo de vida poco saludable.

Asimismo, otras causas del colesterol alto son el sedentarismo por la falta de ejercicio, fumar, la obesidad, la edad y la diabetes. Sin embargo, el nivel alto de colesterol no tiene síntomas y la única forma de detectarlo es mediante un análisis de sangre.

Para disminuir los niveles de colesterol existen varios remedios naturales, pero uno de los mejores según el portal Gastrolab es el jugo de apio, el cual es rico en agua, vitaminas A, B, C y K, ácido fólico, fibra y potasio.

Su preparación es sencilla. Se agregan en la licuadora dos varitas de apio, el jugo de un limón, dos ramas de perejil y una taza de agua. Se procesan y al finalizar se puede consumir.

Consumo de huevo y colesterol

El huevo es un alimento muy importante en la dieta alimenticia de los seres humanos por su valor nutritivo. A nivel culinario es muy versátil y fácil de preparar, de manera que puede hacer parte de muchos platos.

Los expertos recomiendan el consumo de 7 huevos enteros semanales para las personas en general y de 3 a 4 huevos enteros a la semana para los que tienen colesterol alto, consumiendo más las claras que las yemas.

Los principales responsables dietéticos del aumento de los niveles de colesterol en la sangre (y en particular del colesterol perjudicial, el c-LDL) son las grasas saturadas y las parcialmente hidrogenadas (también llamados ácidos grasos trans).

Teniendo en cuenta lo anterior, si se trata de controlar los niveles de colesterol es más beneficioso restringir el consumo de estas grasas que de los huevos dentro de la dieta alimenticia.

Por otra parte, algunas personas con síndrome de colon irritable mejoran al consumir vitamina C y entre los alimentos ricos en este nutriente figuran los huevos o el pescado azul.

El doctor Emilio Ros, de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínic de Barcelona, defiende las propiedades del huevo y dice que, “las evidencias actuales indican que su consumo no solo tiene un efecto irrelevante sobre las cifras de colesterol, sino que no se asocia con el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Al contrario, puede reducir particularmente el riesgo de ictus”.

Por lo tanto, la ingesta moderada de un alimento como el huevo no afecta la salud de las personas que padecen del síndrome de colon irritable o tienen altos los niveles de colesterol.