salud

Memoria: dos alimentos que ayudan a potenciarla y a fortalecer el cerebro

La continua exposición al estrés y las toxinas del ambiente, así como los malos hábitos de vida aportan en la pérdida de memoria.


La memoria es una función fundamental del Sistema Nervioso Central y es determinante en la vida de todo ser humano. Permite registrar, conservar y evocar experiencias.

Los expertos la definen como la capacidad del cerebro de retener información y recuperarla voluntariamente, además les permite a los seres humanos recordar sensaciones, ideas, relaciones y todo tipo de situaciones vividas, según el portal Cognifit.

Sin embargo, la continua exposición al estrés y las toxinas del ambiente, así como los malos hábitos de vida y de alimentación son factores que pueden estar asociados con el cansancio y la disminución del rendimiento mental, independientemente de la edad que pueda tener una persona.

Si bien los olvidos se presentan con más frecuencia en personas de edad avanzada, lo cierto es que cada vez individuos más jóvenes pueden presentar episodios en los que olvidan aspectos o detalles, lo que se traduce en síntomas de que algo está sucediendo con el rendimiento del cerebro.

Uno de los factores clave para tener una memoria sana es la alimentación. Para que el cerebro y el resto del organismo funcionen correctamente es necesario mantener una dieta variada, equilibrada y saludable.

Para mantener la memoria y cuidar el cerebro es importante consumir todos los grupos de vitaminas, proteínas y minerales; además de evitar la ingesta de productos que pueden ser perjudiciales, como el alcohol o el tabaco que generan incidencias negativas en las funciones cerebrales.

En este sentido, se pueden incorporar a la dieta alimentos que ayuden a mejorar la memoria y la concentración, y a prevenir a largo plazo determinadas enfermedades neurodegenerativas, indica el portal Psicología y Mente. En este listado se pueden incluir arándanos, pescado azul, frutos secos, verduras, aguacates, café, nueces y aceite de coco, entre otros.

Sin embargo, hay dos alimentos particulares que resultan muy beneficiosos para la memoria y son las almendras tostadas y el romero, que combinándolos pueden brindar aportes importantes a la salud del cerebro.

El portal Mejor con Salud indica que las almendras contienen fenilalanina, sustancia que ayuda al cerebro a producir dopamina, adrenalina y noradrenalina. El consumo frecuente de almendras ayuda a mejorar la memoria, según confirman estudios realizados en animales.

Almendras y romero

De acuerdo con este sitio web, gracias a su contenido de ácidos grasos y otros nutrientes, las almendras favorecen la función cerebral y del sistema nervioso. Es un alimento que contiene oligoelementos y ácidos grasos poliinsaturados, cuya deficiencia puede afectar los procesos cerebrales.

Por otra parte, son una fuente significativa de agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono y celulosa. También de vitaminas B1, B2, C, A, D y E; calcio, fósforo, hierro, potasio, sodio, magnesio, azufre, manganeso, cobre y zinc. Esto, además de contener los ocho aminoácidos esenciales que necesita el cuerpo.

Por su parte, el olor del romero puede ayudar a mejorar el desempeño mental. Mejor con Salud cita una investigación publicada en Therapeutic Advances in Psychopharmacology, en la que, además se indica, que podría aumentar la velocidad y eficacia con la que la mente procesa la información.

“En el estudio realizado por la Universidad de Northumbria, en Newcastle (Reino Unido), se descubrió que oler romero aumenta la memoria entre un 60 y 75 %”, precisa la mencionada fuente.

Esto quiere decir que esta planta ayudaría a fortalecer los recuerdos del pasado, pero también los hechos cotidianos, fechas, tareas o lugares en que se dejan determinados objetos, entre otros.

Además, los investigadores sugieren que el aroma de romero ayudaría a estimular la capacidad de realizar ejercicios mentales matemáticos y, por tanto, de la memoria prospectiva, que es la que permite recordar acciones que se quieren realizar en el futuro.