vida moderna

El nutriente esencial que ayuda a mejorar la memoria y a fortalecer el cerebro

La colina es una sustancia presente en una variedad de alimentos.


La alimentación es uno de los factores clave al momento de hablar de un estilo de vida saludable, que propenda por el bienestar físico, mental y emocional de los seres humanos. Es por ello que ante varias enfermedades, la recomendación principal de los profesionales de la salud es ajustar la dieta, integrando y eliminando determinados ingredientes.

Generalmente, el objetivo que se persigue al cambiar el plan alimenticio es que la persona obtenga todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo, por medio de los productos más indicados. En este sentido, los expertos se centran en seis nutrientes esenciales, entre los que se agrupan las vitaminas, los minerales, las grasas, las proteínas, el agua y los carbohidratos.

Cada uno de estos componentes se caracterizan por ejercer una función de gran utilidad para el organismo humano: tal como lo hace el calcio en la formación de los huesos o la colina para fortalecer la salud cerebral.

Close up of hand picking tomato from basket.
Cada uno de estos componentes se caracterizan por ejercer una función de gran utilidad para el organismo humano: tal como lo hace el calcio en la formación de los huesos o la colina para fortalecer la salud cerebral. - Foto: Getty Images

¿Qué es la colina y cuáles son sus beneficios para el ser humano?

El portal sobre nutrición y bienestar Mejor con Salud explica que la colina es un nutriente presente en las vitaminas que hacen parte de la familia de las B, reconocida por sus múltiples beneficios para la salud. Entre ellas se listan la B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y B12.

Su importancia para el organismo radica en que este compuesto es utilizado por el cerebro y el sistema nervioso para diversas funciones importantes, como el control muscular, según señala la guía publicada por la Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

De acuerdo con el blog de Sanitas, una variedad de estudios se han centrado en identificar cómo la colina puede mejorar la función cerebral, algunos con resultados positivos. Como referencian en su artículo, se ha considerado que esta sustancia puede recuperar las funciones cerebrales, así como construir y reparar las membranas neuronales.

Inclusive se ha intentado probar si la ingesta de alimentos ricos en colina puede contribuir a mitigar el deterioro cognitivo que tiene lugar con el envejecimiento, aseguran desde el portal Mejor con Salud. En este sentido, continúan, se han encontrado valiosos avances, los cuales precisan que este nutriente puede tener un efecto neuroprotector.

Además, la Oficina de Suplementos Dietéticos indica que este compuesto cumple un rol esencial en el ser humano, ya que el cerebro y el sistema nervioso lo emplean para la regulación adecuada de la memoria y el estado de ánimo.

La colina se encuentra en varios alimentos que hacen parte de la dieta diaria, tales como la carne, el huevo, el pollo, la leche y algunos de sus derivados.

Además, está presente en las papas; algunas verduras denominadas crucíferas, como el brócoli y la coliflor; granos enteros; frijoles; nueces y semillas.

También puede ser de interés:

¿Cuál es la cantidad de colina que requiere el organismo?

La guía publicada por la Oficina de Suplementos Dietéticos establece que la cantidad recomendada de colina al día varía según la edad, el sexo y la condición de salud. Teniendo en cuenta estos criterios, la entidad comparte un listado con las indicaciones de consumo de este nutriente.

Las cantidades diarias recomendadas están señaladas en miligramos.

  • Del nacimiento a los 6 meses: 125 mg
  • Bebés de 7 a 12 meses: 150 mg
  • Niños de 1 a 3 años: 200 mg
  • Niños de 4 a 8 años: 250 mg
  • Niños de 9 a 13 años: 375 mg
  • Adolescentes (varones) de 14 a 18 años: 550 mg
  • Adolescentes (niñas) de 14 a 18 años: 400 mg
  • Hombres mayores de 19 años: 550 mg
  • Mujeres mayores de 19 años: 425 mg
  • Mujeres y adolescentes embarazadas: 450 mg
  • Mujeres y adolescentes en período de lactancia: 550 mg