Tendencias
Ejercicio
El ejercicio debe estar acompañados de un buen plan de alimentación y de una buena hidratación. - Foto: Getty Images

vida moderna

Perder peso: ¿Cuánto ejercicio se puede hacer para bajar un kilo por semana?

Las mujeres son menos activas que los hombres, según la OMS.

La actividad física regular, como caminar, montar en bicicleta, practicar deportes o participar en actividades recreativas, es muy beneficiosa para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, muchas personas hacen ejercicio para adelgazar algunos kilos de más.

Además, la organización indicó que la actividad física regular puede mejorar el estado muscular y cardiorrespiratorio, la salud ósea y funcional, reducir el riesgo de hipertensión, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes, varios tipos de cáncer (entre ellos el cáncer de mama y el de colon), la depresión, reducir el riesgo de caídas, así como de fracturas de cadera o vertebrales, y ayuda a mantener un peso corporal saludable.

De todos modos, las personas se preguntan cuánto ejercicio se puede hacer para bajar un kilo por semana y de acuerdo con expertos se deben realizar 60 minutos diarios de ejercicio durante cinco días para obtener una pérdida de un kilo, pero no en una semana sino en tres semanas.

Además, el ejercicio debe estar acompañado de un déficit calórico que es cuando las personas consumen menos calorías que las que gasta en el día a día.

Otra recomendación es evitar las grasas, implementar las verduras, reducir tanto los azúcares como las bebidas alcohólicas.

De igual forma, los expertos recomiendan ingerir mínimo dos litros de agua, dormir ocho horas y no saltarse ninguna comida diaria.

Sin embargo, hay que señalar que la edad es un factor que tiene un rol importante al momento de bajar de peso y quemar grasa corporal, pues a medida que se envejece, el cuerpo tiene cambios hormonales y metabólicos que impide la quema de calorías con facilidad.

Asimismo, la ansiedad, el estrés o la falta de autocontrol impactan la manera en que cada cuerpo almacena o procesa la grasa.

Respecto a la actividad física, los ejercicios de cardio también conocidos como ejercicios aeróbicos, son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. No obstante, los ejercicios que involucren pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

Ahora bien, a la hora de hacer ejercicio las personas se preguntan a qué hora es mejor realizar alguna actividad física y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios.

Lo importante es cumplir con los objetivos diarios y las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

Entre las actividades físicas más comunes se destacan: caminar, montar en bicicleta o correr y todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos.

De todos modos, las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud muestran que uno de cada cuatro adultos y cuatro de cada cinco adolescentes no realizan suficiente actividad física.

A nivel mundial, las mujeres son menos activas (32 %) que los hombres (23 %) y la actividad se reduce a mayores edades en la mayoría de los países.

De igual manera, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que “la actividad física es fundamental para la salud y el bienestar, ya que puede ayudar a añadir años a la vida y vida a los años [...]. Cada movimiento cuenta, especialmente ahora que estamos haciendo frente a las limitaciones derivadas de la pandemia de la covid-19. Todos debemos movernos cada día, de forma segura y creativa”.

Por su parte, la Organización señaló que las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre 20 % y 30 % mayor en comparación con las personas que alcanzan un nivel suficiente de actividad física.