A pesar de las advertencias, ya hay quemados por cuenta de la pólvora en esta época de fin de año
A pesar de las advertencias, ya hay quemados por cuenta de la pólvora en esta época de fin de año. - Foto: Getty Images / Crispin la valiente

vida moderna

Quemaduras por pólvora en épocas decembrinas, ¿cuál es la realidad?

La pólvora no es el único escenario en el cual se puede presentar una quemadura; reuniones familiares para quemar el ‘año viejo’ también presentan casos.

Diciembre es uno de los meses más esperados por la mayoría de los colombianos, pues es sinónimo de alegría y prosperidad, además de las preparaciones de regalos y ambientes familiares que este trae consigo, pero las reuniones y actividades familiares se han convertido, durante los últimos años, en espacios donde se presentan lesiones por pólvora.

El Instituto Nacional de Salud (INS) reportó 28 casos de lesionados por su uso inadecuado, solo en los primeros cuatro días del mes en el país. Pese a esto, existen otras formas en que las personas pueden quemarse y que muchas veces no están en el radar, así como la quema del año viejo, cocinar buñuelos y la manipulación del alumbrado.

De hecho, existe otra tradición que es la quema de los ‘año viejos’, un acto simbólico que se da en Colombia y en otros países de América Latina, y representa el año que termina para darle cierre a lo que se vivió. Estos muñecos, hechos de ropa vieja, tela, cartón, papel y rellenos de paja o aserrín, por temas de practicidad, pueden venir en diferentes tamaños y las personas pueden adquirirlos de acuerdo con sus gustos.

En ese sentido, es necesario tener cuidado con la manipulación del ‘año viejo’, ya que se genera una llama o explosión que podrían resultar en quemaduras profundas.

Por otro lado, los buñuelos son un hito de la cultura colombiana en épocas decembrinas, pues acompañan las múltiples festividades como lo son las novenas, la noche buena y las vísperas de año nuevo. Pese a esto, cocinarlos se convierte en un escenario de riesgo, ya siempre existe el riesgo de que exploten y se sufran quemaduras por aceite hirviendo.

Finalmente, las luces de colores típicos de navidad son fundamentales para ambientar estas épocas decembrinas. Sin embargo, las personas no son conscientes que, en algunas ocasiones, pueden ser peligrosas. Es por ello que es importante no sobrecargar los tomacorrientes y tampoco usar extensiones eléctricas en mal estado, pues pueden quemar a las personas o hasta producir incendios.

¿Qué hacer en caso de una quemadura?

Las heridas por quemaduras de cualquier tipo pueden asociarse a dolor de intensidad severo o insoportable, originado por la propia lesión y los procedimientos para su curación, causando impacto físico, psicológico y social, siendo el control del dolor un reto médico.

En caso de sufrir una quemadura se recomienda consultar con medicina especializada para brindar un tratamiento adecuado y una solución ante el dolor. Los expertos de la Fundación Santa Fe de Bogotá resaltan que ante un hecho así lo ideal es ir inmediatamente a urgencias y si aplica, es necesario remitir a especialistas y supra especialistas, enfocados en el cuidado integral del paciente.

Una de las situaciones más complejas de manejar con las quemaduras tiene que ver con el dolor. El umbral de dolor de las personas es diferente y se debe llevar por medio de escalas avaladas de forma internacional como “PAIN OUT”. Expertos médicos de entidades como la Fundación Santa Fe cuentan con opciones como musicoterapia, psicología clínica y realidad virtual, utilizada durante los procedimientos más dolorosos, como el cambio de apósitos y curaciones, con el fin de disminuir la ansiedad y generar mayor satisfacción en el paciente.

“Desde el Servicio de Quemados de la Fundación Santa Fe de Bogotá hacemos un llamado a todas las personas para que sean muy atentos y cuidadosos con acciones que puedan atentar contra su seguridad. Así mismo, en caso de presentarse una quemadura, la recomendación siempre será consultar con un profesional de salud”, Menciona la Dra. Viviana Gómez, jefe del Servicio de Quemados de la Fundación Santa Fe de Bogotá.