Home

Medellín

Artículo

Secuestro
Secuestro - Foto: Getty Images

medellín

Un hombre fue sometido a tres días de tortura en Medellín: quemaduras, descargas eléctricas y ataduras

Siete personas están siendo procesadas por este crimen.

Un ciudadano fue raptado por un grupo de delincuentes del barrio Olaya Herrera de la capital de Antioquia y trasladado hacia una cabaña abandonada del mismo sector. En ese sitio fue amarrado durante tres días mientras era víctima de torturas. Ante todo pronóstico, se salvó milagrosamente y hoy los presuntos responsables están capturados.

De acuerdo con la información que llegó a la Fiscalía General de la Nación, los delincuentes estaban fuertemente armados y los interceptaron violentamente. En contra de su consentimiento, lo obligaron a acompañarlos hasta una vivienda del sector donde acontecerían los peores días de su vida. El relato es dramático y estremecedor.

Dentro de esa residencia fue amarrado el cuerpo para que no se pudiera escapar. Esa acción anticipó el terror que llegaría. La víctima les relató a las autoridades judiciales que, una vez los sujetos que portaban armas de fuego lo inmovilizaron, prendieron fuego y luego le quemaron la espalda sin piedad. Más tarde, las llamas pasaron a sus manos.

Sin embargo, la tortura apenas estaba empezando. El dolor se empezó a extender por todo el cuerpo a razón de que introdujeron su cabeza en un balde con agua y, mientras no podía respirar, le aplicaban descargas eléctricas. Esto se repitió por más de 32 horas, según la información que reposa en el expediente judicial de este aterrador crimen.

Durante ese tiempo no pudo tomar un trago de agua, mucho menos probar una porción de comida. La escena de terror y los dolores en su cuerpo terminaron cuando fue rescatado por las unidades de la Policía Nacional en el mismo barrio donde lo retuvieron. En el reporte de la institución se lee que el hombre estaba amarrado y deshidratado.

Las investigaciones adelantadas por los organismos de inteligencia del ente de acusación darían cuenta que los responsables de este hecho serían los integrantes de la organización delincuencial de Los Paracos del Pesebre, un grupo que siembra miedo en la capital del departamento con el cobro de extorsiones e intimidaciones extremadamente violentas.

Ellos tendrían operaciones ilegales en las calles de los barrios de San Javier y Robledo, uno de los sectores del Valle de Aburrá que acumula altos índices de inseguridad. Recientemente, se logró la captura de siete presuntos integrantes que tendrían relación con la tortura de este hombre, pero también cargarían con otra serie de delitos.

Dos comerciantes los señalan de cobrarles dinero a la fuerza para condicionar sus trabajos en la ciudad. Prueba de ello serían las siete oportunidades en las que les entregaron la plata con el propósito de que no obstaculizaran sus negocios, así quedó relatado en el proceso de investigación que adelantó un fiscal especializado de Medellín.

También están siendo procesados por el desplazamiento de una familia con dos menores de edad en febrero de 2021. Al parecer, con base en alerta que llegó al ente de acusación, al hogar habría llegado un mensaje donde les exigían el pago de doce millones de pesos a cambio de no atentar contra sus vidas. Como no tenían los recursos, abandonaron la casa.

En las acusaciones contra los integrantes de Los Paracos del Pesebre también apareció la Policía Nacional del Área Metropolitana del Valle de Aburrá. El trabajo adelantado por las unidades de esta institución daría cuenta de la supuesta responsabilidad en un homicidio que tuvo lugar el pasado 7 de mayo de 2021 en el sector de Fuente Clara.

Frente a este panorama, a las siete personas que fueron capturadas se les sumó los delitos de concierto para delinquir agravado, secuestro simple agravado, tortura, desplazamiento forzado agravado, extorsión, homicidio agravado y porte de armas de defensa personal agravado. Sin embargo, pese a la evidencia, no aceptaron las faltas ante el juez.