Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/24/2019 1:36:00 PM

¿Por qué cada vez más gente viaja a los lugares donde ocurrieron tragedias humanas?

Las visitas a lugares en dónde sucedieron tragedias humanas, masacres o grandes asesinatos encabezan hoy los destinos más apetecidos por los turistas. Expertos explican el atractivo de esta curiosa manera de pasar vacaciones.

Turismo macabro o tanatoturismo: ¿Por qué viajar donde ocurrieron tragedias humanas? Muchos turistas quieren ir a Chernóbil para constatar lo que dijo la serie de HBO sobre el accidente nuclear. En 2016 recibió 36.000 visitantes. Foto: Ap
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

"Si alguna vez decide venir a Kiev, debería considerar este increíble lugar. Fui con mis amigos y es probablemente la mejor excursión de mi vida. ¡No se lo pueden perder! Observar los árboles que crecen a través de propiedades o encima de ellas y ver la vida silvestre fue algo maravilloso. Volveré”.

Así describe un turista su experiencia de viaje en abril de 2019 en TripAdvisor, el sitio web especializado en turismo. Podría referirse a una majestuosa montaña o un exuberante parque nacional. Pero en realidad habla de Chernóbil, la central de energía nuclear que explotó en 1986 y causó uno de los desastres más grandes de la historia del siglo XX, tanto en daños como en vidas.

Sugerimos leer: Por qué el ser humano está programado para la pereza

Chernóbil y la fantasmagórica ciudad de Prípiat estarían en el último lugar de los destinos de un turista común. Pero hoy ambas encabezan la lista de lugares más populares en la categoría de turismo oscuro, que abarca sitios asociados a tragedias y atrocidades. El profesor John Lennon y otros académicos de la Universidad de Glasgow acuñaron la expresión al analizar por qué a la gente le interesa visitar los lugares clave en el asesinato de John F. Kennedy en Dallas, Estados Unidos.

Pero la costumbre de visitar estos lugares no surgió ahora. Algunos expertos incluso señalan que el coliseo romano fue el primer destino de turismo oscuro en la historia de la humanidad.

La facilidad de viajar y el internet

Últimamente el fenómeno ha crecido y Chernóbil es la más reciente adición a la lista de estos destinos macabros. Allí sucedió una tragedia de grandes magnitudes y el lugar se ha convertido en uno de los más visitados por turistas de todas las nacionalidades, en parte por la popularidad de la serie de HBO que atrajo a más de 8 millones de televidentes.

Desde que nació la categoría, guías de viajes como Lonely Planet incluyen capítulos sobre el tema, y en sitios como TripAdvisor los turistas comparten experiencias.

Según el diario madrileño El País, la cantidad de viajeros ha crecido entre 30 y 40 por ciento desde la emisión del primer capítulo, y en 2019 la cifra total de visitantes podría llegar a 100.000, el doble de 2017. Hay tours de un día y otros de dos, con alojamiento en un edificio adecuado como hotel, con guía privado, todo por más de un millón de pesos. Aunque muchos temen por su seguridad, los operadores advierten que mientras sigan las reglas y no accedan a sitios prohibidos, recibirán una radiación igual a la de un examen de rayos X.

Puede interesarle: Estudio revela que la práctica no hace al experto

El fenómeno crece, entre otras razones, porque el acceso a estos lugares ha aumentado gracias a la facilidad de viajar. Muchos creen que el hecho de que hoy Auschwitz reciba más de dos millones de visitantes al año (en promedio 5.500 diarios) tiene que ver con la proximidad al aeropuerto internacional de Cracovia, Polonia.

Auschwitz se convirtió en un sitio de memoria en 1947 y en un museo en 1955. En 2016 atrajo a 21 millones de turistas. En Medellín, la tumba de Pablo Escobar (abajo) resulta imperdible para los turistas.

Además, hay mas conciencia de este tipo de viajes gracias a las redes sociales y a internet. Desde que nació la categoría, guías de viajes como Lonely Planet incluyen capítulos sobre el tema, y en sitios como TripAdvisor los turistas comparten experiencias. El turismo masivo también ha llevado a que muchos quieran ir a lugares más novedosos.

El renombrado turista oscuro Peter Hohenhaus ha visitado 650 lugares macabros en 90 países y los ha catalogado en su sitio web. Él considera que las nuevas generaciones creen que es mucho más interesante ir a Sarajevo que a una ruina romana. “Todo el mundo vio esa guerra en las noticias y por lo tanto siente esa tragedia más cercana a su propia biografía”. Entre sus destinos oscuros preferidos está Chernóbil porque “es un viaje al pasado, a la era soviética, y al mismo tiempo a un futuro apocalíptico”.

Sugerimos leer: Contaminación auditiva: cómo el ruido de su casa u oficina afecta su estado de ánimo

Algunos no lo disfrutan ni lo promueven. Felipe Londoño, experto en turismo, señala que nunca va a estos lugares ni los ofrece en su agencia de viajes porque no vale la pena ir a sufrir en vacaciones en vez de visitar lugares más amables. “Uno va a Auschwitz y sale atacado llorando. Es muy duro”. Otros creen que el fenómeno es voyerista y que tiene un trasfondo morboso.

Pero otros piensan que viajar tiene un componente voyerista de por sí y que el morbo en realidad corresponde a la necesidad de acercarse a la propia mortalidad. “Cuando tocamos el recuerdo de la gente que se ha ido nos mirarnos a nosotros mismos”, dice Philip Stone, de la universidad de Lancashire y director del centro de investigación de Turismo Oscuro, tal vez el academico más experto en el tema. Explica que los humanos se han divorciado tanto de la muerte, que tienen que buscarla en forma de paquete turístico. “Podríamos ser nosotros en ese bombardeo o en esa atrocidad. Ahí hacemos relevante nuestra propia mortalidad”, añade.

Más de 100.000 personas murieron por orden del dictador Pol Pot. En el museo (arriba), la gente puede ver más de 5.000 calaveras de algunas de las víctimas. El monumento y museo del 9/11 (abajo) ha recibido aplausos por representar el desastre y su impacto.

Tong Lam, autor del libro Abandoned Futures, señala que este tipo de turismo ayuda a negociar las ansiedades generadas por las amenazas existenciales que el ser humano enfrenta, como el cambio climático.

Puede interesarle: ¿Qué es el Área 51 y por qué causa tanta fascinación?

Todas las ciudades tienen un pasado trágico: París, la revolución francesa; Berlín, los nazis, y para no ir más lejos, Colombia tiene a la Medellín de Pablo Escobar, un destino disparado por cuenta de Narcos, la exitosa serie de Netflix. Los lugareños quisieran promover el turismo en Colombia por razones diferentes al narcotráfico, pero a diario extranjeros se toman selfies en la tumba del capo, y otros, incluso, viven una experiencia más allá, guiados por sus familiares y sus lugartenientes, como hizo David Ferrier en la serie Dark Tourist.

Muchos critican este tipo de turismo, pero Lennon considera que es necesario mostrarlo al mundo porque, de no hacerlo, llevaría a futuras generaciones a ignorar estos periodos terribles de la historia humana. “Este tipo de turismo, así como nuestra historia oscura, nos ayuda a entender lo que significa realmente ser humano”. 

El top cinco

Según los expertos, estos son los destinos oscuros más populares.

• Chernóbil: la explosión del reactor 4 produjo el mayor desastre nuclear de la historia. 36.000 personas la visitaron en 2016.

• Auschwitz: en el más grande campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial, los nazis asesinaron a más de 1,5 millones de judíos.

• Museo y monumento del 9/11: construidos en el cráter que dejaron las torres gemelas al desplomarse tras los ataques terroristas.

• Campos de la muerte en Camboya: en 300 lugares de este país hubo matanzas masivas.

• Pompeya: en el año 79 el Vesubio hizo erupción y sepultó con su lava toda la ciudad.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.