fauna

Autoridades piden no cazar felinos que puedan aparecer en zonas rurales pobladas del Valle del Cauca

Según la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), con el confinamiento de los seres humanos en sus viviendas, felinos y osos podrían acercase a las áreas pobladas de la ruralidad, lo que desataría ataques a la fauna doméstica de los campesinos. Recomienda ubicar espantapájaros para ahuyentarlos y reportar cualquier caso.


En el mundo hay reportadas 36 especies de felinos, de las cuales seis hacen presencia en el territorio colombiano: el jaguar (panthera onca), el puma (puma concolor), el ocelote (leopardus pardalis), el margay o tigrillo (leopartdus wiedii), la oncilla o leopardo tigre (leopardus tigrinus) y el jaguarundí (puma yagouaroundi). 

Según la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el leopardo tigre es una especie vulnerable a la extinción, mientras que el jaguar, puma y margay se encuentran casi amenazados. Solo el ocelote y jaguarundí están listados en la categoría de preocupación menor.

El jaguar es el felino más emblemático de Colombia. Está fuertemente amenazado por la deforestación y cacería. Foto: cortesía ISA.

En las más de 2,2 millones de hectáreas que conforman el departamento del Valle del Cauca, un territorio vasto y biodiverso que alberga zonas montañosas, planas y costeras, hace presencia este grupo de felinos, en especial el puma, animales enigmáticos que durante los días de la cuarentena han regresado a las zonas donde antes el hombre se los impedía. 

Le puede interesar: SOS por el jaguar, el tercer felino más grande del planeta

“Con motivo de las medidas de emergencia por el coronavirus, que incluyó la restricción a la movilización de vehículos y personas en todo el territorio nacional, se puede observar la presencia de la fauna silvestre que ingresa a diferentes ambientes tanto urbanos como rurales”, informó la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC). 

En el Valle del Cauca, el puma es uno de los felinos con mayor presencia en las zonas rurales pobladas. Foto: CVC.

Ante esto, la entidad advierte que es posible una mayor presencia de felinos, al igual que osos, cerca de las viviendas en zonas rurales, lo que podría desatar encuentros entre los animales y humanos y posibles ataques a la fauna doméstica de los campesinos. 

Maricel Peña, profesional universitaria de la CVC, asegura que el desplazamiento de estos felinos se produce generalmente por la ampliación de las fronteras agrícolas, fragmentación de los hábitats, cacería de especies de las cuales se alimentan y quemas y talas que alteran los corredores biológicos y el cambio climático.

Hace pocos días, la CVC liberó un ocelote que había caído en una trampa de los cazadores. Fotos: CVC.

“Debido a estos impactos, los felinos y otros mamíferos como osos buscan nuevas rutas para alimentarse, lo que los obliga a vivir en lugares más cercanos a poblaciones humanas y a depredar animales domésticos, casos que podrían presentarse aún más por el aislamiento preventivo obligatorio debido a la poca presencia humana”, menciona la experta.

¡No los cacen!

La CVC le hace un llamado a los campesinos y pobladores rurales para que eviten al máximo conflictos con los felinos que aparezcan cerca de sus hogares. La primera recomendación es no cazarlos. “Usualmente, los tiros de escopeta solo los hieren y un felino herido no puede cazar apropiadamente a sus presas silvestres, por lo tanto, ataca al ganado”.

Por los cañaduzales del Valle del Cauca también es posible avistar varias especies de felinos. Foto: CVC.

Para encerrar de noche a los animales domésticos que son presa fácil de los felinos, como chivos, ovejas, ganado y caballos, la entidad recomienda utilizar corrales y cercas eléctricas cerca de las casas y lejos de los bosques.

Le puede interesar: El feliz retorno a la libertad de una hembra tigrillo en el Valle del Cauca

Hay que establecer reservorios de agua alejados de zonas boscosas, para evitar así la concentración de ganado y demás animales. Recomendamos evitar el pastoreo del ganado en fuertes pendientes, pues los pumas son tan ágiles que se desplazan fácilmente en zonas irregulares”, menciona la CVC.

Como los felinos son animales nocturnos que les gusta cazar en la oscuridad, los campesinos deben hacer uso de luces en los corrales para alejarlos. “Una buena opción es hacer recorridos con perros para que marquen territorio con su orina en los postes de las cercas y reducir al mínimo el número de individuos enfermos y débiles, manteniendo un buen control sanitario”.

Varias especies de osos también podrían acercase a las viviendas de las zonas rurales durante la cuarentena. Foto: CVC.

Por último, la CVC sugiere encender fogatas controladas o utilizar bengalas en las noches. “Los campesinos pueden ubicar espantapájaros en partes donde se tiene conocimiento que merodean los pumas. Así, los felinos creen que es una persona y se alejan”. 

Los felinos silvestres no ven a los humanos como presas potenciales. Todo lo contrario, tienden a huir ante la presencia de personas. “La manera de ahuyentarlos es quedarse quieto y levantar los brazos, de modo que la persona se vea más grande que él. Los felinos son animales temerosos que al salir de su hábitat se sienten indefensos. Por ello, al ser sensibles al ruido, se recomienda tener sirenas en las viviendas, pitos o alarmas para ahuyentarlos”.

En el caso de avistar algún felino en el Valle del Cauca, la CVC afirma que la ciudadanía deben comunicarse con la entidad (620 6600) o con la línea 123 de la Policía Nacional, o reportar el suceso al correo atencionalusuario@cvc.gov.co.