Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/23/2018 12:00:00 AM

Cómo entender a China desde Occidente

Tenemos que derribar ciertas creencias y resistencias ante el pueblo chino. El suyo es un país amistoso, con una historia milenaria y una economía ejemplar. El escritor de este texto reflexiona al respecto.

Cómo entender a China desde Occidente "China es un pueblo que históricamente ha respetado la libre autodeterminación del resto del mundo. No se preocupa por interferir en las luchas de otros Estados porque trabaja por ser el mejor". Foto: Esteban Toro Martínez

Con frecuencia, me preguntan cómo mirar a China desde Occidente y siempre empiezo por lo elemental. Estamos hablando de la nación más poblada del mundo y de la cultura milenaria con más historia. Del país donde se hace toda la gama de productos manufacturados, tecnológicos, textiles y electrónicos. Por ello hace varios años se le ha llamado la “fabrica del mundo”. China es más, siempre más. Eso es lo primero que debemos entender.

Además, es un pueblo que históricamente ha respetado la libre autodeterminación del resto del mundo. No se preocupa por interferir en las luchas de otros estados porque trabaja incansablemente por ser el mejor.

Le puede interesar: Lo que debemos aprender del modelo de crecimiento de China

Llevo casi toda mi vida forjando una relación cercana con el gigante asiático. Hace 41 años apoyé la conformación de la Asociación de la Amistad Colombo China con el propósito de maravillarnos y conocer a la civilización más antigua del mundo. Un país de grandes proporciones y cifras exorbitantes que, por encima de todo, es amistoso y familiar. No hay que temerle. Dejemos de lado nuestras resistencias ante la que considero la primera potencia del mundo.

En cuanto a las relaciones comerciales recuerdo que para 1985 existía en Colombia una franquicia de una empresa estadounidense de ropa interior. En ese entonces, China aún no era la potencia textil que es hoy, así que buscaba aliados en otras partes del mundo. Se hicieron los primeros acercamientos y cuando los chinos pusieron las condiciones, los representantes colombianos se dieron cuenta de que la producción requerida mensual no alcanzaba la cifra de lo que podían hacer en su mejor año. Una anécdota que sirve para ilustrar las dimensiones del país y de su industria.

Lea también: En China, al embajador de Colombia le dio una particular ‘fiebre amarilla’

Por eso, en cuanto a los asuntos comerciales e industriales, en Occidente debemos entender a China como una nación amiga más que como un socio en condición de igual. No hay espacio para la comparación, aunque sí es cierto que en los últimos años hemos avanzado en las relaciones bilaterales. Pero sin duda, las discusiones económicas no deben interferir con la fraternidad. En la Asociación de Amistad Colombo-china, quisimos hacer negocios con algunos comerciantes, y un embajador de China, nos dijo: “No mezclen los negocios con la amistad”, porque en ellos siempre hay intereses que terminan fracturando esos lazos.

*Presidente de la Asociación de la Amistad Colombo China.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1968

PORTADA

Uber y el eterno debate para regular las plataformas

El pleito con Uber es solo la punta del iceberg del fuerte pulso regulatorio y de competencia que tienen las plataformas con el Gobierno. Los impuestos y los vínculos laborales son la papa caliente del debate. ¿Se podrá llegar a un acuerdo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1968

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.