Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/27/2019 12:00:00 AM

“Colombia es agua por todos lados”

Lo dice el escritor bogotano Gonzalo Mallarino, quien recuerda en este texto todos los ríos, mares y corrientes peligrosas, que han marcado su vida e inspirado sus ficciones.

Gonzalo Mallarino habla sobre aventuras en ríos y mares Un bote durante una tormenta en altamar. Foto: Gettyimages

Una imagen imborrable para nosotros es la de los vapores que subían por el río Magdalena, hasta el puerto de Honda. Veo las fotos y los grabados antiguos. En la cubierta, las mujeres de trajes anchos mirando las orillas. Y los hombres de cuello de pajarita y sombrero panamá. Pienso ahora en los besos trémulos de Florentino Ariza a Fermina Daza, en la cabina de un vapor de aquellos, llena de perfumes y de velos, en El amor en los tiempos del cólera.

Y el trajín de los puertos marítimos, desde que empezamos nuestro comercio con el mar. Y los primeros astilleros, ya en los tiempos modernos, los primeros diques flotantes, los primeros barcos de la flota nacional. El ARC Caldas, al que una ola inmensa se le metió por la chimenea y le apagó una de las calderas. El golpe del agua barrió de la cubierta a un oficial y ocho marinos. Después se supo que un hombre se salvó y estuvo a la deriva diez días. Es el protagonista de Relato de un náufrago, de García Márquez, otra vez.

De niño, pasábamos en lancha frente a la isla de Tierra Bomba y los leprosos nos decían adiós desde el lazareto. Y muchos años después, con Carmen, mi mujer, y los hijos chiquitos, encallamos frente al Canal del Dique viniendo de las islas de San Bernardo. Unos pescadores nos ayudaron. Sentimos mucho miedo del mar.

Y el río, los ríos. Hay dos ríos personales a los que quiero. El que cruzaba Santa Rita, mi barrio de la infancia en Cali, y al que bajaban a lavar las mujeres negras. Y el río de la juventud en Sasaima, donde besé las trenzas rubias de mi prima María Teresa. Yo creo que a todos los colombianos nos recorre un río por dentro.

Ve también: El río Atrato tiene la palabra

Ahora veo al capitán Ahab, del Moby Dick de Melville, en su persecución obsesionante y cargada de odio. Veo el naufragio del Narciso, en la novela de Conrad. Recuerdo con cariño al viejo Simbad, en los relatos del gallego Álvaro Cunqueiro. Pienso en el terrible mar de ciertas sentencias de T.S. Eliot. Y en las ‘naves cóncavas’ de los griegos y el mar Egeo, al que vi con estos ojos. Sentí el ruido dulce que hacían las piedrecillas rojas y volcánicas, en una playa.

También estoy sintiendo el calor y la sed terrible de Ultramarine, en la novela de Malcolm Lowry. Y recuerdo con tristeza al poeta Hart Crane, que saltó por la borda y se arrojó a las aguas del Golfo de México. Su padre, qué ironía, era un hombre muy rico, dueño de una fábrica de dulces y caramelos, el inventor del los famosos Life Savers. No pudo salvar a su propio hijo del mar y de la angustia.

*Escritor

EDICIÓN 0

PORTADA

Atrapados en Wuhan

En una dramática situación, 14 colombianos se encuentran a la deriva en el epicentro del coronavirus en China. SEMANA habló con ellos y revela el calvario que están viviendo

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1972

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.