Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/16/2014 12:00:00 AM

Así se mueven los hidrocarburos en Colombia

Una red de 7.000 kilómetros de oleoductos y poliductos atraviesa el país. Estos transportan el crudo y derivados como la gasolina, a las diferentes regiones. Construirla fue una proeza.

Así se mueven los hidrocarburos en Colombia A través de la red de oleoductos del país se estánextrayendo hoy 860.000 barriles diarios de crudo. Foto: iStock

A comienzos de la década de los veinte, cuando las primeras explotaciones petroleras comenzaron a dar resultados, llevar el crudo desde los campos hasta las costas colombianas para exportarlo a países como Estados Unidos dejó de ser un sueño. De hecho, se convirtió en una necesidad apremiante entre las compañías extranjeras, como la gigante Standard Oil Company, conocida como Jersey Standard.

En 1926 comenzó a funcionar el oleoducto de la Andian National Corporation, que fue una proeza de ingeniería de la época y conectó a los pozos de Barrancabermeja y el Caribe. Este se convirtió en la piedra angular y el referente de otras extensas tuberías que comenzaron a construirse en el país en las décadas siguientes, y que aún mueven crudos y derivados. Hoy, el transporte de hidrocarburos está soportado en más de 7.000 kilómetros de tubos, estaciones de bombeo y centrales de almacenamiento.

Desde esa época y hasta la primera mitad del siglo pasado, compañías como la Andian, la Royal Dutch Shell, Texaco y la South American Gulf Company fueron las responsables de tender más de 1.100 kilómetros de tuberías que tenían la capacidad de transportar a diario más de 111.000 barriles de petróleo. A comienzos de la década de los cincuenta, cuando el Estado creó Ecopetrol, el plan para doblar la red de oleoductos empezaba a vislumbrarse, pues la demanda de hidrocarburos, la actividad en la refinería de Barrancabermeja y la producción exportadora del país aumentaban.

En los años sesenta se sumaron más líneas para conectar a Santa Marta con El Zulia, en la frontera venezolana, y para unir a Orito, Putumayo, con Tumaco, en el Pacífico. El transporte de derivados a través de poliductos también llevó a la estatal petrolera a tender redes que para finales de la década sumaban 1.300 kilómetros.

Tras el aumento de la producción y de la exploración, Ecopetrol reforzó el transporte de productos y construyó oleoductos estratégicos como Dina-Puerto Salgar y el de Ayacucho, este último, para unir a la refinería de Barrancabermeja con El Zulia y Tibú.

Tambien le puede interesar: Liberar o no, precios de los combustibles

Pero fue en los años ochenta, con el descubrimiento del yacimiento Caño Limón, en Arauca, que se dio luz verde a la firma Occidental para ejecutar una tubería sin precedentes, la de Caño Limón–Coveñas, que constaba de 771 kilómetros para mover 220.000 barriles al día. En esa misma década fueron construidos los oleoductos Colombia, Central del Llano y Central S.A –este último con una extensión de 800 kilómetros–. Con ellos se reforzó la red nacional y se pudo evacuar petróleo del Meta, Casanare y de importantes campos como Cusiana y Cupiagua.

“Después de esas primeras décadas, entre 2005 y 2016, el país invirtió en el transporte de hidrocarburos. Se estimó que la red de oleoductos debía soportar una producción de 1.200.000 barriles diarios, pero hoy estamos extrayendo 860.000”, apunta Julio César Vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), quien está convencido de que los 7.000 kilómetros actuales de arterias y venas que mueven el oro negro nacional, por ahora, son suficientes.

¿Tarifas competitivas?

Producir un barril en Colombia, de acuerdo con un documento de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), cuesta hoy 16,3 dólares, en promedio; 8,6 de ellos, es decir, más del 50 por ciento, corresponden a transporte –oleoductos o carrotanques–. Sin embargo, el promedio mundial muestra que por barril se gastan 4 dólares en transporte y costos administrativos.

“Se debe buscar un balance entre una infraestructura robusta e inversionistas de alto valor, para llegar a tarifas competitivas. Hay oleoductos que son más costosos que otros para mover el petróleo”, dice Vera, quien cree que la discusión sobre las tarifas para las tuberías, y en la que el gobierno tiene un gran peso, debe centrarse en la competitividad, la confiabilidad, la modernización y la búsqueda de menores costos.

Así mismo, un documento de la ACP resalta que: “La mayoría de empresas considera que hay importantes oportunidades de mejora en las tarifas de oleoductos, al punto que una tercera parte de las encuestadas mencionó que reducirlas debería ser una de las prioridades en la agenda regulatoria del gobierno”.

Francisco José Lloreda Mera, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana del Petróleo, afirma que “la nueva metodología tarifaria que defina el Ministerio de Minas y Energía deberá estar orientada a promover una mayor competitividad y garantizar la sostenibilidad de la operación de los oleoductos. Para el sector es fundamental que exista una regulación que incentive nuevos proyectos exploratorios y de producción; y que ofrezca a los transportadores la posibilidad de hacer inversiones en su infraestructura”.

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.