Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/14/2018 12:00:00 AM

Los retos de la industria petrolera colombiana

La industria petrolera ha mirado hacia delante desde la primera concesión en Tibú en 1930 y lo que deberá hacer ahora que está ante el dilema de buscar más hidrocarburos.

Los retos de la industria petrolera colombiana Cuando se perfora un pozo petrolero este se sella con acero y concreto para evitar la contaminación de cuerpos acuíferos. Foto: iStock

No podemos desconocer la relevancia de la industria petrolera para la economía colombiana y las finanzas de la Nación. Los aportes llegaron a ser más del 20 por ciento de los ingresos corrientes del gobierno. Sin embargo, las reservas de petróleo no alcanzan para más de seis años, según las actuales estadísticas de British Petroleum.

La viabilidad de la industria dependerá de la efectiva reducción del riesgo regulatorio, de la incentivación de la exploración, la promoción de los proyectos para aumentar el factor de recobro –que hoy es solo del 18 por ciento–, y de un riguroso análisis de la posibilidad de extraer crudo mediante la técnica del fracking en el Magdalena Medio, lo cual puede significar un aumento de 15 años de las reservas.

Por otro lado, dependerá también de los lazos de confianza en los territorios. La industria debe tener un efecto económico y de transformación social permanente, y no solo temporal, para apoyar el desarrollo productivo de las áreas con proyectos que generen empleos y de calidad.

Así mismo, es necesario fomentar la industria de servicios petroleros basada en investigación y desarrollo (I&D), y aumentar la competitividad de nuestro país para crear más tejido industrial.

Los éxitos exploratorios de grandes hallazgos, fruto de los contratos de asociación como Apiay (1981), Caño Limón (1983), Cusiana (1989) y Cupiaga (1993), permitieron recuperar la autosuficiencia perdida durante los años setenta. No obstante, los bajos precios internacionales de finales del siglo pasado desincentivaron la inversión extranjera y generaron una década pérdida.

También le puede interesar: 19,2 billones de pesos para regalías gracias al petróleo

En medio de este difícil escenario surgió la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) y se presentó un cambio de los contratos de asociación a contratos de Evaluación Técnica (TEA) y contratos de Exploración y Producción (E&P) en 2003. A todo esto se sumó otro hecho que contribuyó a revivir el positivismo de la industria: la democratización accionaria de Ecopetrol, que aumentó su rentabilidad, incrementó su productividad y fortaleció su gobierno corporativo.

*Profesor de la Maestría de Ingeniería de Petróleos de la Universidad de los Andes.

EDICIÓN 1955

PORTADA

Prueba de fuego

Con la caída de la Ley de Financiamiento, el presidente Iván Duque se juega su capital político por sacar adelante las reformas económicas esenciales para el país. ¿Habrá crisis ministerial?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.