Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/25/2018 12:00:00 AM

¿Qué hacer con la mano de obra calificada que llega de Venezuela?

Valorarla y aprovecharla para fortalecer la producción nacional. Está comprobado que las migraciones bien administradas son una gran ayuda para la economía. Así lo confirman los expertos.

¿Qué hacer con la mano de obra calificada que llega de Venezuela? El 16 por ciento de los venezolanos que llegan a Colombia cuentan con título universitario. Foto: Getty Images

Aunque la llegada de ciudadanos venezolanos a territorio colombiano no es una historia nueva, su reciente arribo masivo –derivado de la profundización de una crisis económica y social que aún no se detiene– ha puesto a prueba no solo al mercado laboral del país, sino a las instituciones gubernamentales y locales en temas como la atención humanitaria, la educación y la seguridad, entre otros.

Pero más allá de esta coyuntura, que ha provocado que más de 1 millón de venezolanos se encuentren en suelo colombiano, la diáspora ha dejado en evidencia otra realidad que no ha sido del todo escudriñada: el ingreso de profesionales competentes que buscan abrirse paso en las diferentes ciudades y que, además, están en capacidad de aportar a la economía del país.

Prueba de ello es que a Colombia han llegado desde 2012 –e incluso antes– expertos en petróleos, desarrolladores de software, médicos, economistas, profesores universitarios y miles de ciudadanos con altos niveles de educación.

“Estos migrantes calificados pueden ayudarle a nuestra nación por medio de la transferencia del capital laboral, cultural y humano que traen. Hay venezolanos muy capacitados que estamos desaprovechando, en sectores como el académico y el financiero”, sostiene Stephanie López, profesora e integrante del Grupo de Investigación de Migraciones y Desplazamientos de la Universidad Nacional de Colombia.

Sin embargo, señala la académica, quien ha estudiado en detalle este fenómeno, los migrantes venezolanos necesitan obtener la condición de regularidad para poder acceder a un empleo. “Regularizarlos los saca de la trampa laboral. Además no hay que olvidar que estos ciudadanos son consumidores que, sin duda, le ayudan a la economía colombiana”.

Lea también: Las migraciones pueden ser muy positivas para el país que las recibe

Ahora bien, al poner el fenómeno en cifras, Migración Colombia muestra que, de los más de 1 millón de venezolanos que han ingresado al país, casi la mitad están en condición de regularidad. De esta suma, 442.000 de ellos tienen el Permiso Especial de Permanencia para trabajar de manera formal. En contraste, las cuentas que ha hecho el gobierno colombiano revelan que cerca de 442.462 migrantes son irregulares y han cruzado la frontera por múltiples puntos en los últimos 16 meses.

Y aunque Colombia tradicionalmente ha sido apática a la recepción de extranjeros, la migración venezolana, de acuerdo con Leonardo Villar Gómez, director ejecutivo de Fedesarrollo, “nos puede traer grandes beneficios en el largo plazo. Los migrantes son típicamente emprendedores y sus niveles de educación son mayores a los del colombiano promedio”. Si estos ciudadanos se incorporan de forma adecuada al mercado laboral, afirma, contribuirán a la productividad y a la generación de ingresos en beneficio de nuestra sociedad.

“Las migraciones bien administradas son una buena posibilidad para la economía. Por ello, el Estado debe tener un diagnóstico claro que le permita a Colombia aprovechar las habilidades de los ciudadanos extranjeros. Así mismo, es necesario saber cuáles son sus talentos y sus necesidades en materia social”, aseguró José Manuel Restrepo, antes de posesionarse como ministro de Comercio, Industria y Turismo. Y resaltó que no deben dejarse de lado las presiones que ha generado el arribo de venezolanos al mercado laboral de ciudades como Valledupar y Cúcuta.

Etapas del éxodo

Germán Umaña, director de la Cámara de Comercio Colombo Venezolana y experto en asuntos migratorios, explica que la primera etapa de la migración desde Venezuela estuvo soportada en el aterrizaje de inversionistas y empresas del vecino país: “Eran inmigrantes con dinero y trabajadores que crearon empresas en Colombia”.

Ahora bien, tras esta segunda oleada, llegaron al mercado laboral profesionales como médicos, economistas y docentes. Sin embargo, en zonas de frontera –agrega Umaña–, persiste una explotación en comercios, restaurantes, bares, entre otros sectores, de los venezolanos que se encuentran en condición de irregularidad.

Más allá de la situación actual, “tenemos motivos de agradecimiento con Venezuela ya que allí ingresaron 5 millones de colombianos en las décadas de los setenta y ochenta. Es claro que la migración venezolana tiene rendimientos a escala muy importantes que deben aprovecharse”, puntualiza Umaña.

*Periodista.

EDICIÓN 1979

PORTADA

SOS a la economía

La crisis del coronavirus tiene a la economía colombiana en emergencia. Se requiere pensar en fórmulas rápidas y drásticas para evitar un colapso. ¿Cuáles son las opciones?

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1979

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.