Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/26/2019 12:00:00 AM

"Soy docente de un aula llamada Sabaneta"

El alcalde del municipio, Iván Alonso Montoya, explica cómo ha hecho de la pedagogía una bandera de su gobierno.

Educación en Sabaneta, según el alcalde Iván Montoya Iván Alonso Montoya, alcalde de Sabaneta. Foto: Óscar Garcés.

Sabaneta es el municipio más pequeño de Colombia. Tiene una extensión de 15 kilómetros cuadrados. Medellín es 25 veces más grande y en Bogotá, por ejemplo, cabrían 118 Sabanetas.

En la última década la ciudad experimentó una urbanización acelerada, pasó de tener 54.595 habitantes en 2009 a 103.217 en 2018. Este crecimiento se produjo porque las empresas constructoras –debido a que había menos exigencia en el cumplimiento de los trámites y requisitos para la adquisición de licencias urbanísticas– proyectaron hacer de Sabaneta una ‘ciudad dormitorio’ para las personas que laboraban en otros municipios del Valle de Aburrá; la idea era que el territorio se convirtiera en un lugar de descanso donde las personas solo fueran a dormir y las actividades de su vida cotidiana las desarrollaran por fuera del municipio. Debido al crecimiento de la población Sabaneta enfrentó problemas que antes no tenía, como disminución de sus zonas verdes, deficiencia de redes de acueducto y alto flujo vehicular.

En el año 2016 fue electo el alcalde Iván Alonso Montoya, un docente que decidió dedicarse a la política. Él les propuso a los sabaneteños un cambio en la planificación de la ciudad: reguló la altura de las construcciones, protegió más de 47 hectáreas de reserva natural, creó 35.000 metros cuadrados de andenes y realizó 25 megaobras de espacio público y vías.

Vea también: La Manhattan del Aburrá

Antes de llegar a la Alcaldía, Montoya fue docente del Colegio Gimnasio Los Alcázares, coordinador del Colegio Montessori y rector del colegio Fuentes del Río, en Cota; además, fue secretario de Educación de Sabaneta entre 2001 y 2003. SEMANA habló con él sobre el pasado, presente y futuro del municipio.

SEMANA: Usted es docente, ¿qué lo llevó a cambiar las aulas por la administración pública?

IVÁN ALONSO MONTOYA: Desde 1987 soy docente y he entendido que la pedagogía es la solución a los problemas sociales. Cuando era secretario de Educación entendí que requería injerencia y recursos para lograr un cambio a través de la formación, por eso decidí ser un alcalde educador que invierte la mitad del presupuesto en este sector. Soy un docente en un aula llamada Sabaneta.

SEMANA: Una de sus banderas de campaña fue la reestructuración al PBOT, ¿cómo ha avanzado ese proceso?

I.A.M.: Cuando asumimos la administración nos encontramos con que en el PBOT no había un crecimiento organizado de la ciudad, porque muchas empresas construyeron, se fueron y nos dejaron sin espacio público. El primer reto fue reestructurar el PBOT, luego recuperar el espacio público y proteger las zonas verdes. Nuestras acciones buscaban desarrollo y progreso, pero sin desorden.

SEMANA: Esta administración declaró 473.000 metros cuadrados como áreas protegidas, ¿con esto buscaban desacelerar la urbanización?

I.A.M.: El Sistema Integrado de Áreas Protegidas que incluye el nuevo PBOT busca que ninguna administración futura vaya a vender el espacio verde, que es de todos. La industria de la construcción le debe a Sabaneta compensaciones de espacio público que equivalen aproximadamente a 20 canchas de fútbol. Mediante la compra de terrenos de dos grandes fincas, El Canalón y Bellavista, logramos tener un área de reserva natural protegida equivalente a 66 canchas de fútbol.

SEMANA: ¿Cuál ha sido el impacto de las políticas públicas que ha liderado en las poblaciones vulnerables?

I.A.M.: Lo único que permite que los buenos procesos continúen son las políticas públicas. La política de familia prioriza la salud mental, la de jóvenes prioriza la educación de los desescolarizados y previene el consumo de sustancias psicoactivas; la que está dirigida a la población en condición de discapacidad busca que la ciudad sea más amable para esta. Las políticas para las poblaciones rurales nos han llevado a descentralizar todas las ofertas públicas y que lleguen hasta las veredas. Todo esto es el insumo de los futuros gobernantes y la comunidad será veedora.

SEMANA: ¿Por qué quiere que lo recuerden los sabaneteños?

I.A.M.: Por ser un alcalde educador que logró ver que cada espacio público y cada proyecto de la ciudad debe educar, incluir y construir comunidad, como si fuera una familia.

*Periodista.

 

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.