arte

Fernando Botero y sus obras más representativas

En el natalicio del pintor, se recorren algunas de sus obras más importantes.


Fernando Botero es reconocido por ser el pintor y escultor colombiano más importante en el mundo. Su estilo único y fácil de identificar ha sido merecedor de diferentes premios tanto nacionales como internacionales.

Sin embargo, el hoy conocido como un artista de vanguardia, en sus inicios fue rechazado por muchos, pues cuando Botero comenzó a surgir el arte, se estaba moviendo por caminos conceptuales que chocaban con la idea del pintor. Aunque este es conocido por sus famosas ‘gordas’, siempre ha explicado que él no tiene interés por representar ‘la gordura’, sino en cambio, se mueve por demostrar el valor del volumen.

Hoy, en su natalicio, se recorren las 12 obras que más impacto tuvieron en su carrera y en el mundo artístico, según la especialista en Artes, Literatura Comparada e Historia, Andrea Imaginario.

6 obras para comprender la importancia de Botero

1. La camera degli sposi (homenaje a Andrea Mantegna II)

Esta obra fue un homenaje a la obra de Andrea Mantegna ll. En la obra original se aprecia el sentido de pulcritud, se ven las figuras definidas y con una gran relación entre el color y la luz. Por otro lado, en la obra de Botero se pierde el espacio, no existe un juego de luces y sombras, y los personajes son claramente voluminosos. Cuando el pintor presentó esta obra en el XI Salón Nacional de Artistas Colombianos en el año 1958, recibió un rechazo inminente, pues la obra, según reseña la especialista, fue tomada como una ofensa contra la tradición artística.

Sin embargo, no sería hasta 1966, cuando Marta Traba, crítica de arte, argentino-colombiana, escribió para El Tiempo su mirada y apreciación positiva de esta, logrando el primer lugar de la obra del salón.

2. Obispos muertos

Según reseña Imaginario, en esta obra Botero ironiza la vida y la muerte. En la obra, el pintor apila una serie de cuerpos de obispos vestidos con su característico traje y atributos de poder, unos sobre otros como una montaña. Según la investigación, esta es una característica y elemento recurrente en la pintura colombiana.

3. La comida con Ingres y Piero della Francesca

En esta obra el tratamiento de volumen empieza a tomar mayor trasfondo, pues no solo se observa en los personajes, sino también en los objetos que utiliza el pintor. De esta forma, la comida toma protagonismo. En la pintura aparece el autorretrato de Botero, mientras comparte una cena con Piero della Francesca, pintor del renacimiento italiano y Jean-Auguste-Dominique Ingres, pintor francés del período neoclásico.

4. La cornada

Es bien sabido el gusto de Botero por la tauromaquia y en esta obra representa el momento exacto en el que un toro le da una cornada al torero. En el rostro del animal se expresa la satisfacción de este. Según asegura la especialista, en este cuadro Botero descubrió la profunda pasión por la pintura.

5. Bodegón con sandía

Esta obra compone parte del grupo de los bodegones o naturalezas vivas representativas del artista. En el cuadro se observan los elementos con volumen superior característico de la naturaleza muerta. Según la experta, en el cuadro se pinta la ironía de los objetos grandes y redondos a pesar de ya serlo, por su naturaleza.

6. La muerte de Pablo Escobar

Botero en un periodo de su vida sintió la necesidad de retratar la realidad del país colombiano a través de su pintura, por lo que la muerte del narcotraficante, que representó un momento crucial para la historia, quedó plasmada como una de sus obras más importantes.