polémica

El sector cinematográfico prende las alarmas: el Gobierno responde

La muy polémica reforma tributaria que el Gobierno trata de pasar incluye un articulo que puso en alerta roja al sector cinematográfico en Colombia. El grito en el cielo y las altas dosis de indignación suscitaron esta respuesta del Gobierno.


Los cines no terminan de abrir, la crisis pandémica no vislumbra final y, encima de todo, ahora el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico se ubica en el centro de una polémica muy encendida pues el cambio de su fuente de financiación no es tema menor. Desde que se comenzaron a desglosar los posibles artículos de la reforma tributaria (inserte aquí el eufemismo de turno para llamarla), sector tras sector ha elevado sus quejas. En esa ocasión, el sector cinematográfico, quizás el más exitoso en tiempos recientes en crecimiento y dinámica, pone su grito en el cielo.

El florero de Llorente

En el centro del debate, este artículo...

ARTÍCULO 31º. APOYO A LA CULTURA. Con el fin de apoyar los objetivos de la Ley 814 de 2003 y la Ley 397 de 1997, a partir del año 2024, los recursos que se le asignen al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico en el presupuesto nacional no podrán ser inferiores a la suma que se recaudó en la vigencia fiscal 2019 por concepto de la contribución parafiscal denominada “Cuota para Desarrollo Cinematográfico”. Dicha suma será ajustada, anualmente, con la inflación.

Este artículo desató el aluvión, no pasó desapercibido, dio pie a cientos de miles de publicaciones en redes sociales e inspiró esta publicación en la plataforma chage.org (que ) que plantea lo siguiente. Dice así:

El pasado 15 de abril el gobierno de Colombia radicó el proyecto de ley de reforma tributaria 2021 con la cual espera obtener $26,1 billones de pesos de ingresos, poniendo el énfasis en lograr mayor recaudo por medio de los impuestos de renta y de IVA, además de tomar medidas de austeridad en el gasto estatal.

En dicho proyecto se plantea derogar los artículos cruciales de la Ley 814 de 2003, más conocida como Ley de Cine. Los artículos derogados son los que crean y reglamentan la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico y el que le otorga al Fondo para el Desarrollo Cinematográfico FDC sus recursos.

Aunque no es toda la Ley de Cine la que se deroga, los artículos implicados son la esencia de esa ley y son los que han permitido la financiación y crecimiento del cine colombiano desde el año 2004, con la consecuencia de que el FDC y sus estímulos llegarán a su fin.

La Cuota para el Desarrollo Cinematográfico y el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico no representan un gasto para el estado. La cuota es una contribución parafiscal, que el sector cinematográfico hace para su propio crecimiento y bienestar.

En términos coloquiales, el FDC es como una gran vaca que ha demostrado su efectividad en lo económico, en lo cultural y en lo social.

Pero ahora el gobierno, de manera inconsulta, acaba con la Cuota para el Desarrollo Cinematográfico y en consecuencia con el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, acaba con algo que no es de él y que no le causa ningún gasto, terminando de ese modo con la gran apuesta del estado y la sociedad colombiana por contar y visibilizar nuestras historias, por crear una industria audiovisual sostenible, y por generar empleo. Todo el sector audiovisual y cinematográfico pierde y sólo ganan los exhibidores, además de que se cierra la posibilidad legislativa para que las OTT entren a aportar a la cuota para el desarrollo cinematográfico, que es la reforma que realmente se necesita.

Exigimos al gobierno y al congreso retirar de la reforma tributaria la derogatoria de los artículos de la Ley 814 de 2003 que se mencionan en la tercera disposición del Artículo 163 del proyecto de ley, lo exigimos como sociedad civil y asociaciones del sector audiovisual colombiano.

Lo que responde el Gobierno

Luego de un tórrido fin de semana de críticas y de zozobra, la respuesta del Gobierno aterrizó muy temprano en la mañana del lunes. Esta dice:

La cultura ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia y el Gobierno Nacional se ha comprometido especialmente a gestionar proyectos y recursos que permitan reactivar sus principales actividades. Por eso, una de las propuestas de la Ley de Solidaridad Sostenible es apoyar el financiamiento del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico.

Esta es la propuesta para apoyar el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC):

· El Gobierno Nacional tiene como propósito proteger y fortalecer el funcionamiento del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico (FDC). Asimismo, tiene como objetivo permitirle que siga evolucionando para mantener el impulso que los cineastas colombianos necesitan para contar las historias.

· Por tal motivo, el Ministerio de Cultura hizo en 2021 y, por primera vez, una adición de $5.000 millones para solventar parte el colapso de la taquilla que lo alimenta.

· Debido a que la taquilla cayó en 82 % por la pandemia en 2020, el Gobierno Nacional propone establecer el 2019 ($33.257 millones anuales) como el valor de referencia de ahora en adelante. El esquema de la parafiscalidad cumplió su ciclo y el futuro del cine colombiano ya no puede estar atado al éxito de la taquilla internacional en un contexto en donde los grandes estudios están migrando a sus plataformas digitales propias.

· La continuidad del apoyo al FDC, que ha sido el mismo por 18 años, no cambiará. De hecho, existen las herramientas jurídicas, como un Conpes sobre el particular, que ha sido suficiente para mantener, por ejemplo, el presupuesto de Batuta por 30 años y el de la Orquesta Sinfónica Nacional por 19 años.

· El Gobierno de Iván Duque está listo para hacer los compromisos necesarios para que, con un ajuste como el propuesto que da sustentabilidad financiera al sistema, se genere una apropiación similar a la existente con el parafiscal.

· La propuesta del Gobierno Nacional va en la dirección de establecer un gasto inflexible, es decir, un rubro presupuestal que no es sujeto de ajustes. Por eso, se plantea un crecimiento constante acorde con la inflación que preserve el poder adquisitivo del instrumento.

· El FDC es un logro que le ha permitido a la industria desarrollarse en todos sus campos; sin embargo, las circunstancias están cambiando de manera radical, y si bien el Fondo puede permanecer con recursos escasos, el ecosistema creado alrededor de él se encuentra en peligro y es preciso buscar alternativas para preservar lo construido en estos 18 años.

· Plataformas digitales como Netflix, Amazon, Apple, entre otras, han generado grandes cambios durante la última década. Si bien la exhibición no va a desaparecer, si va a sufrir cambios profundos y en ningún escenario es previsible un retorno a audiencias como las observadas en 2019, al menos no en una década.

· La responsabilidad del Gobierno Nacional es proponer e impulsar los ajustes al sistema que protejan el ecosistema de producción cinematográfica que con tanto esfuerzo se ha construido desde 2003 con la expedición de la Ley de Cine.