libro

En Jerusalén retorna Sira, la querida protagonista de María Dueñas en “El tiempo entre costuras”

Por: Natalia Torres Hernández * Agencia Anadolu

La nueva novela de la afamada escritora española, “Sira”, hace un viaje por ciudades imponentes en proceso de reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial, justo el punto donde terminó su exitosa ópera prima.


El mundo no dejó de ser convulso al terminar la Segunda Guerra Mundial. Y la vida de la costurera Sira regresará allí para contárnoslo, justo en ese punto, en medio de los acontecimientos de un continente en ruinas, en la nueva novela de la afamada escritora española María Dueñas, Sira, la secuela del fenómeno en ventas El tiempo entre costuras.

Tras el éxito de su opera prima, con millones de ejemplares vendidos, que fue traducida a más de 35 idiomas y convertida en una serie de televisión igual de exitosa, María Dueñas no estaba segura de querer volver a uno de sus personajes más inolvidables.

“Lo que ocurrió con El tiempo entre costuras fue tan intenso, tan convulso, tan precipitado, tan prolongado, primero la publicación en España, después el salto a Latinoamérica que no fue todo a la vez, sino que fue casi país por país. Después vinieron las traducciones, vino la serie y llegó un momento en el que Sira y yo ya estábamos un poco cansadas de estar juntas tanto tiempo, porque era lo mismo, lo mismo, dando vueltas. Necesitábamos un poco de aire, de distancia entre las dos”, declara Dueñas a medios de comunicación latinoamericanos.

Sira Quiroga, Arish Agoriuq y ahora Sira Bonnard deja de ser la joven costurera inocente y voluble que se abría un camino entre los patrones de costura y ahora, explica Dueñas, es una mujer “más madura, más endurecida por las circunstancias de la vida, más escéptica, ahora ya no se deja arrastrar con tanta facilidad”, una evolución que refleja la tenacidad y la resiliencia de las mujeres ante las adversidades.

Si los escenarios de El tiempo entre costuras fueron al mismo tiempo mágicos y sorprendentes, en la época del Protectorado español en Marruecos y la España de la Guerra Civil, en Sira los nuevos personajes serán Jerusalén, Londres y Madrid de la posguerra para regresar a Tánger, uno de los puntos iniciales de la novela.

Nos concentramos en esa Jerusalén del final de la Segunda Guerra Mundial para hablar con María Dueñas sobre cómo fue la reconstrucción de ese escenario al inicio de esta secuela, porque las ciudades siempre han sido personajes centrales de sus novelas.

“Era entonces una ciudad mucho más pequeña de lo que es hoy. Tendemos a pensar hoy cómo ha sido la historia a lo largo de las últimas décadas, que todo el conflicto entre israelíes y palestinos es una cosa bipolar, con un punto y otro enfrentados, pero por aquel entonces eran tres los enfrentados, era un triángulo el conflicto. Palestina estaba bajo el mandato británico y los ingleses tenían un peso enorme en la vida de la ciudad”, explica la autora a la Agencia Anadolu.

La Sociedad de Naciones decretó el mandato británico de Palestina el 24 de julio de 1922, basado en la Declaración de Balfour de 1917, donde el Gobierno de Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda establecía un Estado para el pueblo judío en el territorio palestino. Los británicos se retiraron de Palestina en mayo de 1948.

En esa Palestina que comenzaba a despedazarse, empieza el recorrido de Sira en esta nueva novela. En Jerusalén destacan escenarios históricos como el hotel American Colony, “donde se instalan Sira y Marcus al principio de la novela”, que fue reconstruida por Dueñas a través de memorias como la de Bertha Vester, la propietaria original del hotel.

“Es un personaje real. Ella dejó escritas sus memorias, entonces gran parte de lo que cuento y todo lo que ella habla del hotel y cómo era el entorno y los personajes históricos que circulaban por allí viene de esas memorias de Bertha”, cuenta Dueñas.

La autora también se sumergió “en las memorias de Pablo de Azcárate, que fue un embajador español de la República que estuvo trabajando como comisionado por Naciones Unidas” para describir esa Jerusalén de entre 1945 y 1948.

En la legendaria ciudad también se alza el imponente Hotel King David, que además de funcionar como hotel también era un emplazamiento para funcionarios británicos. En palabras de Sira, la protagonista: “El King David es el más cosmopolita de los lugares públicos de Palestina. Y totalmente neutral. De momento”.

Sira se deslumbra con aquel majestuoso edificio y lo califica como “un tributo a la opulencia combinando lo genuinamente propio del Oriente Próximo con un ambiente mundano”.

En esta ciudad comienza la segunda parte de esta historia que promete fascinar a los lectores que estaban extrañando a Sira desde El tiempo entre costuras.

Dueñas reafirma lo que inicia esta conversación, que las ciudades son personajes propios de sus novelas: “Yo no quiero que sea un simple escenario, una foto fija, yo quiero que las ciudades se muevan y que nosotros veamos cómo respiran, cómo suenan, cómo saben estas ciudades y cómo vivían estas gentes”.

Sira es la quinta novela de María Dueñas. Sus títulos anteriores fueron El tiempo entre costuras (2009), Misión Olvido (2012), La templanza (2015) y Las hijas del capitán (2018).