Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2006 12:00:00 AM

Hotel Rwanda

El cineasta irlandés Terry George no se conforma con filmar un valioso documento histórico.

Hotel Rwanda El administrador hotelero Paul Russesabagina (Don Cheadle) les da posada a unos 1.000 perseguidos durante el genocidio sucedido en Rwanda a mediados de los 90
Título original: Hotel Rwanda.
Año de producción: 2004.
Dirección: Terry George.
Actores: Don Cheadle, Sophie Okonedo, Nick Nolte, Joaquin Phoenix, Desmond Dube, Jean Reno, Neil McCarthy.

Ya era hora de que se estrenara la admirable Hotel Rwanda en las salas de cine del país. Quiera Dios (o los distribuidores) que no se quede solamente en los teatros más valientes de Bogotá, porque se trata de uno de esos dramas políticos que no nos permiten seguir adelante con nuestras vidas como si no hubiera pasado nada: su realismo inclemente y sus imágenes compasivas nos recuerdan que en la Rwanda de mediados de los años 90 ocurrió una horrenda guerra civil en la que fueron asesinadas un millón de personas. Y aunque esto -su carácter de valioso documento histórico- podría ser más que suficiente, al tiempo logra entregarles a los cinéfilos más críticos, que sólo entienden de buenas o malas películas, que son capaces de decir que da igual el mensaje si no ha sido emitido de forma memorable, una dolorosa historia muy bien contada, la imborrable actuación del norteamericano Don Cheadle y una serie de secuencias que en verdad cortan la respiración. Ya era hora de que la estrenaran.

Hotel Rwanda capta toda nuestra atención desde los primeros minutos de la proyección. Muy pronto, antes de que nos preguntemos qué está pasando en aquel lugar de África, nos pone al tanto de lo absurda que es la tragedia de Rwanda: en el bar del Hotel Milles Collines, en Kigali, en donde unos minutos después sucederán los principales hechos del relato, un periodista le cuenta a otro que las dos supuestas razas que se están matando en las calles, los hutus y los tutsis, fueron creadas arbitrariamente por colonizadores belgas (porque sí, porque unos les parecían más altos que los otros) a comienzos del siglo XX. Muy pronto, también, nos presenta a su protagonista: administra el hotel, es un hutu casado con una tutsi y se llama Paul Russesabagina; es un padre de familia justo que ha dedicado una vida a cumplir con su trabajo; entre sus planes no se encuentra convertirse en un héroe, en el Oscar Schindler de otro genocidio, pero se descubrirá dándoles posada a más de 1.000 perseguidos cuando estalle el combate.

Detrás de la altísima calidad de la producción se encuentra un cineasta irlandés, Terry George, que más bien parece un valiente periodista de guerra. George, director de la aplaudida En el nombre del hijo, guionista de largometrajes como En el nombre del padre y The Boxer, tiende a advertirnos, por medio de ejemplos de la historia reciente, que siempre peleamos batallas ajenas. Que además invente escenas de antología (Hotel Rwanda está llena de ellas) lo convierte en uno de los artistas más interesantes del cine de estos tiempos. Sus películas nos avergüenzan porque nos prueban que somos ciegos ante las injusticias, las infamias, las indecencias que están ocurriendo. Pero nos enorgullecen porque nos demuestran que seguimos siendo brillantes (todavía filmamos obras memorables) a la hora de reconocer nuestras culpas.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.