deportes

Juegos Olímpicos de Tokio: confirmado, no habrá público extranjero en la competición

En un comunicado, el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI) dijeron que respetan y aceptan la decisión.


Los aficionados de otros países no podrán acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio que se disputarán este año entre el 23 de julio y el 8 de agosto, debido a los riesgos sanitarios ligados a la covid-19, anunciaron este sábado los organizadores.

“Tomando como base la situación actual de la pandemia, es altamente improbable que la entrada a Japón estaría garantizada este verano (boreal) para gente procedente del extranjero”, explicaron los organizadores en un comunicado.

“Y en orden de ofrecer claridad a los poseedores de entradas que viven en el extranjero y permitirles que puedan ajustar sus planes de viaje en este momento, las partes desde el lado japonés han llegado a la conclusión de que esas personas no podrán entrar a Japón en ese tiempo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, añade el texto.

El Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Paralímpico Internacional (CPI) “respetan totalmente y aceptan esta conclusión”, señalan los organizadores. Añaden que los detalles de devolución del dinero serán difundidos pronto.

El comunicado fue publicado al término de una reunión en línea, marcada en su inicio por un temblor en Tokio, entre cinco partes relacionadas con los Juegos: el comité de organización, la ciudad de Tokio, el gobierno japonés, el COI y el CPI.

Japón Coronavirus
Un grupo de personas en Tokio el 3 de marzo de 2021. (AP Photo/Eugene Hoshiko) - Foto: Agencia AP

El presidente del COI, el alemán Thomas Bach, dejó entrever la decisión al inicio de la conferencia, avisando que había que tomar “decisiones difíciles” para fortalecer la seguridad.

“Nuestra primera prioridad ha sido, es y será la seguridad de todos los participantes y del pueblo japonés”, añadió Bach.

Una decisión esperada

La decisión había sido anticipada en las últimas semanas. Las filtraciones de información sugerían que los organizadores pensaban que prohibir la entrada a los visitantes procedentes del extranjero era la única opción para blindar los Juegos Olímpicos de la covid-19.

El COI había planteado excepciones para determinados invitados extranjeros, pero, al parecer, las reglas serán estrictas.

La responsable del comité organizador de los Juegos de Tokio, Seiko Hashimoto, admitió que incluso será “difícil” que acudan los familiares de los deportistas que participen.

Esta prohibición constituye un hecho histórico. “Nunca había ocurrido que espectadores extranjeros tuvieran prohibida la entrada al país organizador de los Juegos, ni siquiera durante la gripe española en los de Amberes de 1920”, recordó Jean-Loup Chappelet, profesor emérito de la Universidad de Lausana (Suiza) y especialista de los Juegos Olímpicos.

Los logos de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 desplegados en la capital de Japón. (AP Foto/Eugene Hoshiko)
Los logos de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 desplegados en la capital de Japón. (AP Foto/Eugene Hoshiko) - Foto: AP

Un rompecabezas aparece ahora para devolver el dinero por los centenares de miles de entradas vendidas fuera de Japón y hacer frente a esta pérdida de ingresos, cuando el presupuesto de Tokio 2020 supera ya los 15.000 millones de dólares, un récord del evento.

Ahora, los organizadores deberán decidir cuántos espectadores locales podrán asistir a las pruebas. Ellos habían sugerido en un principio que tratarían este tema alrededor del mes de abril, pero Thomas Bach ha afirmado que la decisión será posiblemente aplazada a una fecha próxima a la jornada de inauguración, el 23 de julio.

Otras medidas draconianas contra la covid-19 están previstas para garantizar un “ambiente seguro” en los Juegos de Tokio, que fueron aplazados el año pasado debido a la pandemia.

Vacunación de deportistas

La vacunación de los participantes no será obligatoria, pero el COI anima a hacerlo.

Los “juegos de la pandemia” favorecerán a las cadenas de televisión, cuyos derechos de retransmisión son cruciales para las finanzas del COI.

El año pasado, los organizadores querían hacer de estos Juegos una celebración de “la victoria de la humanidad sobre el virus”.

Pero su discurso ha cambiado radicalmente estas últimas semanas, insistiendo ahora sobre “la ansiedad” de los japoneses y “la prioridad” de su seguridad.

Japón, hasta ahora, ha controlado mejor que otros países la crisis sanitaria, pero ha tenido un recrudecimiento de las infecciones entre noviembre y finales de enero, forzando al Gobierno a reimponer temporalmente el estado de urgencia en una gran parte del país, incluido Tokio.

El Gobierno nipón lanzó en febrero un programa de vacunación, pero por ahora solo concierne al personal sanitario. La mayor parte de la población del país no sería vacunada antes de los Juegos.

Desde hace varios meses, la opinión pública japonesa es mayoritariamente hostil a la disputa de los Juegos este año, prefiriendo un nuevo aplazamiento o una anulación.

Y un sondeo publicado el 8 de marzo por el diario Yomiuri revelaba que solo un 18 % de los japoneses estaban de acuerdo con que vinieran espectadores extranjeros a los Juegos.

Con información de la AFP.