deportes

“Según el doctor, estoy vivo de chimba”: lo que dijo Rigo, actual tercero del Tour, hace un año

El colombiano es tercero en la dura carrera, a pesar de que hace un año estaba hospitalizado por un accidente que por poco le cuesta la vida.


Hace apenas un año, Rigoberto Urán estaba en la sala de un hospital en España sometiéndose a siete cirugías después de una violenta caída en la Vuelta a España. Ahora, el colombiano es el tercero del Tour de Francia y el más cercano a los poderosos eslovenos Primož Roglič y Tadej Pogačar.

Rigo ha sabido mantenerse a rueda de los favoritos y alejado de los accidentes en una carrera de muchos nervios. Esto resulta increíble, pues hace un tiempo Rigoberto ni siquiera tenía certeza de que iba a poder volver a correr e incluso contempló el retiro.

“Parceros, la vida y la bicicleta me han dado golpes duros, pero ninguno como el de este fin de semana. Luego de 7 horas de cirugía le dice el doctor a mi familia ‘quedó listo el rompecabezas’, porque también fue un susto muy grande para ellos”, escribió el ciclista cuando estaba en un hospital en España. En la publicación se nota la gravedad del ciclista de Urrao, que está postrado en una cama acompañado por su esposa Michelle.

El ciclista antioqueño sufrió una dura caída en la sexta etapa de la Vuelta a España, que le causó múltiples fracturas y una perforación en el pulmón, que le obligaron a dejar la competencia. Sus lesiones fueron tan graves que los médicos tuvieron que esperar a que su pulmón se desinflamara para poderlo operar.

“Ya estoy bien de mi clavícula, escápula, costillas, cervical, y el pulmón va mejorando. Ahora toca paciencia para pararme de aquí a recuperarme; este 2019 ha estado difícil”, explicó Rigo.

El ciclista agradeció a sus seguidores que han pedido por su salud y manifestó que tuvo mucha suerte en su aparatoso accidente: “A lo bien, gracias a todos por sus oraciones, porque según el doctor estoy vivo de chimba”.

Anteriormente, mientras esperaba la operación, el ciclista de Urrao escribió: “¡Mijos, todo bajo control, para no asustarlos! Aquí estamos esperando que el pulmón desinflame para poder hacer las operaciones, estoy bien roto. ¿Saben?, estos días han sido duros, pero he recibido demasiado amor, cariño y oraciones de todos ustedes. Un millón de gracias”.

La recuperación de Rigo fue larga e intensa, pues debió recuperar la fuerza de su pulmón perforado con ejercicios en casa y no pudo levantar uno de sus brazos durante varios meses. Para el de Urrao, la pandemia le cayó bien, pues tuvo más tiempo para recuperar su forma y llegar bien preparado al Tour.

Por estas razones, Rigo no estaba en la lista de candidatos a tener una buena participación en el Tour de Francia 2020, e incluso sus compañeros Daniel Martínez y Sergio Higuita –que se retiró este domingo– le estaban disputando la condición de líder en el Education First.

Sin embargo, con la caída de Martínez en la segunda etapa, Rigo se fue perfilando como el capo de escuadra. En las escaladas duras ha sabido escoger qué rueda seguir para no perder mucho tiempo.

Rigo es el más experimentado de los corredores que aspiran al podio del Tour de Francia y esto se ha notado en su gestión de las energías.

Este domingo supo aguantar el ritmo del Jumbo Visma, mientras que Nairo Quintana y Egan Bernal sucumbieron frente a la cadencia del conjunto holandés, con lo que ahora es el escarabajo mejor ubicado, en la tercera posición.

La filosofía de Rigo para esta carrera ha sido ir día a día y confiar en sus piernas, pues es uno de los pocos corredores que no utiliza computadora para medir su rendimiento en la carrera.

Una ventaja que tiene el de Urrao frente a otros ciclistas colombianos es que se defiende muy bien en la contrarreloj y ya ha ganado este tipo de etapas en otras grandes vueltas.

El colombiano está apenas a 1′24′′ de Roglič y con varias peligrosas etapas aún tiene chance de aprovechar un desfallecimiento de los eslovenos para soñar con el título.

Sin embargo, lograr la tercera posición sería toda una hazaña, teniendo en cuenta que hace un año no sabía si iba a sobrevivir.