Tendencias
Luis Pérez, exgobernador de Antioquia, señala que no es posible que EPM realice obras sin licencias ambientales. - Foto: Semana

energía

¿Desembalsar Hidroituango? La curiosa propuesta del exgobernador Luis Pérez

El exfuncionario cree que se debería desocupar la represa y revisar la estructura, antes de ponerla en funcionamiento. ¿Cuáles son las razones? ¿Es viable?

En una columna publicada por la Fundación Colombia Piensa en Grande, el exgobernador de Antioquia, Luis Pérez, expone la necesidad de desocupar la represa para evitar nuevos problemas en el futuro, pues asegura que Hidroituango es el único proyecto hidroeléctrico en el mundo en el que se ha desviado dos veces el cause de un río y, además, el embalse se llenó por accidente y no por decisión técnica.

Para el exfuncionario, a pesar de que EPM asegura que no es necesario desocupar la represa, la decisión no recae en esta empresa, sino que es potestad de la ANLA.

“Debe ANLA estudiar si es necesario desembalsar de nuevo antes de generar energía o no. Desviar tres veces un río no ha ocurrido nunca”, indicó el exgobernador.

Al gobernador de Antioquia le han criticado su papel de veedor del proceso y el poco acompañamiento que ha hecho del mismo. También su cercanía con Vargas Lleras y su posición ambigua frente al proceso. - Foto: Emanuel Zerbo

Las razones

El exmandatario indicó que las dudas sobre desembalsar son fundadas. Sobre todo, teniendo en cuenta la falta de planeación del proyecto, el número de errores constructivos, la complejidad e incertidumbre que todavía existe para recuperar la obra y los riesgos para las comunidades.

“Es tan riesgoso lo que falta, que los contratistas piden que no se les sancione si no son exitosos en su trabajo. Hay tanta improvisación, que el contrato original de construcción ha sufrido 39 adiciones y faltan más. Las obras de recuperación no tienen completos diseños definitivos, ni precios unitarios, ni valor total de la obra”, puntualizó.

Incluso, recuerda que en un documento oficial, EPM y los constructores reconocieron la complejidad técnica y la incertidumbre de algunas obras que faltan.

En su concepto, la Asociación Nacional de Licencias Ambientales (Anla) tiene que garantizar la estabilidad de la presa, considerando que el diseño original se cambió abruptamente con el lleno prioritario y que los ingenieros americanos traídos por la Presidencia dejaron por escrito que ni el diseño, ni los materiales cumplen los estándares internacionales.

Para garantizar dicha estabilidad, sería necesario un veredicto de estabilidad trabajando a profundidades de 200 metros.

Por otro lado, indicó que la Anla tiene que revisar las laderas sumergidas y el macizo rocoso, pues hubo grandes erosiones en zonas de vital importancia del proyecto como el entorno de los portales del GAD, las zonas de los túneles izquierdo y derecho, en el túnel de descarga intermedia y casa de máquinas.

“La Universidad Nacional asegura que el macizo tuvo afectaciones. Con las técnicas de batimetría podría conocerse el estado del fondo del embalse, sedimentos acumulados, y algo de las laderas, pero no todo. Si se detectara una erosión activa que pueda desestabilizar el talud donde está localizada la falla, no es posible hacer los tratamientos sin desembalsar” aseguró Pérez.

En tercer lugar, dijo que la autoridad ambiental tiene que revisar el vertedero y el caudal ecológico, pues estos no fueron construidos para trabajar 24/7 como sucede, hecho que podría afectar el pozo de amortiguación.

El proyecto de Hidroituango ha generado afectaciones al río Cauca. Foto: archivo/Semana. - Foto: Archivo Semana

En 2019 se secó varios días el río Cauca por no operar el caudal ecológico obligatorio de 450m3/s o Túnel de descarga Intermedia. Todavía hoy no funciona”, agregó.

Finalmente, indicó que las captaciones 3 y 4 a la casa de máquinas tienen tapones de concreto que tienen que ser demolidos de una manera subacuática, tarea que tendría una alta complejidad técnica y que podría no funcionar como se espera.

En su columna, Pérez indicó que si bien desembalsar obligaría a la construcción de un nuevo túnel de desviación, lo cual aumentaría el tiempo de entrega de la obra, es un opción que no se debe descartar sobre todo teniendo en cuenta que una falla en la represa en el futuro causaría una tragedia de grandes proporciones.

“Sería irresponsable autorizar inicio de Hidroituango, sin estudios serios, que eliminen los riesgos de ingeniería y vidas humanas”, concluyó.

La demanda

El exgobernador también se refirió al proceso legal que iniciaron el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y el gerente de EPM, Álvaro Guillermo Rendón. Cree que es un contrasentido que en la demanda por $ 9,9 millones en contra de los constructores, diseñadores e interventores, EPM alegue que hubo malos procesos constructivos y al mismo tiempo les diera una adición del contrato para recuperar la obra a estos mismos constructores.

“La adición refuerza la posición de la contraparte, es un mensaje al juez a favor de los contratistas y contradice la esencia de la demanda que se hace por “errores constructivos gravísimos de los contratistas”, agregó.

Pérez cree que esta adición podría darle un salvavidas a los contratistas en los estrados judiciales y calificó esta acción como un tiro al pie por parte de EPM.

“Además, la Anla acaba de sancionar a EPM con $ 5.500 millones porque construyó sin licencia ambiental el túnel 3 o GAD que estalló, y dice que habrá consecuencias penales y disciplinarias”, recordó.

Concluyó diciendo que es una vergüenza que EPM construya obras sin licencia ambiental, y más si fracasan como sucedió con el GAD (túnel). Al respecto, recordó que la Contraloría aseguró que los seguros podrían no pagar si existen violaciones a las normas legales.