salarios

Salario mínimo 2021: con fórmula inicial, aumento sería de apenas $ 16.700

El cálculo base de negociación incluye la inflación proyectada para el 2020 y la productividad. Proyecciones indican que ambas cifras serán bajas. Arrancan en firme las negociaciones.


Con una inflación proyectada de 1,9 % para el cierre de este año, el Banco de la República presentó su informe anual en la Mesa de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, que por estos días busca un acuerdo para aumentar el salario mínimo del 2021.

No obstante, las previsiones entregadas por el banco central dejó más de una cara larga. La razón es que la fórmula base para el ajuste salarial toma en cuenta el dato presentado por el Emisor y la productividad laboral, que, según el Dane, será de -0,6 %.

A pesar de lo anterior, el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, ha pedido que esta última no se considere como negativa, sino que se deje en 0 %. De darse esta salida, tampoco habría noticias muy alentadoras, pues el salario mínimo aumentaría exclusivamente el índice de precios al consumidor (IPC), es decir, 1,9 %.

Si esto se da -que es casi imposible, pues es apenas la base de la negociación- el mínimo subiría unos $ 16.700 y llegaría a $ 894.481.

En la reunión de este jueves, el director del Departamento de Programación e Inflación del Banco de la República, Carlos Alfonso Huertas Campos, confirmó que esa entidad proyecta para 2020 y 2021, una inflación anual de 1,9 % y 2,6 %, respectivamente.

El experto dijo, además, que “la junta directiva mantiene la meta de inflación en 3 %, en un rango entre 2 % y 4 % y seguirá haciendo un cuidadoso monitoreo del comportamiento de la inflación, de la actividad económica, de las proyecciones de estas variables y de la situación internacional, y reitera que sus decisiones buscan llevar la inflación a la meta del 3 %, en coordinación con la política económica general”.

¿Y la productividad?

Los resultados presentados en la sesión de este jueves se dan apenas tres días después de que el Dane pusiera sobre la mesa los cálculos de productividad laboral.

Según Acrip (asociación de ejecutivos de recursos humanos), este concepto “ofrece una medida sobre la eficiencia con la cual una economía emplea sus insumos para generar un determinado nivel de producto. Por tanto, un mayor nivel de productividad está asociado a una mayor competitividad de un país y permite mayores tasas de crecimiento económico”.

La cuestión es que como, durante buena parte de este año, las empresas estuvieron cerradas y los trabajadores confinados, la productividad se desplomó. A pesar de lo anterior, los resultados presentados por el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, no cayeron nada bien entre los líderes de las centrales obreras.

Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), le dijo a SEMANA que la cifra es absurda. “La productividad no puede dar negativa. Es una manipulación que se hace para hacer ver que a los trabajadores hay que pagarles menos. No aceptamos esa manipulación perversa respaldada por el consejo gremial”, aseguró el pasado lunes.

Los comisionados se reunirán nuevamente el próximo lunes 7 de diciembre, para escuchar los aportes que harán los expertos de la situación del mercado laboral y los efectos que ha tenido a raíz de la pandemia.

Posteriormente, el 10 de diciembre se encontrarán de nuevo -vía plataformas digitales- para darle rienda suelta a la negociación formal del reajuste para el 2021. Las centrales obreras mantienen su propuesta de que el salario mínimo llegue a $ 1 millón (hoy está en $ 877.803) y que el auxilio de transporte se ubique en $ 120.000.

Del otro lado, los empresarios no han revelado aún sus cuentas, pero esperan realizarlo el jueves de la próxima semana.

Las partes tendrán inicialmente hasta el 18 de diciembre para llegar a un acuerdo. Si no se alcanza, se podrán citar reuniones extraordinarias. En todo caso, la fecha límite para expedir el decreto con el aumento -con o sin aumento- es el 30 de diciembre de este año.