negocios

La OPA por Nutresa: expectativa por el que sería el negocio empresarial del año

El entorno empresarial está a la expectativa del que podría ser uno de los mayores negocios del año en el país, después de la transacción con ISA, y el más grande en el sector privado.


Se viene una semana crucial para la oferta pública de adquisición (opa) que puso sobre la mesa el Grupo Gilinski , al manifestar su interés por adquirir la mayoría accionaria de la compañía de alimentos Nutresa.

Según las reglas que rigen para este tipo de negociaciones, deberán pasar cinco días hábiles, contados a partir de la fecha de radicación de los documentos, para que la Superintendencia Financiera haga las observaciones que considere pertinentes. Si no hay objeciones al cumplimiento de los requisitos que debe llenar el comprador, avanzará el camino para que la propuesta se oficialice. No obstante, desde ya, la opa tiene a los actuales dueños de Nutresa en juntas y reuniones, haciendo cuentas sobre la tentadora oferta del Grupo Gilinski, en cabeza de Jaime Gilinski.

Una compra de hasta el 62,62 por ciento de las acciones de Nutresa, con una prima de 37,4 por ciento sobre el valor presente de las acciones, ha puesto a pensar a quienes tienen participaciones en la compañía de alimentos. De hecho, el Grupo Sura dejó ver su interés en analizar “la potencial oferta presentada, teniendo en cuenta su calidad de accionista del Grupo Nutresa S. A.”.

Precisamente, Sura fue uno de los accionistas de Nutresa que más sintió el impacto del posible negocio. El jueves 11 de noviembre, día del anuncio, la acción del Grupo Sura fue la más negociada en la Bolsa de Valores de Colombia y logró valorizarse 1,89 por ciento.

Con la opa por Nutresa, el Grupo Gilinski aspira a adquirir el número de acciones necesarias para controlar la empresa. En este caso, se trata de una compañía que opera como grupo empresarial independiente, pero que forma parte de los dominios del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), integrado por Grupo Argos (cementos, concesiones, energía y desarrollo urbano), Suramericana de Inversiones (finanzas, banca, seguros, salud, pensiones y cesantías), Grupo Nutresa (que juega en el sector de alimentos) y al menos otras 125 empresas.

El famoso enroque

El GEA, en los años setenta, asumió un modelo corporativo conocido como enroque, que consiste en repartir la propiedad en una serie de inversiones cruzadas entre las distintas compañías que lo componen. Lo adoptaron como una estrategia de conservación de la propiedad accionaria, así como para mantener los centros de decisión en las empresas que lo integran. Por esa razón, en este momento hay 14.000 accionistas, de los cuales el 39,21 por ciento tiene una participación por debajo del 2 por ciento.

Dentro de los minoritarios se encuentran los fondos de pensiones, que han hecho inversiones en empresas como Nutresa para generar rentabilidad a los aportes de sus afiliados, con el objetivo de contar con un soporte económico en la vejez. Este grupo, en particular, sería uno de los beneficiados con una compra que promete dar una prima de casi 40 por ciento, lo que significaría pagar 7,71 dólares por acción. Esto lleva a Felipe Campos, analista de Alianza Valores, a estimar que “la mayoría diría sí, a ojos cerrados”.

En cuanto a los accionistas mayoritarios, el tablero indica que uno de los principales jugadores es el Grupo Sura, propietario del 35,2 por ciento de Nutresa; a la vez, la compañía de alimentos es dueña del 13 por ciento de Sura. Por el lado del Grupo Argos, tiene 9,8 por ciento de las acciones en Nutresa, y esta es propietaria del 12,2 por ciento de Argos.

Las cábalas

Con esas estadísticas en mano, las cábalas de los expertos en inversiones van en distintas direcciones. El economista Andrés Moreno señala que, si bien se trata de “un gran negocio”, el cual traería al país un capital que oscila entre 6 y 9 billones de pesos, “el mayor transado en la bolsa después del de ISA”, el camino para concretarlo no será tan fácil. Se requiere conquistar a por lo menos uno de los dueños mayoritarios de Nutresa, lo que, sin embargo, desde su perspectiva tendría todas las posibilidades. “Habrá que esperar la decisión definitiva de Sura y Argos”. Pero desde ya se anticipa a divulgar sus vaticinios: “Sura, por ejemplo, es un grupo que no tiene que ver con alimentos. Por lo tanto, después de la pandemia podría estar más interesado en irse hacia su sector y depurar la participación que tienen. Argos igual. Es posible que quieran hacer caja para potencializar más a empresas como Celsia y Cementos Argos, de las que son dueños”.

Desde la perspectiva de Moreno, “Al comprar Nutresa, el Grupo Gilinski terminaría teniendo participación en Sura y Argos”. No obstante, “cabe la posibilidad de que lleguen a un acuerdo con el GEA para que se dé una recompra de acciones y se logre separar ese negocio”.

Con respaldo de los Emiratos

El Grupo Gilinski participará en la opa por Nutresa a través de Nugil, liderada por Jaime Gilinski, quien a la vez tiene negocios en la banca, en el sector inmobiliario, en la rama hotelera y en el segmento de alimentos, entre otros. Pero tendrá el respaldo financiero del Royal Group, de Abu Dabi, considerado como el fondo de inversión privada más grande del mundo, con un manejo de fondos de 2,5 trillones de dólares.

Entre tanto, la compañía que está en medio de la opa ofertada por el Grupo Gilinski (Nutresa) tiene una trayectoria de más de un siglo en el país. Se mueve en las categorías de cárnicos, galletas, chocolates, café, helados y pastas. Lleva a la despensa de los hogares marcas como Ducales, Festival, Chocolisto, Jet y Sello Rojo, entre otras. Sus ventas, contando con el mercado nacional e internacional, sobrepasaron los 9 billones de pesos, según los resultados de septiembre. Por todas esas razones, inversionistas, analistas, economistas y muchos otros colombianos coinciden en que la opa por Nutresa, cuyo desenlace podría darse antes de terminar 2021, es un tema que está para alquilar balcón.

Operaciones recientes

Pese a no ser muy frecuentes, las ofertas públicas de adquisición (opas) han formado parte del mercado colombiano de valores. Entre las más recientes, la de Brookfield para adquirir Vanti (antes Gas Natural); la de Cemex, que les compró a los minoritarios para quedarse con el control de Cemex Latam Holding; la del Grupo Éxito y la de Cartón de Colombia que hizo la opa para salirse de la bolsa.