Tendencias
Juan pablo Liévano, superintendente de Sociedades, presentó este jueves el informe de las compañías.

negocios

Las empresas más grandes de Colombia ganaron y vendieron menos en 2020: ¿a cuáles les fue mejor?

El sector más golpeado fue el minero - energético, según el informe de la Superintendencia de Sociedades. Sin embargo, la entidad destacó que la solidez patrimonial es una buena noticia, porque indica que el sector privado está listo para la reactivación.

El golpe que le propinó la pandemia a las 1.000 empresas más grandes del país fue enorme: el año pasado los ingresos operacionales de este grupo de empresas cayeron pues pues alcanzaron $ 697 billones, frente a $ 754 billones de 2019, es decir $ 57 billones menos.

Las utilidades también se vieron fuertemente afectadas: sumaron $ 45 billones, unos $ 23 billones menos que en 2019, cuando llegaron a $ 69 billones.

Sin embargo, para el superintendente de Sociedades, Juan Pablo Liévano, quien presentó este jueves el informe sobre el comportamiento financiero de las 1.000 empresas más grandes del país, el comportamiento del patrimonio muestra que las compañías siguen fuertes y están listas para la reactivación.

En otras palabras, pudo ser peor si se tiene en cuenta que la pandemia provocó la peor crisis en la economía desde la segunda guerra mundial. Por eso, Liévano cree que los resultados del año pasado muestran la resiliencia y solidez de las empresas colombianas, pero confirman también que se requiere una pronta recuperación económica.

“Hay que recuperar los ingresos y para lograrlo definitivamente necesitamos la paz ciudadana, es la única manera de que las empresas puedan reactivarse, generar empleo y tener el bienestar social que tanto necesita el país”, aseguró.

Sin duda, el consumo y la recuperación de ingresos de las empresas son los dos factores que permiten generar empleo. as que generan empleo. Y la pandemia le recordó al mundo que ningún estado, por grande y poderoso que sea, puede reemplazar al sector privado que es el que realmente garantiza el bienestar social, la paz, los ingresos para las familias y la prosperidad a la sociedad.

Natalia Osorio en su empresa Naturesse
Natalia Osorio le dio vida a la empresa Naturesse en el año 2010. - Foto: Cortesía Naturesse

Por eso, las cifras no dejan de preocupar: el informe consolidado de la Supersociedades muestra que los ingresos de las 1.000 compañías se redujeron en 7,6 % y las ganancias cayeron 34,1 %. Incluso, aumentó el número de empresas que reportaron pérdidas: el año pasado fueron 208 mientras que en 2019 fueron 172.

También resulta muy diciente que mientras en el informe de las 1.000 empresas más grandes del país de 2019 la última empresa registraba ventas por $ 161.000 millones aproximadamente, en el del año pasado la última tuvo ventas por $ 157.000 millones.

En materia de activos, el año pasado el conjunto de empresas analizadas por la Supersociedades alcanzaron $ 1.139 billones, un leve aumento del 2,5 % frente a 2019, cuando sumaron $ 1.111 billones. Pero la preocupación está en que los pasivos subieron a un ritmo mayor: 4,7 % al pasar de reportar deudas por $ 522 billones en 2019 a $ 546 billones el año pasado. En plata blanca fueron $ 24 billones más en deudas.

Pero un dato genera esperanza: el patrimonio creció 0,6 %, que aunque es una variación muy pequeña, para el superintendente confirma que hay fortaleza en las empresas para aguantar el duro golpe del año pasado y que están listas para retomar la senda del crecimiento: mientras en 2019 las 1.000 empresas más grandes del país tenían un patrimonio de $ 590 billones, el año pasado este fue de $ 593 billones.

Liévano aseguró al presentar el informe que el año pasado “todos los sectores redujeron sus ingresos y ganancias. Las empresas salieron golpeadas pero lograron mantener el patrimonio, se endeudaron un poco más y están listas para aprovechar la reapertura económica, poder generar valor y empleo, que es lo mas importante en este momento para el bienestar social”.

Por sectores, el informe indica que aunque la mayoría resultó afectado, la peor parte la llevaron los sectores de servicios y el minero-energético. El primero, porque las cuarentenas y medidas de restricción los obligó a parar actividades y el segundo, porque a nivel global hubo una caída en los precios de los commodities que golpeó especialmente al petróleo y el carbón, dos de los productos de mayor exportación en Colombia. Esto explica las enormes caídas en ventas en empresas como Ecopetrol y las principales productoras de carbón del país.

La Cámara de Comercio de Bogotá lanza el programa de Migración Productiva que busca impulsar 100 emprendimientos y empresas de migrantes venezolanos y retornados colombianos.
La Cámara de Comercio de Bogotá lanza el programa de Migración Productiva que busca impulsar 100 emprendimientos y empresas de migrantes venezolanos y retornados colombianos. - Foto: Cortesía Cámara de Comercio de Bogotá

Cada sector tiene ciclos distintos, pero la crisis de la covid afectó a todos: en algunos redujo ingresos, en otros redujo utilidades, pero en algunos el impacto fue estructural”, dijo Liévano y agregó que algunos que venían mal desde antes de la pandemia resultaron doblemente golpeados. “Si algunas empresas grandes que venían de circunstancias anteriores y estaban realizando arreglos financieros encima se les caen los ingresos, los problemas resultan más grandes” advirtió. Este caso fue el de Avianca, que antes de que llegara la pandemia al país había iniciado un proceso de reingeniería financiera.

Por regiones, el comportamiento estuvo muy relacionado con los clústeres o sectores jalonadores de la economía en los distintos departamentos del país. En materia de ingresos operacionales, la región más afectada fue Bogotá y Cundinamarca, donde cayeron 10,16% al pasar de 477,8 billones de pesos en 2019 a 429,3 billones de pesos. Esto se explica porque al ser la región que responde por cerca del 25% de la economía y enfrentar las mayores restricciones y cuarentenas entre las adoptadas por las autoridades regionales de todo el país, su impacto fue mucho mayor.

También bajaron sensiblemente los ingresos de las compañías más grandes en la Costa Caribe, en un 26%; las de la Costa Pacífica en un 0,87% y de otras regiones, con el 22,06%. En estas regiones están ubicadas algunas de las empresas que se dedican a actividades de servicios o minero-energéticas, que fueron las más afectadas en sus ventas el año pasado.

Pero otras regiones donde las grandes jalonadoras son empresas de comercio o de manufacturas, que lograron transformar rápidamente sus canales de operación o innovaron en sus procesos, los ingresos subieron. Es el caso de Antioquia, donde los ingresos de las mayores compañías crecieron 3,5%; los Santanderes, con un aumento de ingresos en sus empresas del 26,07% y el Eje Cafetero con 9,67%.

Frente a la preocupación por los efectos del paro en la recuperación de las empresas, el supersociedades afirmó que aunque muchas empresas están golpeadas, en el partidor de 2021 están en buena posición para iniciar su proceso de recuperación.

“La Ocde ha proyectado que la economía colombiana crecerá 7,6 % y cálculos internos dicen que el 5,5 % porque los primeros tres meses de este año fueron muy buenos, y si bien el mes de paro fue complejo, muchas empresas conservan esa tendencia que traen desde finales de 2020″.

El funcionario confió en que todas las negociaciones y decisiones que se están tomando para solucionar los temas sociales que preocupan al país lleguen a buen puerto y el 2021 termine siendo un año muy satisfactorio no solo para las empresas sino para el empleo.

“La resiliencia empresarial y de los ciudadanos que muestra que todos quieren salir adelante, eso es muy positivo y nos permitirá salir de la crisis”, puntualizó Liévano.