Tendencias

Home

Empresas

Artículo

Oficinas
Oficinas (Photo by Geoff Doran/Construction Photography/Avalon/Getty Images) - Foto: Getty Images

inmuebles

Precios de venta y arriendo de oficinas en Colombia bajaron por la pandemia

También incrementó la cantidad de metros cuadrados en vacancia y se proyecta que la industria no vuelva a niveles prepandémicos antes de 2023.

La industria inmobiliaria ha sido una de las más afectadas por la pandemia del coronavirus, pues la disminución de los ingresos de los hogares hizo que aumentara la vacancia de las oficinas en las principales ciudades del país, pero en especial en Bogotá.

De acuerdo con el gerente de negocios corporativos de la firma MTS, Gustavo de la Torre, las compañías inmobiliarias no estaban preparadas para la pandemia y sus efectos negativos en la economía.

“Nadie estaba preparado para una situación como la que vivimos el año pasado. El gran reto que tuvimos en 2020 fue ver cómo hacíamos para mantener a los arrendatarios en los inmuebles”, dijo Torre.

Y es que con el desempleo aumentando y las severas restricciones de movilidad, centenares de comerciantes y empresas se vieron obligadas a cerrar y parar sus obligaciones por varios meses, lo cual llevó a unas a la quiebra y a otras a entregar los espacios en donde desempeñaban sus funciones.

“El peor de los mundos era que nos devolvieran los espacios, hablando de oficinas, del sector comercio y retail. El año pasado tuvimos solo 35.000 metros cuadrados de absorción, cuando en Bogotá la absorción es de más de 100.000 metros”, explicó Torre.

La implementación del teletrabajo y el trabajo desde casa también influyó para que cada vez más las empresas, firmas y trabajadores entregaran sus oficinas y redujeran sus costos.

“El licenciamiento de nuevos proyectos de oficinas fue el más bajo en los últimos años, llegando a niveles cercanos a 170.000 metros cuadrados, eso son solo dos edificios de la calle 26”, dijo el gerente de negocios corporativos de la firma MTS.

Impacto en precios

Esta reducción de la demanda de inmuebles corporativos, teniendo en cuenta que la oferta se mantuvo constante, hizo que los precios tanto de venta como de arrendamiento bajaran durante el año pasado. Tendencia, que sigue presente en la actualidad.

“Al presentarse un incremento de la vacancia por la devolución de los inmuebles, llegamos casi a 500.000 metros cuadrados en Bogotá, esto hizo que los precios fueran presionados hacia abajo”, dijo Gustavo de la Torre.

Según cifras de la firma MTS, al cierre del 2020 el precio de venta de oficinas era en promedio de $9,3 millones por metro cuadrado que, al cierre del primer trimestre de 2021, se ubicó en $8,8 millones por metro cuadrado.

“Los precios de renta también se vieron disminuidos por ese incremento de la oferta y hoy en Bogotá, en un promedio de toda la ciudad, los podemos situar en $60.000 y $62.000 por metro cuadrado, eso representa una disminución en comparación con el cierre de 2019”, agregó.

Y es que la industria había logrado en 2019 completar dos años con precios constantes tanto de venta de inmuebles corporativos como de arriendo.

Para de la Torre, los arriendos y ventas de inmuebles corporativos no lograrán recuperar la vacancia y los precios vistos a finales de 2019 sino desde el 2023, año en el que la industria finalizaría su recuperación de lo causado por la pandemia.

“La estabilización en precios llegará solo hasta 2023, la recuperación no se va a poder ver antes de manera estructural”, dijo de la Torre.

Cambios en las preferencias

Una de las preocupaciones de la industria inmobiliaria es que la pandemia cambió las preferencias, gustos y necesidades de los consumidores y de las firmas. Con el trabajo desde casa, lo más probable es que muchas compañías no regresen a las oficinas que entregaron por la pandemia.

“La alternancia ha afectado el desempeño del sector. A medida que se normaliza todo, si antes una firma necesitaba 1.000 metros cuadrados de oficina ahora se necesitarán 600 metros y eso puede hacer que haya un incremento en la vacancia”, dijo Gustavo de la Torre.

“Hoy las empresas solicitan contratos mucho más flexibles porque la incertidumbre está presionando a que los contratos de trabajo sean mucho más flexibles”, añadió.