reformas

Centro Democrático cierra filas para respaldar la tributaria del Gobierno y buscará consensos

Tras prolongada reunión, el uribismo defendió la reforma, que buscará más de $ 30 billones. Advierten la urgencia de atender la población vulnerable, el enorme déficit y la reactivación.


Las críticas que ha desatado la reforma tributaria que viene cocinando el gobierno de Iván Duque no han cesado desde el 23 de marzo, cuando el equipo de Hacienda comenzó a socializar algunos de sus principales componentes. Los gremios de la producción y partidos políticos que la conocieron en ese momento no ocultaron su malestar con algunas medidas que les anunciaron. Y esta semana, cuando el Ejecutivo debía radicar la iniciativa ante el Congreso, las críticas arreciaron.

Por eso, tras aguantar el ‘palo’ que desde los gremios, sectores sociales y partidos políticos -incluso algunos congresistas del partido de Gobierno- le han dado a la iniciativa, el Centro Democrático decidió tomar cartas en el asunto.

Al término de una prolongada jornada de análisis y discusión, este miércoles la bancada de Gobierno logró disuadir a los rebeldes de sus filas, llegar a unos acuerdos sobre los principales puntos de la tributaria del gobierno y al final expidió un pronunciamiento conjunto que le da un espaldarazo total a la iniciativa que lidera el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

Luego de más de cuatro horas de reunión, los integrantes de la bancada del Centro Democrático expidieron un comunicado de 11 puntos en el que respaldan la gestión del presidente Duque en el manejo de la pandemia y apoyan la búsqueda de los recursos para solucionar la difícil situación que hoy enfrenta el país.

Para el senador Fernando Nicolás Araújo, la reforma tributaria no da espera por las crecientes necesidades fiscales del país que incluyen no solo atender la emergencia sanitaria, mantener los subsidios a las familias más vulnerables y que han sido las más golpeadas por la pandemia, pero también para financiar al Estado pues en estos momentos las arcas del Estado presentan una situación muy difícil.

Eso sí, el senador insistió en su propuesta de radicar la reforma solo cuando se haya logrado un consenso con otras bancadas para lograr que el nuevo pacto social permita superar la pobreza. “Esto nunca se ha hecho, pero pedimos consensuar todo porque la actual es una situación única y el país debe superarla en lo sanitario, lo económico y lo social”, aseguró.

El senador del partido Centro Democrático, Fernando Nicolás Araújo
Fernando Nicolás Araújo, el senador del partido Centro Democrático - Foto: Fernando Nicolás Araújo

Entre los puntos del comunicado del Centro Democrático señalan que atender la pandemia le exigió al gobierno endeudarse en más de $ 150 billones en 2020 y para este año la deuda requerida alcanza otros $ 90 billones “por la caída del ingreso y el mayor gasto social en salud”.

Advierten los congresistas de esta bancada que si no se consiguen los $ 90 billones este año, no habrá cómo pagar salarios del Estado en el segundo semestre.

Eso sí, no desaprovecharon la oportunidad para lanzar pullas a la gestión del gobierno pasado. “La pandemia encontró a Colombia con un endeudamiento alto, fruto del derroche que antecedió al gobierno actual, sumado a la contracción sin precedente del 2020. Comprendemos que el momento del país nos exige una solidaridad social extraordinaria”, aseguran en el comunicado.

En su análisis, los congresistas insistieron en que lograr la reactivación del empleo y la economía de las familias es una prioridad. Por eso consideran necesario mantener las transferencias económicas tanto a las micro, pequeñas y medianas empresas, para garantizar el empleo, pero también continuar con los giros sociales a las familias vulnerables y garantizar la educación gratuita.

Los congresistas anunciaron su apoyo a la idea de posponer la reducción de algunos impuestos como el descuento del ICA y la reducción de la tarifa de renta y ante la crítica que se le ha hecho a la propuesta de reforma de no incluir un recorte sustancial en los gastos del Estado, destacaron que el gobierno plantea ahorrar $ 39 billones en el mediano plazo “con el congelamiento y adelgazamiento del sado, a partir de las atribuciones que se le darían al Presidente para realizar una reforma administrativa, fuente de sostenibilidad”.

Eso sí, tomaron distancia frente a la idea de Hacienda de ampliar la base de declarantes incluyendo a los colombianos que ganan a partir de $ 2,5 millones.

En su comunicado, expresaron que resulta oportuno ampliar la base de declarantes “pero no de contribuyentes”, es decir apoyan que haya declarantes que no paguen. “Que solo paguen los que más ganan. Aumentar la base de declarantes, que no paguen impuestos, estimula la formalización de la economía”.

Además, apoyaron la decisión del presidente Duque de no aumentar la tarifa de IVA a algunos alimentos básicos como el azúcar, la sal, el café y el chocolate, pero se mostraron a favor de que este impuesto se extienda a otros alimentos de lujo como el salmón, los cortes de carne suntuosos o los quesos madurados.

Frente al polémico impuesto al patrimonio, se mostraron a favor de aplicarlo a quienes tengan patrimonios superiores a los $ 3.000 millones “con tarifa marginal, progresiva, descontable y transitoria, como mecanismo para cofinanciar programas sociales. También a los altos sueldos”.

Finalmente, anunciaron que radicarán una propuesta que plantea un mecanismo de inversión social forzosa al sector financiero, de manera que las micro y pequeñas empresas puedan tener mayor crédito disponible para su recuperación.