divisas

Lo último: dólar en Colombia comienza julio superando la barrera de los $4.200

El precio de esta divisa ha aumentado a lo largo de toda la semana.


Con una fuerte alza empezó el día para el dólar en Colombia, en la primera jornada del segundo semestre de 2022, que se suma a la tendencia que ha tenido a lo largo de la semana, en la que los precios internacionales del petróleo han disparado su valor al alza.

De acuerdo con la Bolsa de Valores de Colombia, esta divisa abrió operaciones con un valor de 4.174 pesos con 98 centavos, el cual supera por 23,77 la Tasa Representativa del Mercado para este viernes, fijada por la Superintendencia Financiera en 4.151 pesos con 21 centavos.

Así mismo, en sus primeros movimientos, esta moneda extranjera volvió a disparar su precio en el mercado colombiano, llegando a máximos de 4.201 pesos con 01 centavos, marcando así un nuevo hito, aunque sin superar el precio más alto que ha tenido en toda su historia.

Cabe recordar que el jueves 30 de junio, el dólar ganó más de 30 pesos al cierre, luego de alcanzar su segundo punto más alto en la historia del país, superada únicamente por los 4.230 pesos del 19 de marzo de 2020, referencia que podría estar superando si se mantiene su ritmo creciente.

Por otra parte, según la BVC, hasta el momento mantiene un precio promedio de 4.192 pesos con 44 centavos, similar a su apertura, y el último valor que registra se ubica en 4.201 pesos con 01 centavos. En una clara influencia de lo que viene pasando en el país por cuenta de los precios internacionales del petróleo.

Efectos de la caída en los precios del crudo

Los precios del petróleo terminaron a la baja el jueves, registrando su primer descenso mensual desde noviembre, en un mercado cada vez más preocupado por el deterioro de la economía.

El barril de Brent para entrega en agosto cedió 1,27 % y cerró a 114,81 dólares en el mercado de Londres. En todo el mes de junio perdió 6,5 %. En Nueva York, el barril de WTI, también para agosto, bajó 3,66 % a 105,76 dólares. Cerró el mes con una caída de 7,7 %.

El “mercado fácil de la primera mitad del año que atraía a todo el mundo”, con un alza de precios constante e irresistible, “ha desaparecido debido a más atenuados fundamentos”, comentó el analista Edward Moya de Oanda en una nota.

Mientras la oferta sigue limitada, principalmente por la guerra de Ucrania y las sanciones a Rusia, la demanda muestra signos de fatiga. Según datos oficiales, el consumo apenas aumentó (+0,2 %) en mayo en Estados Unidos, mucho menos de lo que esperaban los economistas (+0,6 %).

Es probable que se produzcan algunos ajustes de posiciones, ya que se trata del final del trimestre, con algunas tomas de beneficios”, dijo de su lado Matt Smith de la firma Kpler. “Pero el mercado no ha cambiado mucho en lo fundamental”, dijo, anticipando una demanda continua de productos refinados, en particular de gasolina.

En Estados Unidos, los precios en los surtidores siguen bajando, registrando un descenso del 3 % desde el máximo histórico de mediados de junio, aunque mucho menor que el del crudo.

Los operadores no se impresionaron con el anuncio de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opec) y sus aliados de que, como se esperaba, aumentarán su producción en 648.000 barriles diarios en agosto.

Sin embargo, esos productores no asumieron ningún otro compromiso para el futuro. El mercado esperaba una aclaración después de que varios funcionarios del cártel reconocieran que la capacidad restante era muy modesta.

*Con información de AFP.