Tendencias
Moody’s también cambió perspectivas de Bogotá y Medellín a negativas - Foto: Calificadora Moody's Getty

calificación

Moody’s dice que retiro de la reforma tributaria es “negativo” para Colombia

La calificadora de riesgo considera que la decisión de retirar la reforma genera incertidumbre sobre el proceso de consolidación fiscal del país.

El vicepresidente y analista soberano para Colombia de la agencia Moody’s Investors Service, Renzo Merino, dijo este lunes que el retiro de la reforma fiscal por parte del Gobierno es negativo para el país.

“El retiro de la propuesta de reforma fiscal por parte de las autoridades es negativo desde una perspectiva crediticia ya que genera incertidumbre la capacidad del Gobierno para conseguir la aprobación de medidas que apoyen el proceso de consolidación fiscal en el mediano plazo”, dijo Merino.

El analista agregó que la pandemia sigue causando efectos negativos en la economía local, lo que hace que el país deba tener espacio fiscal para acceder a recursos y atender las necesidades.

“La prolongación de la pandemia continúa afectando los niveles de bienestar económico, incrementando con ello la necesidad de crear espacio fiscal para dar mayores apoyos a la población a través de programas sociales”, dijo Merino.

Para Moody’s, lo peor que puede suceder si la reforma no recauda lo esperado es que la deuda no disminuya como lo estima el Gobierno, lo cual tendría un impacto negativo directo en la calificación del país.

“Nuestra expectativa es que la calificación se mantendría en su nivel actual si es que vemos que las medidas que se aprueben en 2021 conlleven a que las métricas de deuda mejoren en los próximos años. Si creemos que estas medidas aprobadas solo serán suficientes para mantener las métricas de deuda o si vemos que estas irán empeorando, eso pesaría sobre la calificación porque esta ya no estaría alineada con Baa2”, dijo Merino días atrás a este medio.

En su Plan Financiero presentado a principios de este año, el Ministerio de Hacienda proyecta que la deuda bruta del Gobierno Nacional Central (GNC) aumente al 65,4 % del PIB este año y que empiece a bajar a partir del 2022, para lo cual son fundamentales los recursos que aportaría la reforma fiscal.

“Hay un riesgo a que el debate en el Congreso termine afectando la efectividad de la reforma para poder aumentar los ingresos estructurales del Gobierno”, advirtió Merino.

El analista dijo que, aparte de la reforma fiscal, el futuro de la calificación colombiana dependerá de otros anuncios que haga el Gobierno y que estén relacionados con el proceso de ajuste fiscal.

“Nuestra expectativa es que la perspectiva negativa de Colombia sea uno de esos análisis que dura entre 12 y 18 meses. Más allá de la reforma fiscal, habrá otros anuncios importantes que afectarán las cuentas fiscales para el próximo año y creemos que hacia finales de 2021 o principios de 2022 tendremos suficiente información para evaluar la perspectiva negativa”, enfatizó Merino.

También resaltó que, si bien la reforma fiscal es crucial en el corto plazo, hay otras iniciativas legislativas que el Gobierno debería mirar, sobre todo en temas laborales y pensionales.

“Si bien entendemos que en el corto plazo el debate de la reforma fiscal es crucial para la perspectiva de la calificación y las métricas de deuda, creemos que eventualmente se tendrán que considerar otros temas importantes que apoyen al crecimiento de la economía en el largo plazo. Se deben ver reformas en el sector laboral, pensional y en los mercados de capital, que podrían ayudar por el lado fiscal, la productividad y en general a la economía colombiana”, complementó.

La incertidumbre generada por el retiro de la reforma fiscal y la inminente renuncia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha hecho que el dólar en Colombia aumente y que suban también los intereses de la deuda pública.

Se espera que el Gobierno anuncie cambios en el Ministerio de Hacienda durante las próximas horas.