calificación

“Perder el grado de inversión encarecería el financiamiento de Colombia”: gerente del Banco de la República

El gerente general del Banco de la República, Leonardo Villar, dijo que es fundamental que Colombia siga manteniendo la credibilidad de los inversionistas internacionales y de las calificadoras de riesgo.


El principal objetivo de la reforma fiscal radicada por el Ministerio de Hacienda en el Congreso de la República es reducir el déficit fiscal y disminuir la deuda en los próximos años, con el fin de estabilizar la economía del país.

Dicha estabilización es fundamental para que las calificadoras de riesgo mantengan, o no, el grado de inversión de Colombia, pues la pérdida de este puede traer consecuencias negativas para la Nación.

“La reducción de la calificación por parte de las calificadoras de riesgo encarecería el financiamiento en Colombia, eso no es un tema menor, es un tema importante que hay que estar mirando”, dijo el gerente general del Banco de la República, Leonardo Villar.

El incremento del costo del financiamiento, teniendo en cuenta que la deuda de Colombia alcanzó máximos históricos por culpa de la pandemia, haría que el país tuviera que destinar más recursos para pagar su deuda y no los dineros suficientes para atender otras necesidades como el gasto social y demás.

Sobre la reforma fiscal radicada en el Congreso, las calificadoras de riesgo han dicho que si el país no puede incrementar de manera estructural sus ingresos, teniendo en cuenta el aumento del gasto, el grado de inversión del país puede verse afectado.

“Si la reforma recauda menos, podríamos ver consecuencias negativas en la calificación porque es una parte importante del plan de ajuste. Si recauda menos, va a ser difícil conseguir el ajuste fiscal para estabilizar y disminuir la deuda. Entre menos recaude la reforma, más negativo será el impacto en la calificación”, dijo el analista para América Latina de Fitch Ratings, Richard Francis.

De igual manera, el vicepresidente y analista soberano para Colombia de la agencia Moody’s Investors Service, Renzo Merino, dijo que la reforma será fundamental para el futuro de la economía y las calificaciones del país.

“Si bien no estamos manejando aún metas específicas de cuánto esperamos que recaude el Gobierno con la reforma y lo que implicaría para la calificación, si la reforma termina no recaudando tanto como espera el Gobierno, claramente va a haber que hacer un sacrificio: no se van a poder mantener los programas sociales como se propone, o el proceso de consolidación fiscal en los próximos años se vería complicado”, dijo Merino.

Para S&P Global Ratings, si la reforma no consigue recaudar lo suficiente, el próximo Gobierno que gane la presidencia el próximo año deberá presentar un nuevo proyecto encaminado en este sentido.

“Los ingresos que solos sean coyunturales, como las enajenaciones o los impuestos transitorios, no ayudan a resolver el tema de mayor gasto estructural. Esto hace que la necesidad de ir a otra reforma fiscal importante en Colombia sea en un par de años”, dijo el líder analítico de la calificadora de riesgo S&P Global Ratings, Manuel Orozco.

El mayor incremento del gasto sostenido por la ampliación de programas sociales y no de los ingresos para financiar estas iniciativas, podría hacer que Colombia perdiera la credibilidad de su manejo económico.

“La situación fiscal de Colombia se ha deteriorado y la credibilidad del país sobre su capacidad para honrar sus compromisos podría verse comprometida si no se logra un ajuste fiscal”, dijo el gerente Villar.

Se espera que una vez se apruebe la reforma fiscal, las calificadoras de riesgo evalúen las medidas incluidas y se pronuncien sobre la calificación crediticia del país.

Pérdidas del Banco de la República

Durante la presentación del informe del Banco de la República al Congreso, el gerente Villar reiteró que lo más probable es que este año la entidad no pueda dar utilidades, sino que, al contrario, entregaría pérdidas.

Según el Plan financiero presentado a inicios de este año, el ministerio de Hacienda proyecta que el Banco de la República dé pérdidas por $122.000 millones para 2021.

Es de mencionar que en febrero del 2021, el banco central tuvo pérdidas por $57.097 millones y que dio utilidades totales por $7,48 billones en 2020.