reforma tributaria

S&P anticipa “otra reforma fiscal” si Colombia no logra “mayores ingresos estructurales”

La necesidad de recursos se daría porque el incremento del gasto social que se tiene contemplado en la reforma fiscal.


En entrevista con Dinero, el líder analítico de la calificadora de riesgo S&P Global Ratings, Manuel Orozco, habló sobre las implicaciones que tendrá la reforma fiscal en la economía colombiana.

A pesar de que este jueves S&P Global Ratings mantuvo la calificación de Colombia en grado de inversión, Orozco dijo que si no se logra un ajuste fiscal en los próximos meses, la situación del país será complicada.

“Venimos diciendo desde hace meses que el espacio fiscal de Colombia es agotado para la historia del grado de inversión. Es difícil que el país logre estabilizar la deuda sin crecimiento económico y es difícil que la posición fiscal pueda volver a generar espacios para afrontar futuros choques sin medidas estructurales que logren consolidar la deuda”, dijo Orozco.

Y es que la reforma radicada por el Ministerio de Hacienda que busca recursos por más de $23 billones ya ha encontrado oposición por la mayoría de partidos políticos, por lo que es poco probable que se logre recaudar lo estimado en un principio.

Eso sí, los congresistas han mostrado su apoyo al incremento del gasto social que tiene contemplada la reforma por medio de distintos programas como el Ingreso Solidario y la compensación del IVA.

Este incremento estructural del gasto y la falta de recursos para financiarlo, haría que el próximo Gobierno tuviera que implementar una nueva reforma fiscal para estabilizar las cuentas.

“Los ingresos que solo sean coyunturales, como las enajenaciones o los impuestos transitorios, no ayudan a resolver el tema de mayor gasto estructural. Esto hace que la necesidad de ir a otra reforma fiscal importante en Colombia sea en un par de años”, dijo Orozco.

El analista agregó que la falta de ingresos estructurales dificultará que el país pueda aumentar el gasto social y a la vez reducir sus niveles de endeudamiento, los cuales llegaron a máximos históricos por culpa de la pandemia del coronavirus.

“Sin medidas estructurales es difícil ver que ese mayor gasto estructural que se está proponiendo se materialice y todo se complica porque las condiciones sociales difíciles te mantienen en la necesidad de tener un gasto importante”, explicó.

Otra de las problemáticas que intensificará el mayor gasto social desfinanciado sería el incremento del déficit fiscal y de la deuda, lo cual puede causar que el país pierda el grado de inversión por parte de S&P Global Ratings.

“Sin alguna medida estructural de ingreso se va a terminar gastando más que antes de la pandemia, con unos ingresos similares a los de antes del coronavirus. Esto va a ampliar los déficits y la deuda por encima de nuestras proyecciones. Ese nivel de deuda que sigue creciendo no es consistente con el grado de inversión que tenemos en Colombia el día de hoy, o sea puede llevar a una baja de la calificación”, dijo Manuel Orozco.

La importancia del crecimiento económico

Si bien el ajuste fiscal es uno de los puntos relevantes para la estabilidad económica del país, el líder analítico de S&P Global Ratings considera que el crecimiento del PIB también será fundamental.

“Para 2021 estamos viendo una recuperación fuerte del consumo de los hogares, la continuación de una política fiscal expansiva, una política monetaria favorable y un contexto externo positivo que lleva consigo a mejores exportaciones”, dijo Manuel Orozco.

El analista advirtió que, si bien las proyecciones de crecimiento para este y el próximo año son positivas, las nuevas medidas de aislamiento y los retrasos en la campaña de vacunación podrían afectarlas.

“Nuestras proyecciones ya tienen en cuenta que la vacuna estará disponible para la mayoría de la población en el tercer trimestre del año. El comportamiento de la pandemia y las medidas de aislamiento pueden afectar las proyecciones. No esperamos que el segundo trimestre de 2021 sea tan malo como el de 2020”, dijo.

Orozco reiteró que para que Colombia pueda estabilizar su situación fiscal, debe haber una combinación de crecimiento del PIB y ajuste fiscal.

“El crecimiento económico ayuda a estabilizar la deuda en el tiempo, pero sin niveles fiscales es difícil pensar que esto se pueda volver a consolidar”, dijo.

¿Qué debe suceder para que Colombia pierda el grado de inversión?

Manuel Orozco explicó que un crecimiento económico de Colombia menor al esperado, es uno de los factores que puede hacer que el país pierda su grado de inversión por parte de S&P Global Ratings.

“Para que se baje la calificación el rebote económico tendría que ser bajo, como consecuencia de la pandemia y que tendría también que haber mayores consecuencias estructurales en la economía colombiana, manteniendo perspectivas de crecimiento bastante débiles, por debajo del 3 % entre 2022 y 2024”, dijo.

En materia fiscal, el analista reiteró que sin mayores ingresos estructurales será muy difícil reducir el endeudamiento y bajar el déficit.

“En la parte fiscal, no pasar medidas estructurales de ingreso, pensando que hay un mayor gasto estructural, hace que sea difícil pensar que se pueda mantener el grado de inversión en Colombia”, dijo Orozco.

Sobre la fecha en la que la calificadora tomará nuevamente una decisión sobre la nota de Colombia, Orozco dijo que los anuncios se irán dando a medida que se tenga más información disponible.

“La calificación es una construcción de factores en los que pesan el crecimiento, la situación fiscal, temas monetarios, institucionales y demás. Nosotros reaccionamos a eventos significativos de estos factores”, dijo.