enfoque

Johana Bahamón inauguró la Casa Acción Interna, un lugar para las segundas oportunidades

Esta semana la actriz y activista, directora de la Fundación Acción Interna, inauguró un espacio destinado para el emprendimiento y la capacitación de población carcelaria y pospenados.


Con la empatía como pilar fundamental y con el convencimiento de que las segundas oportunidades cambian vidas, Johana Bahamón y su equipo de Acción Interna dieron un importante paso en su propósito de formar y trabajar por las personas privadas de la libertad y los pospenados. Desde este 29 de agosto pusieron en funcionamiento la casa que albergará los proyectos productivos fruto de un trabajo de ocho años.

En este lugar habrá restaurante, barbería, call center, estudio de tatuajes, proyecto de confección, teatro y hasta una agencia de publicidad. Cada una de las empresas estará liderada por algún beneficiario de la Fundación Acción Interna. “Aquí estaremos disponibles para generar reconciliación entre la población carcelaria y la población civil”, le dijo a SEMANA Johana Bahamón.

Todas las iniciativas que se desarrollarán en esta casa giran en torno a los valores de la inclusión, la reconciliación, la empleabilidad y la productividad. Uno de los proyectos más importantes es el Restaurante Interno, una marca gastronómica que surgió a partir de las capacitaciones y a los talleres productivos de la fundación. Este restaurante, que fue calificado en 2018 por la revista Time como uno de los 100 mejores lugares para conocer, inicialmente funcionó en la cárcel distrital de San Diego en Cartagena, pero ahora se traslada a Bogotá para el funcionamiento de la casa.

Segundas oportunidades
Gilberto Forero en la presentación del restaurante - Foto: Fundación Acción Interna

Al frente de este proyecto está Gilberto Forero, quien después de pagar una condena de cinco años en la Cárcel Modelo, encontró en la fundación una oportunidad para capacitarse y cambiar su vida. “Esto es lo mejor que puede existir, porque cuando a uno le dan esa oportunidad reacciona y se da cuenta que puede ayudar a que los demás tengan segundas oportunidades”, asegura Forero.

Como Gilberto, todos los pospenados de la fundación se sienten orgullosos de sus proyectos y agradecen la labor de Johana Bahamón. Ese es el caso de Alejandro Hernández, un joven de 25 años que desde ahora estará encargado de la Barbería Interna. Alejandro asegura que terminó en la cárcel por culpa de la discriminación por su orientación sexual, lo cual lo obligó a desplazarse a Bogotá, donde la falta de oportunidades lo empujaron ante una banda delincuencial.

Segundas oportunidades
Alejandro Hernández - Foto: Fundación Acción Interna

Estando en la cárcel, Alejandro tuvo que seguir viviendo el calvario de la homofobia. “Era como estar en una jaula de leones, si no te atacan los internos lo hacen los guardias porque no entienden la diversidad”. Luego de todo lo que ha vivido, Alejandro considera que “las segundas oportunidades son un derecho y es algo humano que se puede hacer con todo el amor del mundo para cambiar el estilo de vida de las personas”.

Otro de los casos más exitosos es el de Agencia Interna, el proyecto que se dedicará a la publicidad y el diseño y que ya cuenta con su primer gran cliente, Carulla. Jhon Calderón, encargado de la agencia y quien actualmente está en detención domiciliaria, asegura que: “a una persona pospenada se le cierran mucho las puertas, pero hay personas que queremos reconstruir nuestra vida y aportar”.

Segundas oportunidades
Segundas oportunidades - Foto: Fundación Acción Interna

En el proyecto de confecciones estará como líder Libis Álvarez, una cartagenera que estuvo privada de la libertad durante tres años. El trabajo de Libis será capacitar a más personas y sacar adelante la marca ‘Libre’, que ya tiene su primera colección a la venta. Libis dice que Johana es como la mamá de todos y asegura que si les brindan una segunda oportunidad se van a ayudar entre todos.

La Casa Acción Interna también contará con un call center, un teatro y un estudio de tatuajes en el que se trabajará con jóvenes del sistema de responsabilidad penal adolescente. El equipo de la Fundación asegura que les ha sorprendido gratamente ver cómo la agenda del restaurante y el estudio de tatuajes ya se encuentra llena hasta el mes de diciembre.

Johana Bahamón asegura que la casa también les brindará la oportunidad de seguir capacitando a la población carcelaria virtualmente, ya que por estos días el acceso a una prisión es limitado. Además, dice que la actual contingencia es el momento ideal para iniciar este proyecto y que “con la pandemia le hemos dado más sentido y hemos entendido lo que realmente significa la empatía y es un buen momento para generar empatía con nuestra población carcelaria, porque quien mejor que ellos para saber que es un encierro”