ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/9/2020 3:00:00 AM

Morir en tiempos de pandemia

La muerte de Maximino Torres, de 88 años, en Bogotá, y su funeral muestran el viacrucis que los familiares pasaron en medio de las medidas de confinamiento y distanciamiento social. Un dolor que se suma al de su fallecimiento. Reportaje gráfico de Esteban Vega La-Rotta

Lo difícil de enfrentar un fallecimiento en medio de la pandemia A las exequias de Maximino Torres solo pudieron asistir dos hijas y tres nietos suyos.
audio player
Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Morir en esta época es aún más trágico. Maximino Torres, de 88 años, había llegado hacía seis meses a Bogotá en ambulancia desde Florencia (Caquetá) luego de sufrir un infarto. En enero, un accidente cerebrovascular afectó su movilidad y su capacidad para deglutir, y el pasado 3 de abril se atoró con dos pastillas y murió. No hubo nada qué hacer, ninguna ambulancia qué llamar ni ningún hospital al cual llevarlo. Medicina Legal solo entregó el cadáver hasta el martes 7 de abril, cuando se aseguró de que Torres no estaba infectado por el coronavirus.

Sus exequias fueron el 8 de abril en una sede de la Funeraria Los Olivos. Para evitar el contagio por la covid-19, solo cinco familiares pudieron despedir a su ser querido, una regla difícil de cumplir para esta familia de cerca de 70 miembros. Los Torres tuvieron que despedir a su abuelito a través de una videollamada entrecortada. La ceremonia, que usualmente dura una hora, tardó solo diez minutos; los asistentes, dos hijas y tres nietos, debieron ubicarse a metros de distancia. Pero lo más triste fue que debieron cremar su cuerpo; en otras circunstancias, el plan hubiese sido llevarlo hasta Florencia y enterrarlo junto a Marina Lily, su gran amor. El coronavirus no los dejó.

EDICIÓN 0

PORTADA

Especial: El angustiante ascenso al pico del covid en Colombia

El colapso del sistema hospitalario dejaría al país de cara a la fase más dolorosa y difícil de la pandemia: elegir a quién darle la posibilidad de vivir. En esta serie de reportajes interactivos vea la carrera ciudad por ciudad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1993

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall