Creativo Getty
Pareja madura calculando facturas en casa usando una computadora portátil y una calculadora. Pareja multiétnica trabajando en una computadora mientras calcula las finanzas sentada en el sofá. Hombre indio maduro con mujer afroamericana en casa analizando sus finanzas con documentos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

finanzas

Cinco aspectos sobre el cuidado de las finanzas que toda persona debe conocer

Estas recomendaciones básicas son claves para poder realizar una mejor planificación de las finanzas.

Uno de los dilemas a los que se enfrenta cualquier persona a la hora de cuidar sus finanzas es saber, en primer lugar, por dónde se debe empezar. Y es que el tema no sencillo, debido a que son muchos los conceptos que se deben tener en cuenta para tomar las mejores decisiones al respecto.

Por ello, el banco BBVA destacó cinco aspectos que toda persona interesada para manejar adecuadamente sus finanzas debe conocer y con esto pueda guiar de una manera más consciente lo que necesita mejorar para tener una mejor estabilidad económica.

1
1 - Foto: 123RF

1. Tener clara la situación de las finanzas

De acuerdo con la entidad financiera, se debe mirar con total honestidad el panorama económico a nivel personal. Es decir, hay que ser lo más objetivos posible en torno a la situación para saber a qué se está enfrentando y qué tipo de decisiones realistas se pueden tomar.

“Lo primero es calcular a ciencia cierta qué ingresos existen cada mes: sueldo, rentas, rendimientos de productos de ahorro o inversión, algún tipo de subvención. Una vez claro este punto, toca hacer una enumeración de gastos fijos e irrenunciables y otra de los variables. El resultado de restar estos últimos a los primeros será una radiografía de la situación financiera actual”, señaló.

2. Haga un presupuesto y ceñirse a este

Sobre esto, muchas veces cuesta discernir qué gastos son imprescindibles (por ejemplo, el pago de los consumos domésticos, el alquiler, la cuota de la hipoteca o la compra de alimentos) y cuáles prescindibles (adquirir moda, salir a cenar o disfrutar un viaje).

Para saber hasta qué punto es posible asumir este segundo tipo de gastos, nada mejor que contar con un presupuesto en el que esté claro el dinero disponible con el que se cuenta en función de los ingresos. Conocer cuáles son los topes mensuales servirá de escudo ante la tentación que siempre existe de gastar más de lo que tenemos.

Los efectos de esta combinación no solamente son físicos, sino además psicológicos. Foto: Semana.
Los efectos de esta combinación no solamente son físicos, sino además psicológicos. Foto: Semana. - Foto: Semana

3. Cuidado con los gastos hormiga

Al respecto, se hace referencia a aquellos importes que son tan pequeños que los asumimos sin casi reparar en ellos: el café, el tiquete del bus para trayectos que se pueden hacer andando, unos chicles, productos baratos en el supermercado, propinas.

Son apenas unos “pesitos”, pero sumados a final de mes pueden ser una partida relevante que dé al traste con cualquier plan de no pasar un presupuesto. “Hay que tratar de reducirlos, o incluso si es posible eliminarlos para convertirlos en ahorro para imprevistos”, indicó.

4. Hacer del ahorro un hábito

Lo ideal es que ya desde niños exista una educación en la cultura del ahorro para que se convierta en una costumbre natural. Por ejemplo, si el pequeño decide meter en la hucha cuatro monedas, los padres le aportan una más, incentivando así esa decisión.

De esta manera, cuando se empieza a tener ingresos, no costará ningún esfuerzo guardar una parte del sueldo todos los meses para tener un remanente que será muy útil en las distintas fases de nuestra vida. Recuerda que existe la opción de dar una orden al banco para que de forma automática se transfiera todos los meses la cantidad que se estime oportuna a otra cuenta.

A juicio de Casa de Bolsa, el colchón de ahorros se reduce porque es el segundo año con inflación alta, y el incremento en las tasas se empezará a sentir este año, pues se demora en reflejarse.
A juicio de Casa de Bolsa, el colchón de ahorros se reduce porque es el segundo año con inflación alta, y el incremento en las tasas se empezará a sentir este año, pues se demora en reflejarse. - Foto: istock

5. Tener un fondo de emergencia es imprescindible

Se avería la lavadora, hay un problema médico que no está cubierto, un viaje ineludible por algún compromiso. Es recomendable contar con una bolsa de dinero para poder afrontar los imprevistos sin que eso suponga un roto en las finanzas.

Para conformar ese fondo de emergencia hay que guardar lo que se pueda o apartar una cifra de algún extra, y ampliarlo en función de las posibilidades.

“También es esencial determinar en qué casos se puede echar mano de este dinero ahorrado y en cuáles no, pero no tengas miedo en gastarlo si realmente piensas que es una emergencia”, puntualizó el BBVA.