tecnología

¿Cómo usar la tecnología para dormir mejor?

Expertos aseguran que dormir mucho no es sinónimo de dormir bien.


Dormir mucho, pese a las creencias que se tengan, en muchas ocasiones no es sinónimo de descansar, ya que no siempre se necesitan de largos periodos durmiendo para que el cuerpo se recupere de las exigencias a las que se expone. No obstante, este parece ser un aspecto al que no se le presta mucha atención hoy en día.

De acuerdo con estudios revelados por Nature Aging, una persona adulta necesita un promedio de 7 horas de sueño al día. Alterar estos ciclos y tener malos periodos de descanso puede favorecer la aparición de enfermedades como el alzhéimer o la demencia, ya que afecta zonas claves del cerebro.

Ahora bien, a la hora de dormir no basta con acostarse, arroparse y cerrar los ojos, puesto que en este punto entra a jugar un papel clave otro aspecto, y es la higiene del sueño, es decir, tener buenos hábitos a la hora de prepararse para lograr una desconexión total de todo ese ruido mental que en muchas ocasiones roba la tranquilidad.

default
- Foto: getty images

El ajetreo del día a día, la exposición constante a equipos tecnológicos, el estrés, ya sea del trabajo o en la vida personal y hasta el estado de salud son algunos factores que inciden a diario en la calidad de sueño que se tiene y, por consiguiente, en la capacidad para descansar realmente. Es ahí donde surge la pregunta: ¿podrá la tecnología ayudar a mejorar esto?

Según Sonia Vanegas, gerente de entrenamiento de Samsung Colombia, cada vez se cierra más la brecha de las cosas que no se pueden hacer o facilitar en la vida diaria, gracias a los desarrollos tecnológicos, especialmente a los sensores que permiten saber cómo va todo y tomar decisiones para cambiarlo.

“Hoy en día las personas pueden saber cosas que antes no eran tan fáciles como el ritmo cardíaco, cuántos pasos dan en un día, las calorías que se queman y hasta cómo respiran. En el caso del sueño, hoy en día existen aplicaciones que se convierten en aliadas que toman todos estos elementos y generan unos reportes que la gente usa para mejorar”, explicó esta experta.

Gracias a la tecnología, las personas pueden llevar un registro de la hora a la que se acuestan, si tiene un sueño ligero o pesado, cantidad de tiempo dormido, las pulsaciones, el comportamiento de la sangre y los alimentos que se consumen antes de acostarse o si se tienen siestas en el día; con los cuales se analiza si hay comportamientos que afecten.

El mercado ha crecido un 13%. Foto: Getty Images
El mercado ha crecido un 13%. Foto: Getty Images - Foto: Getty Images

“En este punto la gente le apunta a tener una higiene del sueño correcta, es decir, que generen una rutina que les permita descansar. Un ejemplo podría darse con nuestra última actualización de Smartwatch 4, con la cual se generan unos patrones, que se enmarcan en unos rangos de animales, y con base en eso, las personas reciben una guía sobre lo que debe mejorar”, agregó Vanegas.

De acuerdo con la Gerente de Entrenamiento de Samsung Colombia, muchos equipos hoy en día se enlazan entre sí (celulares y relojes inteligentes), con el fin de que las personas puedan saber si roncan y qué tanto lo hacen. Esto con el fin de determinar, por ejemplo, si es necesario acudir a un especialista.

“Estos sistemas dan tips como usar un tipo de música específico, usar dispositivos móviles hasta determinada hora, revisar el consumo de cafeína. En el caso de los ronquidos, se deja el celular al lado de la mesa de noche y se crean unas escalas que divinamente puede interpretar un médico o alguien que sepa del tema”, indicó Sonia Vanegas.

Por último, esta experta sostuvo que pese a que durante mucho tiempo se ha generado un distanciamiento entre la tecnología y el buen dormir, los desarrollos de hoy en día permiten que esta brecha se reduzca y que la gente logre descansar, conociendo sus hábitos, llevando un registro y mejorando todos aquellos que lo requieran.