Creativo Getty
La seguridad frente datos personales es vital para evitar que el ciudadano sea víctima de suplantación de identidad, extorsión, ciberdelitos, entre otros. - Foto: Getty Images/iStockphoto

finanzas

Consejos prácticos y sencillos para la protección de los datos personales

En Colombia, los datos personales están protegidos por las leyes 1266 de 2008 y 1581 de 2012.

Los datos personales son la información vinculada a un ciudadano y que permite a las entidades públicas y/o privadas conocer mejor al usuario/cliente a fin de brindarle un mejor servicio, de conformidad con sus gustos y necesidades.

Pero, ¿cuáles elementos son definidos como datos personales? Nombre del ciudadano, número de teléfono, correo electrónico, huella dactilar, ideología política e identidad de género son considerados como datos personales.

Esta información, en el país, está protegida por leyes 1266 de 2008 y 1581 de 2012. En esta última se establece que para que una empresa u organización quiera acceder a los datos personales, debe esta en primer lugar solicitar el “consentimiento previo, expreso e informado del titular para llevar a cabo el tratamiento” de dichos datos.

Además, para el manejo de esta información se deben cumplir ocho principios que están debidamente señalados en la norma.

Estos principios son: el de la legalidad, finalidad, libertad, veracidad o calidad, transparencia, de acceso y circulación restringida, seguridad y confidencialidad. Si alguna de las empresas o entidades que tenga los datos personales de un ciudadano no cumple o viola alguno de estos principios, este puede y está amparado por la norma a solicitar que su información personal deje de hacer parte de la base de datos de dicha organización y, si se mantienen, pese a notificar el ciudadano de esta solicitud, puede interponer acciones legales en conformidad con lo establecido por la Ley de Habeas Data o Ley 1266 de 2008.

“Todas las personas que intervengan en el tratamiento de datos personales que no tengan la naturaleza de públicos están obligadas a garantizar la reserva de la información, inclusive después de finalizada su relación con alguna de las labores que comprende el tratamiento, pudiendo solo realizar suministro o comunicación de datos personales cuando ello corresponda al desarrollo de las actividades autorizadas en la presente ley y en los términos de la misma”, dice la Ley 1581 de 2012 en torno al Principio de Confidencialidad.

De acuerdo con EconoMIA, programa de educación financiera de Scotiabank Colpatria, al ser los datos personales una información específica de una persona, y que en la mayoría de los casos puede llegar a ser sensible, su uso inadecuado o incorrecto por quienes tengan acceso a estos puede llevar a la suplantación de identidad, solicitar créditos y adquisición de líneas telefónicas en nombre del titular de los datos, así como esta persona ser víctima de ciberdelitos, extorsiones, entre otros.

Y ¿cómo se puede cuidar la información personal? Según lo informado por esta herramienta, en primer lugar es necesario que el ciudadano no entregue su información personal a cualquiera, por lo que debe verificar quién es la persona que le está solicitando esos datos.

“Siempre que te pidan datos personales, pregunta cuál será su finalidad de uso. Si tus datos son usados en forma inadecuada, puedes presentar una queja ante la Superintendencia de Industria y Comercio o la Superintendencia de Financiera”, destaca EconoMIA.

Así mismo, otros elementos a tener en cuenta en esta protección son “que no hagas pública tu información en redes sociales, por lo que es mejor limitar siempre los datos que compartes”. Y también es necesario saber que, en el caso de los bancos, ningún trabajador “se pone en contacto para solicitar información de sus productos”.

Es decir, que si se recibe una llamada de alguna persona que se presenta como empleado de la entidad financiera donde se tiene una cuenta de ahorro o se adquirió una tarjeta de crédito, y si sabiendo que el banco tiene sus datos personales y esta persona sospechosa, pide confirmar dicha información, lo más recomendable es no caer en ese engaño y contactar a la entidad bancaria en los canales autorizados por estos, para validar dicha solicitud frente a los datos personales.